Salud Pública - Salud del Pueblo » RelacionándoNOS! Reflexiones de un Médico Generalista; Jerónimo Saravia

Última actualización: 12/03/2011

  

RelacionándoNOS!!

Reflexiones de un Médico Generalista

 

Cuando le explico a un paciente o a un familiar que su control ginecológico lo puede hace con un Médico Generalista o de Familia en su  Centro  de  Salud o que puede traer a su bebé para que lo  controlemos además de  aplicarle las vacunas, algunos, no todos, quedan con cara de sorprendidos y medio regulando.

 

¿Por qué será?

 

Podríamos  reproducir  la  siguiente   conversación:

 

María: ¿Pero  como?  ¿No  tengo  que  sacar  un  turno  con  el  pediatra  o   un  ginecólogo? así  que  usted  como  médico  ¿también  hace  eso? ¿Que  es  un  clínico?

Jerónimo : No  maría . no  soy  un  clínico ,  soy  un  generalista .

 María : ¿y  que  hace  un  generalista?

Jerónimo: Nosotros  (y  es  aquí  dónde  nos  tomamos  un  ratito  para  gastar  saliva  y  explicar)  nos  diferenciamos  y  nos  caracterizamos  porque  estamos  formados  para  trabajar  con  la  “comunidad” , para  trabajar  con  las  “familias” ,  también  participamos  de  talleres  de  prevención  en  salud  y  planificamos  actividades  junto  a  un  equipo.

Y  no  solo  prevenimos  sino  también   hacemos  “Promoción  de  la  Salud

Jerónimo: ¿me  entiende  ahora  maría?

María :    Dr. ….usted  me  dice  lo  que  era  antes  el  médico  que  visitaba  las  casas , el  médico  de  cabecera , ¿no?

Jerónimo:    María,  algo  así.

 

Pero  ahora  me  entero más que nunca que como médico  general  aplico  un  arte  y  una  ciencia  diariamente  desde  mi  lugar  de  trabajo.

 

Arte  y  ciencia  en  ayudar  a  los  pacientes  en  modificar  sus  hábitos  de  vida  poco  saludables.

 

Y  me  gusta  la  palabra  Ayudar  porque   me  coloca  en  otra  posición  frente  al  paciente , una  posición  menos  rígida , menos  hegemónica , menos  verticalista , aunque  muchísimas  veces  piense  y  sienta  lo  contrario  y  vuelva  a  priorizar  lo  curativo  y  reparativo, imponiendo  una  práctica  médica  sobre  ellos  dónde  se  les  dice  todo  lo  que  tienen  que  hacer  al  pie  de  la  letra  para  cambiar  radicalmente  un  estilo  de  vida  que  ante  nuestro  ojo  clínico  observamos  como  riesgo  para  la  salud.

 

Obviamente  que no  puedo  ser  tan  ingenuo  en  creer  que  por  el  simple  hecho  de  usar  un    guardapolvo   y  un  estetoscopio   voy  tener  el  poder  de  cambiar  rotundamente  el  comportamiento  de  los  pacientes  pero , en  cambio , si  apuesto  al  valor  de  la  palabra ,  al  uso  de  la  charla  y  fundamentalmente  al  uso  de  la  escucha , aunque  muchísimas  veces  hablamos  más  de  lo  que  escuchamos.

 

Ésta  manera  de  relacionarse  con  los  demás  mejoraría  la  llegada  de  un  mensaje  preventivo , de  una  recomendación  sobre  la  salud  individual  y  colectiva.

 

Vuelvo  a  lo  mismo , el  tipo  de  práctica  me  lleva  a  inclinar  la  balanza   hacia  las  herramientas  blandas, generando  más  espacios  de  dialogo , creando  situaciones  dónde  indefectiblemente   nos  tengamos  que  vincular  de   manera  más  directa , aumentando el  poder  desde  lo  micro  fortaleciendo  el  trabajo  interinstitucional.

 

Reflexionando  sobre  los  servicios  de  salud  podría  decir  que  mi  actividad  asistencial  va  contra  la  corriente , quiero  decir  que  mi  presencia  como  médico  está  en  horarios  inadecuados  para  la  gran  mayoría  de  la  gente  de  mi  barrio.

 

Ahora  bien ,  una  alternativa  para  que  la  gente  pueda  asistir  y  consultar  en  los  horarios  que  le  son  propicios  a  ellos  y  no  a  nosotros  es  proponer  que  mi  centro  de  salud  permanezca  abierto  de  16  a  0 hs ¿ Que  me  impide  que  esté  abierto  por  la  noche? . Creería  que  nada , ¿o  acaso  es  cultural  que  solo  se  tiene  que  trabajar  por  la  mañana.?.

 

Seguramente  como  equipo  de  salud  nos  llevaríamos  una  sorpresa  en  relación  a  los  motivos  de  las  consultas.,  o  salgan  otros  problemas  que  estaban  tapados  o  no  los  visualizábamos.

 

Por  último se  habla  también  de  que  las  necesidades   humanas  se  satisfagan  de  manera  saludable  para  que  una  persona  tenga  salud.

 

Después  de  regresar  de  mi  primera  experiencia  en  un  LAICRIMPO (Encuentro  de  Salud  Popular) en  la  provincia  de  Formosa , empecé   a  entender  que  las  verdaderas  necesidades  básicas  de  cualquier  persona  son  las  7  “A”.

 

Aire   puro, Agua  limpia , Alimento  saludable, Albergue seguro,  Amor en  nuestras  relaciones  con  los  demás, Arte para  expresarnos  y  Aprendizaje  de  nuevos  valores.

 

Está  claro  que  sin  éstos  componente  no  podemos  pensar  ni  hacer  salud.

 

 

Jerónimo  Saravia

Centro  de  Salud  N* 4

Ushuaia

Tierra  del  Fuego, Argentina

jerovia70@gmail.com

 

 

Destacados

Hemos recibido

4536443

visitas

Hay 7 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com