Interpretaciones Artísticas » Sembrando Futuro - Obra de Teatro

Última actualización: 12/05/2015

SEMBRANDO FUTURO

Relato dramatizado de dos experiencias autogestivas en Salud Comunitaria en Argentina: Red Jarilla y Movimiento Laicrimpo Salud. (Adaptada para la presentación en el IV Congreso Provincial de a Asociación de Medicina General de Buenos Aires, realizado Villa Gesell – Abril 2015)

 

Intérpretes:

Sandra Marin – San Martín de los Andes – Neuquén

sandra_marin@smandes.com.ar

Gerardo Segovia – Eldorado – Misiones

gerardosegovia2015@gmail.com

Marcela Bobatto – Eldorado – Misiones

marcebobatto@gmail.com

  

 

Introducción:

 Lxs actorxs se presentan vestidxs con trajes confeccionados con  materiales descartables.

Se pone en situación al público como que estamos viviendo en el año 2538. A persona que ingresa  se le entrega, a la entrada, una credencial indicando de que lugar  viene. Por ej. representantes del Yasuni,  de la Selva Paranaense,  del Amazonas, de Galápagos, de los Ríos Libres, de las montañas, de Tiahuanaco, del Machu Pichu etc.

 

 Puesta en escena:

 

Marcela: Hoy comenzamos nuestra asamblea anual y estamos muy contentos de  encontramos personas de distintas latitudes de este planeta tan bello que estamos disfrutando. Hoy, en este 2538 cumplimos 538 años,  538 años de vivir en armonía con la naturaleza, de vivenciar el buen vivir, Sumak Kawsay, küme mongeleiñ  o  lekil kujlejal,  en este Abya Yala. De ver nuestros ríos correr libremente, de usar la energía del abuelo sol, de disfrutar de nuestros hijos y nietos correr en el bosque, en la selva, de poder decidir en asamblea los destinos de nuestros pueblos. Hoy es una gran fiesta para todos, porque todos somos y pertenecemos a esta tierra sin males.

(Preguntar quienes están presentes, nombrarlos y darles la bienvenida por lugares)

Entonces,  por ser una fecha tan especial, y estar presentes tantos jóvenes (pregunta a algunos las edades). Claro, ustedes son muy jóvenes, imagínense, yo ya  llevo 570 años caminando por este mundo. Y por supuesto,  muchos de ustedes no saben cómo llegamos hasta aquí, y por qué este encuentro es un motivo de gran festejo.

Me parece que es un buen momento para recordar, para volver a pasar por el corazón, cómo decía un gran poeta de esos tiempos, se llamaba Eduardo Galeano, que partió por allá en el 2015, pero nos dejó un gran legado para nuestro Abya Yala, por eso podemos decir que siga estando con nosotros. Y hoy todos, aquí reunidos podemos decirle con alegría: “Eduardo, hoy América Latina ya no tiene las venas abiertas”

Siempre es muy bueno  hacer memoria. Me vienen tantas imágenes, tantas emociones, tantas personas Julio, Adriana, Tingo, Maria Javier, Rubén, Mario, Alicia…

Pero para  este momento, no quiero estar sola, por eso  voy a convocar a otros, haciendo uso de una cualidad que en ese momento había sido prohibida por las religiones y la ciencia hegemónica. Me refiero a la capacidad de percepción y telepatía. Por ella voy a convocar a dos grandes compañero y compañera de camino, ella desde el sur y el desde el norte, pero que compartimos esta misma experiencia, uniendo de norte a sur el movimiento de salud popular. Y así, los tres juntos contarles lo que pasó, lo que fue naciendo allá en el 1990, en el año 2001, hace ya más o menos 550 años.

(Marcela explica  lo que significa que a cada uno se lo llame por su nombre, pide que todos cierren los ojos,  se concentran  y llama a Sandra y a Gerardo cantándoles el nombre)

Y aparece Sandra

Marcela saluda a Sandra (levantado los brazos con el saludo agradecido  que  los pueblos Guaraníes realizan cuando llega el otro)  Aguyjevete

Sandra : Aguyjevete y la saluda con el saludo del pueblo Mapuche: Mari Marín

Juntas decimos: (saludo Quechua- Aymara)  ¡Jallalla! Jallalla! Y nos damos un abrazo.

