Cartas que salen del cuerpo » Nro. 111 - Desnaturalizar la Guerra - 18/10/13

Última actualización: 18/10/2013

Carta 111: 18/10/13

 

DESNATURALIZAR LA GUERRA

 

          En un taller de Esperanza y Alegremia los participantes del grupo que escogió la “A” del Agua se hallaban muy movilizados.

          En un momento dado, uno de sus integrantes comenta que profesionales especializados en Estrategia, vaticinan que en el presente siglo XXI las guerras van a tener como motivo la apropiación del agua.

          Me quedé pensando… ¿Por qué tiene que haber guerras? ¿Cómo es que aceptamos que las guerras sean parte del paisaje?

          En la sociedad de las especies animales, sus integrantes se apoyan mutuamente como lo ha descrito Pierre Kropotkin (1)

          En el bosque viven muchas familias y no se molestan porque en el bosque no hay egoísmos. Todas las familias de plantas y árboles cooperan, ha observado el sabio campesino Tingo Vera de Misiones, Argentina. (2)

          Aprendamos de los ecosistemas naturales nos dice el científico Fritjof Capra, al proponer la ecoalfabetización. (3)

          Volver a apoyarnos mutuamente. ¿Qué tenemos que hacer?

          En tanto tengamos sentipensares antropocéntricos, es decir, mientras que los seres humanos nos consideremos superiores y que todo está a nuestra disposición, tendremos guerras.

El antropocentrismo considera que la flora, la fauna, el aire, los mares, los ríos, son “recursos naturales” y no formas de vida, atribuyéndose la potestad de explotarlos.

La cultura antropocéntrica, con esta manera de ver y estar en la vida, genera conductas utilitaristas, competitivas, egoístas y agresivas, entre las personas y los pueblos.

          Sentipienso que el camino hay que hacerlo recuperando el sentido de pertenencia a la Naturaleza, a la Madre Tierra, al Cosmos.

La sabiduría de las culturas ancestrales y las constataciones científicas desde el paradigma de la complejidad, se abrazan.

Ambas nos muestran que la vida es un entramado y por lo tanto toda forma de vida, incluyendo la humana, es una hebra en ese tejido vital.

          Somos una hebra más, tan importante como la hebra que constituye el algarrobo, el alerce, las pasturas, la libélula, el delfín, la golondrina, las bacterias….

          Conscientes que somos tan importantes como todas las demás hebras, y que todas tenemos la misión de cuidar la vida, la humanidad entrará en una era de paz, porque será natural que las conductas sean cooperativas y  solidarias.

Asumiendo este cambio de cultura, una verdadera revolución, nadie ha de imaginar conductas competitivas y agresivas.

 

Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                                                                         Julio

 

(1)  Kropotkin, Peter; El Apoyo Mutuo;  http://www.librodot.com/en/book/detail_prod/2140

(2)  El Libro del Bosque

http://www.altaalegremia.com.ar/contenidos/10__El_Libro_del_Bosque.html

(3)  Capra, Fritjof: La Trama de la Vida; http://www.fisica.ru/dfmg/teacher/archivos/23628553-Capra-Fritjof-La-trama-de-la-vida-1996.pdf

Destacados

Hemos recibido

4287693

visitas

Hay 11 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com