Salud Pública - Salud del Pueblo » Cómo respirar mejor: respirar es vivir - Juan Yahdjian

Última actualización: 16/08/2012

 

CÓMO RESPIRAR MEJOR
Respirar es Vivir
Juan Yahdjian *
 
Llamamos respiración al proceso de incorporar oxígeno a nuestro cuerpo. Lo realizamos involuntariamente y pasa desapercibido. Habituarnos a los ejercicios respiratorios es la buena consigna. Hacerlos en cualquier momento es la buena costumbre.
Es posible respirar mejor, oxigenarnos convenientemente para pretender una buena salud integral. El aire es también un alimento y de su buen uso dependen la totalidad de las funciones de todo organismo vivo.
Una buena oxigenación facilita la circulación sanguínea, mejora nuestra calidad de vida y aumentan las defensas.
Sin agua y alimentos podemos vivir unos días, sin aire apenas minutos.
La respiración debe ser suave, profunda, silenciosa, lenta y cómoda.

Inspiración
: Cuando tomamos aire. Espiración: cuando lo largamos.
En ambos casos debemos procurar de hacerlo a fondo. Vaciando bien los pulmones para luego poder llenarlos bien.
En ambos casos nos conviene usar la nariz, lenta y suavemente. Espirar por la nariz tiene la ventaja de hacer pasar el aire por los senos paranasales, previniendo y mejorando los cuadros eventuales de sinusitis. Los únicos “animalitos” que respiramos por la boca, somos los seres humanos, nuestros parientes, los mamíferos lo hacen por la nariz.
Algo de anatomía:
 Podemos decir que los pulmones son dos conos, con base ancha y ángulo superior que termina en punta. Cuando respiramos automáticamente usamos la base, la parte inferior y menos el resto, nos valemos sólo de una parte de ambos pulmones. Lo ideal es que usemos TODA su capacidad, lo logramos cuando hacemos los ejercicios respiratorios voluntarios.
Sabemos que la calidad del aire que respiramos deja mucho por desear. La disminución del monte, de los bosques en general, la disminución de las hojas que transforman el aire y lo hacen respirable, así como otras agresiones al ambiente, contribuyen negativamente.
El intercambio gaseoso entre el aire que respiramos y la sangre se favorece en la medida que hagamos los ejercicios lenta y profundamente. Varias veces en el día, si posible.
Tiempos respiratorios: Respiración completa. Respiración voluntaria:
Para respirar conscientemente conviene usar los tiempos:
Primer tiempo: Espiración, vaciar a fondo los pulmones.
Segundo tiempo: Inflar la panza. Quiere decir que estamos expandiendo la base de los pulmones, su parte inferior.
Tercer tiempo: Inflar el pecho, abriendo y elevando las costillas, llenando la parte media de los pulmones.
Cuarto tiempo: Seguimos inspirando y hundimos la panza, expandiendo los vértices, elevando las clavículas.
Lo mejor es contar cada tiempo. Por ejemplo, cada uno de los tres tiempos de la inspiración pueden durar hasta cinco segundos. Cuando lo hacemos caminando podemos usar el ritmo de los pasos, igual cuando trotamos o pedaleamos. Las distintas gimnasias tienen el acompañamiento de la respiración, si no lo inventamos. Lo mismo cuando estamos en reposo, sentados o acostados.
 El conjunto de la inspiración dura lo mismo que la espiración. Entre ambos puede haber unos segundos de retención de aire en los pulmones.      
Todo lo que hacemos es mejor si lo acompañamos con la mente, concentrados en los movimientos y en los tiempos respiratorios. Tanto la gimnasia, como la respiración valen el doble cuando nos concentramos y no pensamos en otras cosas.
Hagamos los ejercicios respiratorios y formemos hábito, no importa el momento ni la circunstancia. Cuidemos nuestra salud y nuestro futuro. Disfrutemos la VIDA.
 
 
* Médico ambientalista, Grupo Ecológico “Madre Tierra”,
 miembro del Movimiento Social Misiones
y de la Mesa Provincial NO a las Represas.
Eldorado, Misiones, Argentina
 
 
Esta nota complementa la anterior: “Elogio de la bicicleta”

Destacados

Hemos recibido

4787181

visitas

Hay 5 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com