Sandra: desde lejos los estaba escuchando y me parece muy bien que podamos encontrarnos y que podamos mirar y adentrarnos en  el baúl de los recuerdos, y traer a la memoria esos momentos que vivimos… ¡oh!, pero falta Gerardo, será que no te sintió o estará haciendo algún taller en otras latitudes…

Volvamos a llamarlo, viste que el NOSOTROS tiene mucha más fuerza…

Nos concentramos las dos y volvemos a llamarlo a Gerardo,  diciendo Tic,tic…

 Gerardo:  Aguyjevete

Sandra y Marcela: Aguyjevete

Juntxs :  ¡Jallalla! y un abrazo…

Gerardo : Disculpen la demora, es que todavía hay en el espacio algo de polución, de contaminación, humo que no hemos terminado de limpiar y las señales se confunden.

Sandra: oH! Sí, claro, todavía quedan algunos plásticos … No sé si entendiste que Marcela nos llamó para contarles, en esta asamblea anual del Abya Yala , el recorrido que los dos movimientos, el Laicrimpo y la Red Jarilla tuvimos que hacer para llegar a lo que hoy vivimos, te acordas.

Gerardo: oh si… cuantos recuerdos, cuantas cosas lindas, pero también difíciles vivimos, cuantas luchas…cuanto dolor en nuestros pueblos,  pero que al fin nos hermanaron, nos unieron.

Sandra: No fue fácil, ¿no?

Marcela: vengan, miren lo que les tengo preparado, es el Baúl de los recuerdo… (Saca del baúl de los recuerdos un álbum y se lo entrega a cada uno, mientras se proyectan imágenes de situaciones de guerra, de violencia, de pobreza…)

Si, miren esas imágenes en el álbum de los recuerdos

Sandra: uy a ver, cuantos recuerdos!

Gerardo...mira esto...es lo que nos convoco…

Sandra: Estábamos transitando la democracia, luego de las peores dictaduras de nuestros pueblos. Y pensábamos salir adelante, pero no. A nivel mundial y en nuestro país comenzamos a  vivir un  plan global.  El  neoliberalismo.

Gerardo: El dios comenzó a ser el dinero, nos proponían el libre mercado pero con países desiguales , nos atrapó el consumismo y esto modelo fue provocando  muchísimas atrocidades, guerras, hambre, injusticia social. Te acordás  en esos años estábamos divididos en países.

Marcela: si, divididos en países (mirando al público), por ej. Nosotros éramos Argentina, jajá

Sandra: si, había otros de Ecuador, de Uruguay, jaja! Qué loco, no? Divididos en países…

Marcela: (proyectando imágenes en relación al neoliberalismo). Claro, creíamos que todo estaba perdido, experimentamos  el achique del estado, se privatizo la salud, la educación, las empresas del estado fueron a manos privadas, los trabajadores perdimos muchos derechos. Se represaron  los ríos, cada día nuevas empresas mineras, papeleras  extrayendo las riquezas, contaminando y excluyendo.

Sandra: Un modelo productivo basado en el monocultivo y en el paquete tecnológico. Todos los cultivos con agrotóxicos, y además minado de semillas transgénicas. Te acordas de …( y mira a Marcela)

Juntas: Monsanto!, qué será de la vida de Monsanto…

Marcela: (dirigiéndose al público) ustedes no saben quién era ese tal Monsanto.. En ese tiempo decidían por los gobiernos . ¡Que barbaridad!

Gerardo: Non santo!!! De monsters corporation! Ni nombrarlo…jajá.

(sacando del baúl de los recuerdos el libro de Alma Atta.) Ni que hablar del sistema de salud. Primero, todos los gobiernos firmaron Alma Atta y luego  se  transformó en un sistema selectivo, dejo de lado la participación comunitaria e hizo sus negocios con las industrias farmacéuticas, pensando solo en el lucro y muy poco en la salud de los pueblos. En ese tiempo del Neoliberalismo en vez de decir AlmaAta  decíamos que le altaron el alma a la salud-

Sandra: Que momentos!! Que sufrimiento de nuestros pueblos!!....

