Salud de los Ecosistemas » 10. El Libro del Bosque

Última actualización: 18/06/2009

“SALUD DE LOS ECOSISTEMAS”

Nota X  

EL LIBRO DEL BOSQUE

          Francisco “Tingo” Vera vive en el Departamento San Pedro, Provincia de Misiones.
          Tingo nos cuenta que su mamá, desde pequeño, lo llamaba “Tingo”, y así es conocido en las comunidades campesinas del Norte donde es muy querido y respetado.
          Participando de Encuentros de Salud Popular conozco a Tingo de hace años. Es un deleite escucharlo hablándonos con el corazón, con humildad y sencillez.
          En enero del 99, Federico, un joven amigo, abogado radicado en España, recorre el país interesándose por todo lo que es el sentir y el saber popular.
          Le sugiero visitar al amigo Tingo Vera. Así lo hace, y en su propio hogar conversa largamente. Conversación que rescatamos, pues Federico le pide permiso para grabar sus expresiones.
          Tratemos de imaginar a Tingo, en una calurosa tarde estival, protegido por la sombra de un frondoso árbol, compartiendo sus sentipensares. Escuchémoslo:
          “Leamos el libro del Bosque, el libro de la Naturaleza que nos da tantas lecciones para la comunidad de los seres humanos. Si observamos, en el bosque no hay mayores problemas. ¿Por qué es así?
          No existen problemas porque en el bosque no hay egoísmo, siempre están trabajando uno para el otro.
          Hay comunidad de vida en el suelo, están los microorganismos que son los cocineros porque son los que elaboran los nutrientes para las plantas, a partir de los minerales, como una cocinera elabora los alimentos.
          Hay una ayuda mutua entre las raíces de los árboles y los microorganismos y entre los vegetales y los animales, ya que se producen pasturas y frutos.
          Hay ejemplos para la Humanidad. No hay egoísmos y todos trabajan uno para el otro. Existen familias, cientos en una hectárea de selva y no se molestan una a otra.
          Existen árboles enormes que prestan sus cuerpos para que una liana pueda recibir la luz del Sol y a través de esa luz pueda vivir.
          Y también este grandioso árbol sabe que esa frágil liana también a él le es útil, ya que por su aroma lo protege de alguna bacteria o insecto que lo pueda enfermar.
          Este es uno de los tantos ejemplos de solidaridad que tiene esta comunidad de vida en la selva y que los seres humanos no practicamos”
          En la nota pasada nos referíamos a la Ecoalfabetización, propuesta por el prestigioso científico Fritjof Capra.
          Es altamente probable que Tingo Vera y Fritjof Capra no se conozcan. Sin embargo, coinciden de manera notable en su visión de que las sociedades humanas deben aprender de la Naturaleza.
          Tingo nos propone que leamos el libro del bosque, en donde conviven todas las especies cooperando unas con otras. En tanto Capra nos insta a ecoalfabetizarnos para salvar al mundo, proponiéndonos que aprendamos de los ecosistemas que son verdaderas comunidades sostenibles de plantas, animales y microorganismos. ¡Un encuentro de saberes!
          Uno los libro de Capra, “Pertenecer al Universo”, lleva como subtítulo “La nueva ciencia al encuentro de la sabiduría” (Editorial Planeta, Buenos Aires, 1993)
          La sabiduría ancestral de nuestros pueblos nos da propuestas sólidas y bien fundamentadas para la continuidad de la Vida de la especie humana.
         
Próxima Nota: Pedagogía de la Esperanza
Julio Monsalvo

Destacados

Hemos recibido

4406229

visitas

Hay 6 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com