Cuentos » Violeta: una Cangura muy pura..., Jorge Pronsato

Última actualización: 04/07/2016

VIOLETA: UNA CANGURA MUY PURA…

Jorge Pronsato

Córdoba, Argentina

jorge_pron@hotmail.com

 

A Violeta, una cangura muy pura, los años y la inteligencia le habían otorgado experiencia y sabiduría; por eso los demás canguros y canguras la respetaban y la consultaban con frecuencia. Vivían todos juntos y felices, por supuesto en la polvorienta estepa australiana entre los remolinos danzantes de polvo que provocaba la sequia; algunas canguras más jóvenes portaban en sus bolsas a los canguritos y canguritas que asomaban curiosos por el borde de sus cálidas guaridas, mientras los machos centinelas patrullaban y cuidaban a todos

Una tarde aparecieron unos seres extraños: no se trasladaban a los saltos, que es la manera normal de desplazarse…para hacerlo, curiosamente, casi cómicamente, movían alternativamente las dos patas traseras mientras que las otras dos las mantenían a los costados…parece que no servían para mucho más que para agitarlas de vez en cuando mientras movían la boca y se entendían entre ellos.

Los desconocidos se acercaron a los canguros así que algunos, los más chiquitos, se asustaron, pero Violeta los tranquilizó porque se dio cuenta enseguida que eran buena gente: no traían escopetas ni palos…ella había sentido hablar de los humanos a su prima Azucena, que vivía del otro lado de la laguna; y también de algunos de ellos medio locos que gustaban de aprender y conocer…;”se llaman científicos”, le había dicho Azucena…

Luego de los saludos de práctica, los científicos le mostraron a Violeta los equipos: cámaras de fotos y de video, planillas… y se pusieron a preguntar y preguntar… querían saber de todo….!!; la cangura muy pura respondía con cortesía los requerimientos…es más: le encantaba charlar y charlar…!!!; pero en el diálogo de repente se dieron vuelta los roles: los preguntones, pasaron a ser preguntados por Violeta: “me parece que las hembras de uds, no tienen bolsa para los que acaban de nacer.. es una lástima porque es una solución formidable…Azucena (les explicó que era su prima..) me contó que habló una vez con un antropólogo que le dijo que uds nacen un poco antes porque son cabezones y las humanas no tienen caderas muy anchas…y que entonces tienen miedo y los llevan a unas cajas que les dan calor….pero cómo…??; uds que son tan inteligentes no saben que el calor de las madres es mucho mejor…? y no gastarían electricidad…!!!; está bien…ya sé que no tienen bolsa… pero esos brazos…no los pueden usar para abrazar…? Si no se usan para abrazar, por qué se llaman brazos…??” intimidó con engreimiento académico

y otra pregunta…(siguió muy exaltada): el antropólogo que habló con Azucena le contó que a veces a los que acaban de nacer y por mucho tiempo después les dan leche de vaca en vez de la de la madre…!!” A esta altura Violeta casi, casi, estaba perdiendo la compostura porque ahí no más con aire de suficiencia y mucho sarcasmo les preguntó: “acaso las vacas les dan a los terneros la leche de humanas…?? O los rinocerontes leche de jirafa…??, interpeló indignada…

Los científicos estaban perplejos….no se esperaban semejante reprimenda…aun con la boca abierta tuvieron que aguantar sin chistar más sermones: “he sabido que están pensando en procrear en laboratorios…qué estupidez…!!; no les gusta hacerlo como Dios manda..?; pues a nosotros sí…! aun yo que estoy tan vieja, sigo mirando entusiasmada a lindos machos….aunque sé que no tendré amantes desde que murió mi querido Edelmiro…recordó con melancolía…pero rápidamente se repuso y, poco menos que rabiosa, volvió a la carga: “uds quieren seguir siendo humanos…?

Entonces no digan que deben “humanizarse”…simplemente sean humanos… Pues nosotros queremos seguir siendo canguros y no necesitamos cangurizarnos porque nunca dejamos de ser eso…simplemente canguros…

Los sabihondos quedaron atónitos; no sólo por el discurso sino especialmente por la contundencia de su contenido…era la sensatez en estado puro…! Qué responder ante un razonamiento impecable…? Habían ido a preguntar y estaban siendo cuestionados y avergonzados. }

Algunos canguros que escuchaban se sonrieron socarronamente, pero Violeta los miró con enojo y enseguida se pusieron serios…no es cuestión de andar haciendo burlas a la gente…; Violeta, en tanto, saludó amable y educadamente y se alejó con dignidad…a los saltos, como los puros canguros, hechos y derechos…

 

Córdoba, Argentina, Julio 2016

Destacados

Hemos recibido

4282227

visitas

Hay 12 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com