Marcela: (hacia el publico) Imagínense esto es lo que se vivía en aquellos años!! Es de no creer, no?

Gerardo: (proyectando  imágenes de reuniones de grupos, de encuentros de la Red Jarilla y del Laicrimpo). Pero, se acuerdan que   a pesar de esa realidad muy dolorosa, pequeños grupos, en diferentes lugares se reunieron, y comenzaron a pensar y a soñar, y soñaron que otro mundo era posible y se pusieron a trabajar para que esto sucediera. Y si no, recordemos nomás la experiencia de los movimientos sin tierra de Brasil y Paraguay, el movimiento de mujeres en lucha, los  compas zapatistas! Cuánto aprendimos de ellos!!

Marcela: (Aquí saca del baúl de los recuerdos el cartel del Laicrimpo y se proyectan otras imágenes). Qué lindos esos momentos!!! Nos auto convocábamos todos los años en un gran encuentro, para nosotros era el LAICRIMPO.

Sandra: (saca el cartel de la red Jarilla) Trabajábamos todo el año para poder participar, para nosotros la RED JARILLA. Tejimos  juntos la red Siempre intentando buscar lo que nos unía.

Gerardo:Yo me acuerdo que el movimiento Laicrimpo fue parido por 25 mujeres . En sus inicios a los hombres nos costaba la participación.

Marcela: (saca el cartel del 1er Laicrimpo) Al principio nos convocó esta realidad de enfermedad, de muerte, y siempre mantuvimos una mirada crítica de la realidad, pero enseguida pudimos ver,  que detrás de todo esto que el modelo quería tapar y esconder, había en los pueblos muchas practicas saludables, muchas ganas de seguir viviendo y defendiendo la vida y comenzamos a aprenderlas y a multiplicarlas.

Sandra: si, fijate que lo que ahora, en este tiempo es tan común curarnos con las plantas, en aquellos años fue toda una innovación y un aprendizaje saber para que era cada planta. Aunque en realidad, estábamos solamente reactivando memorias que, por la conquista, estaban como dormiditas Recuerdo que en la red jarilla las plantas fueron la excusa para convocarnos. Y así aprendimos muchas cosas de ellas y con ellas  y eso nos permitió seguir soñando y luchando por otras cosas.

Gerardo: (saca un maíz del baúl y un folleto  de las semillas) Nos costó mucho pero las  defendimos! Defendimos las plantas y las semillas. Te acordás? Nos querían patentar la semilla. La semilla que para nuestros pueblos era la identidad porque a través de los granos  en una ceremonia  nuestros padres nos ponían el nombre. Nos querían patentar la identidad, la libertad,  la vida misma! Y logramos ser semillas libres junto a la RAOM( Red de Agricultura Organizaciones de Misiones) y al movimiento por las semillas campesinas de Misiones, al MAELA, y defender de esa manera  nuestra alimentación.

Marcela: (sacando el cartel de la Salud en manos de la comunidad) Fueron años difíciles, hasta que logramos una identidad...construimos juntos  un lema muy fuerte “la salud en manos de la comunidad”, y ese lema lo fuimos trabajando durante mucho tiempo, pensando el significado de cada palabra. Fue el lema que nos dio la identidad.

Sandra: y pensábamos en un proyecto que estuviera en comunidades organizadas, que lucharan por sus derechos, que defendieran la vida, que no se conformaran con lo que nos hacían creer desde los medios de comunicación.

Gerardo: qué buen momento fue cuando las redes se comenzaron a tejer con los pueblos originarios de esos lugares. Ahí aprendimos que  Somos naturaleza (nos damos vuelta al publico), claro, en este momento ya no nos parece extraño, porque hicimos ese camino y sabemos que somos rio, tierra, aire,fuego … ¿no es cierto?... pero en esos tiempos fue importante profundizar ese concepto, pensarlo, bailarlo, representarlo hasta hacerlo carne en nosotros.

