Cuentos » Las pócimas de las brujas - Carolina Cazaux

Última actualización: 06/02/2011

 

 
LAS PÓCIMAS DE LAS BRUJAS
 
 
Un papelito entró por mi ventana volando y cayó en mi mesa. Venía desde muy lejos, quién sabe de dónde y de cuándo. Era una hoja amarillenta y ajada, del reverso tenía un mensaje escrito de puño y letra que decía “Favor de pasar a quienes lo necesiten, gracias”. Y debajo, una leyenda impresa:
 
Ranas, Cascabeles y otros Hechizos en la Cocina
 
Del lado impreso, esto es lo que se podía ver…
 
Cuando la vida se pone así de loca, así de álgida, así de traviesa, hay que mimarla mucho. Darle los gustos, dejar que haga lo que le venga en gana, y sobre todo, aferrarse a la luna para no caerse del Universo.
 
Si en algún momento ella comenzara a dar cuenta de lo vivido, es preciso ayudarla a recordar, abrazarla en el pecho y cantarle canciones de cuna para ejercitar su cuidado.
 
Si llegara a ponerse escurridiza, silenciosa o se esconde en los rincones de la casa, lo mejor es darle de beber agua fresca y perfumarla con rosas, decirle que la amamos y leerle un cuento de hadas para fortalecer su confianza.
 
Y cuando salta como una pulga de aquí para allá, lo mejor es bailar con ella para aprender su ritmo.
 
Si, haciendo todo esto, no llegara a lograrse un plato delicioso, usted tendrá que reinventarlo con otros ingredientes.
 
Y eso fue todo lo que alcanzaba a verse, ¡espero lo disfruten!
 
 
Carolina Cazaux
31 de enero de 2011

Destacados

Hemos recibido

4356984

visitas

Hay 15 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com