Cuentos » Oir y Escuchar - Alberto Valente

Última actualización: 18/11/2012

OIR Y ESCUCHAR

 

Caminé sin rumbo bebiendo el aire a bocanadas. Cada paso era un diálogo entre alguien que escucha y oye a la vez.  Una se abre y el otro se cierra. La escucha es necesariamente solidaria, se ubica en el lugar del otro.

El oír se prepara a  la respuesta, está centrado en sí, como un espejo, devuelve la imagen de lo ya sabido, o un eco interminable transformado en rutina.

No sabes defenderte, le dijo el oír, no sabes lo que te interesa, no sabes sacar provecho, nunca poseerás nada.

Te parece, respondió la escucha casi tímidamente. Cuando más me pierdo, mas me encuentro, puedo percibir cosas que antes no podía, vivo de interrogantes siempre naciendo…

“La diferencia promueve el encuentro, no la amenaza”  fue la síntesis del encuentro hace dos años en Cochabamba, Bolivia cuando 32000 personas representando a 132 países nos encontramos desde el arte y la ciencia, en defensa de la madre Tierra.

La vida no nos pertenece, nosotros le pertenecemos a ella.

Somos parte no centro.

Somos seres singulares, únicos e irrepetibles, para ser necesitamos la pluralidad.

Dice Levinás: yo no soy el otro, pero necesito el otro para ser yo.

La escucha y el oír convive con nosotros.

A quién queremos alimentar?

Si otro mundo es posible el alimento es la escucha.

 

 Alberto Valente

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

apvalente37@hotmail.com

 

Destacados

Hemos recibido

4793035

visitas

Hay 11 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com