Sandra: (sacamos un globo terráqueo y nos ponemos a jugar, lo ponemos en el piso, ponemos un pie arriba, nos peleamos por el…) Y si… imagínate la locura de esos tiempos que el hombre pensaba que era el centro de todo, y que podía hacer cualquier cosa con la naturaleza, ponerse arriba y dominarla, destruir arboles, sacar del corazón de la tierra sus riquezas, metales, frenar los ríos… Ahh y también muchos varones creían que podían hacer lo que se les antojaran con las mujeres. Y desde el sistema de salud pensaban que solamente la salud dependía de los hospitales, clínicas,  médicos y medicamentos .

Marcela: era lo que se llamaba el paradigma antropocéntrico!! No puedo creer que haya existido ese pensamiento y esa práctica tan patriarcal, mecanicista, destructiva!!

Gerardo: fueron muchos años donde ese paradigma fue muy fuerte y dominante  que fue penetrando desde la ciencia, desde las religiones, la educación, la salud,  los medios de comunicación, todos pueblos originarios fueron avasallados…

Sandra: jajaja!! (Largando una carcajada y sacando el chanchito y un dólar)  Te acordas cuantos debates nos costó esto de pensar la gratuidad, la reciprocidad, de que en esos momentos de encuentros todo fuera intercambio, que lo que yo sabía, producía o elaboraba lo podía intercambiar con el otro sin que medie el lucro. Eso nos costó mucho. Hasta inventamos la cajita de la abundancia. En ese tiempo todos querían  estos billetes,(por el dólar) se peleaban por tenerlos. Y encima eran verdes.

Marcela: hubo muchos momentos de tensión conflictos y contradicciones, pero esto nos permitió el crecimiento. Yo recuerdo cuando comenzaron a participar los médicos generalistas. Porque hasta ese momento participaban, en nuestros encuentros,  amas de casa, campesinos, doñas de los barrios, pueblos originarios y muy poquitos profesionales de la salud. Pero cuando se incorporan los generalistas...

Gerardo: siiiii! Todavía recuerdo las caras de algunos cuando en los talleres las doñas les enseñaban de plantas para la salud, de la manzanilla, la carqueja, el romero… Cómo un medico podía aprender de un ama de casa!!! Pero así se fue dando la construcción colectiva del conocimiento, y en esos espacios, encuentros, talleres todos participábamos de igual a igual.

Sandra: claro, nadie exponía su titulo, todos compartíamos la sabiduría, las prácticas, lo que habíamos aprendido tanto del saber popular como del saber académico. Valorábamos mucho más el SER que el tener...Fue un aprendizaje de igual a igual, todos fuimos aprendices y maestros. Todos aprendimos intercambiamos y multiplicamos.

Gerardo: (Imágenes de los encuentros) Y cada año fue aumentando la participación en los encuentros anuales, y se comenzaron a hacer otros encuentros más pequeños por provincias, por localidades. Formando redes a nivel local y Nacional. Estos dos movimientos unidos comenzaron a crecer y crecer…

Marcela: a crecer juntos los dos en Argentina pero muy unidos al movimiento mundial por la salud de los pueblos... Se acuerdan que nació en el año 2000, a 22 años de que los gobiernos firmaran Alma Atta.

Gerardo: siii. Y que la OMS dijera “Salud para todos en el año 2000”. En todos los encuentros repetíamos y nos fuimos dando cuenta, lastimosamente,  que no se cumplió prácticamente nada

Marcela: (Imágenes de la III Asamblea) Entonces los pueblos se reunieron por primera vez en Bangladesh y allí se formó el Movimiento mundial de Salud de los pueblos. (Se larga una carcajada) ¡¡JAJAJA!! Te acordas esa asamblea en sud África!! , fue la 3er… Qué locura la nuestra, poner como lema SANAR EL PLANETA!! Claro que muchos nos trataban de locos. Sanar el Planeta…

Sandra: (Imágenes de la ceremonia de la Asamblea en Cuenca) ¡!JAJA! Siii. Y después que nos encontramos en la 1 er. Asamblea Latinoamericana en Cuenca en el 2013, y allí compartimos el SALUD Damos. Me acuerdo que lo escribió el Alvarito, y fue leído por Gabriel y por vos Gerardo. Qué compañeros esos! 

Gerardo: como no acordarme: (Saca el SALUD damos del baúl de los recuerdos y lee una parte del salud damos). Me acuerdo que  de esa época era María Hamlin, que ya debe andar por SUS 600 años, David que debe tener 580 y pico, que luchadores!!

Sandra: Uhhh si!!! También de lo que se llamaba Ecuador era un tal Jaime, se acuerdan, ¡Cómo hablaba lindo ese Jaime! El andará más o menos por los 750 años, ¿no? Y,  ni hablar del querido Julio Monsalvo, que en esos tiempos ya se declaraba como del paleolítico. El debe andar pisando los 1000, y derrochando alegremia por todos lados.

Marcela: (Imágenes de encuentros) Cada encuentro se torno en una fiesta, donde lo más rico era poder vivir la Alegremia, la alegría del encuentro con el otro, encontrarme con aquel con el que había compartido  una receta, una práctica,  un proyecto, un abrazo… Encontrarnos con muchos con los que compartíamos las mismas luchas y los mismos sueños. Qué lindo!! Volvíamos renovados, con muchas energías, con muchos más saberes…

Gerardo:(Imágenes de los talleres) y si, cuantos saberes y haceres!!! Si a lo largo de esos años aprendimos de plantas, como comer saludablemente, que al elegir cada comida era un acto político, aprendimos a hacernos masajes. Nos dimos cuenta de la importancia del estar bien , en la vida cotidiana,  con los ejercicios  incorporando yoga, taichí, y otros ejercicios saludables, aprendimos reflexología.

 Marcela: que les parece si les enseñamos uno de los ejercicios que siempre hacíamos y que son tan beneficiosos para la salud… (Les pedimos que todos se paren y les enseñamos a masajear el timo y riñones...)

Sandra: ¡cuantos talleres que fueron sanando nuestros dolores, que nos armonizaron, nos empujaron a seguir!!, talleres de biodanza, de sonidos sanadores… Ah! Ah! También talleres de reciclado, aprendimos a hacer paredes, muebles, y hasta los trajes que hoy en día usamos…si, estos vienen de esa época.

Marcela: Lo importante fue que muchas de estas prácticas lentamente se fueron incorporando a la atención primaria de la salud, en el ámbito educativo, en escuelas. Una de las claves fue haber participado de algunos congresos de médicos generalistas, congresos de salud socioambiental, y de ahí a lo que eran las universidades…

Gerardo: siii, en esos congresos compartíamos con Adrian, se acuerdan? Lo que hablaba!!Y con Rubén y con Jorge...

Marcela: que recuerdos,…pero ustedes saben por dónde andarán

Gerardo: a ver a ver...(cerrando los ojos). Vamos a usar de nuevo la telepatía . Los visualizo a los tres en … una chacra agroecológica, meditando...Adrian dice que no viaja más…

Marcela: (también con los ojos cerrados) si, si y Adrian dice que pasa más horas en silencio!! Y que está muy feliz así… 

Sandra:(pensativa y sacando del Baúl el libro Tomamos un cafecito)  Siiiiiiiii! Me acuerdo que en la Red Jarilla había médicos, enfermeros, agentes sanitarios, también doñas del campo, abuelos y abuelas. Pero también maestros! Y juntos articulamos muchísimo! De esos tiempos es el libro “Tomamos un cafecito?” de la Escuela para Adultos, que ya va por la edición 254. Sí, aprendimos muchas técnicas, muchos saberes…pero lo que me parece que fue fundamental es que fuimos aprendiendo a darnos tiempo y  pensarnos en nosotros, mirarnos a los ojos, a no tenernos miedos con las diferencias, a no tener miedo a nuestras emociones y al mirarnos ver en el otro mi propio reflejo, y así aprendimos a respetarnos. Siempre dijimos que “los saberes que se suman se enriquecen mutuamente”. Y “nadie sabe más que todos juntos”.

Gerardo: claro, porque fueron momentos que nos permitieron integrar lo que pensamos, lo que sentimos y  lo que hacemos, integrar..nos el cuerpo,  que en definitiva es lo que somos y lo que mostramos. Porque en ese tiempo, eran años donde muchos grupos solo pensaban-pensaban ,pura razón y cabeza,  y no ponían en juego los sentimientos, se pensaba que el cuerpo iba por un lado, el sentir por otro y la mente por otro lado.. Qué barbaridad  era como que estábamos fragmentados en muchas partes…que locura!!! Visto desde ahora.

Marcela: Fue un momento clave…Fue sentir que el abrazo con el otro te estremecía,  el dejar salir el sentimiento, la emoción nos hizo más humanos, más cercanos...y nos dio fuerza y claridad para la lucha.

Gerardo: (Imágenes de marchas, de luchas) si! Porque no fue fácil. Para defender nuestros derechos, para defender la vida, Tuvimos que inventar audiencias públicas, marchas y consultas populares, Tuvimos que ser muy fuertes para enfrentar al poder que quería hacer más y más represas, patentar nuestras semillas, instalar mineras en nuestras tierras, perforar las entrañas de la ñuke mapu mediante el del fracking.

Sandra: El modelo capitalista de ese momento (así lo llamábamos) era muy poderoso, no le imporaba matar, destruir, enfermar, porque el fin último era el lucro. Pero nosotros, por sobre todas las cosas, creíamos en las personas! En aquéllos años existían las cárceles, se acuerdan? Recuerdo con mucho amor esos tiempos en que dábamos talleres en las cárceles, porque sosteníamos que ningún ser humano nace chorro ni hijo de puta!

Marcela: Si, y fijate que el caminar de estos movimientos marcaron momentos profundamente políticos en lo educativo, en lo económico, en la salud, porque estábamos eligiendo y decidiendo una forma nueva  de relacionarnos entre nosotros, con la naturaleza, con lo trascendente, fuimos modelando  otra forma de compartir y comunicar nuestras sabidurías, nuestros conocimientos y nuestras prácticas.

Gerardo: Fuimos protagonistas en un espacio de iguales, de horizontalidad, donde comprobamos que  el conocimiento y el cosmocimiento cuando circulaba y se compartía  se construía colectivamente, y  todos éramos  protagonistas de la palabra y la acción, y de esta manera provocamos el cambio.

Sandra: Y en ese cambio comenzamos a usar la palabra cuidadania en lugar de ciudadanía.

Gerardo: claro, recuperando el legado de nuestros ancestros, de los pueblos originarios que se llamaban cuidadores.

Sandra: Si, y sobrevivimos porque en lugar de institucionalizarnos, nosotros preferimos insectizarnos. Viste, Así… bzzzz bzzzzzz, zumbar aquí y allá, molestando, molestando, hasta que nos den bola. Pero también, besando las flores.

Marcela: fuimos generando un espacio vital, sanador, transformador de relaciones, donde se comenzó  a  vivir actitudes, valores y maneras de ser, de sentir y de estar , del paradigma biocéntrico, es decir,  de sabernos pertenecientes a la trama vital.”

Gerardo: En fin…Transitamos un camino que arrancó de trabajar con las plantas y otras formas populares de curar,  pasando por los ecosistemas, los territorios, la dimensión espiritual, existencial y transgeneracional, la permacultura, etc.

Sandra: Y aquí estamos con este andar emocionado, en consonancia con nuestra Madre Tierra, abuela Luna, padre Sol y hermanos del, de los pueblos del ABYA YALA, del   pueblo verde y de todo lo vivo… Y sabés qué? Se me ocurrió una idea, que les parece si hacemos con estos jóvenes representantes de tantos lugares una de las dinámicas que hacíamos en aquellos momento. ¿Les parece?

 

Invitamos a todos los presentes a hacer dos rondas concéntricas, los de la ronda de adentro miran a los de afuera, y vamos girando hacia la derecha, en silencio y mirándonos a los ojos mientras escuchamos la canción: "Cuídame" de Jorge Drexler

 

 

 

 

Destacados

Hemos recibido

4537179

visitas

Hay 9 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com