Diversidad entre las Personas » Pequeña Historia de un Duende que Descubrió la Tristeza - Julianito Cerno

Última actualización: 28/04/2011

 

 

Pequeña Historia de un Duende que Descubrió la Tristeza
 
Cristóbal, el duende de la algarabía, ese día estaba mas triste que de costumbre.-
Doña Sonrisa andaba escapando de sus labios hacia tiempo ya, pero él no sabía por qué motivo…
Venia de a ratos ella, se posaba un poquitín sobre su boca, y luego partía rápidamente….
Seria eso la Tristeza?,  se preguntaba su almita de niño duende que descubría el mundo de duendes triste…
El dia se veía mas oscuro, las brisas no movían tanto las copas de los arboles, y hasta las flores estaban opacas…
Pasaba así los días, esperando que todo volviera a ser como antes, que su alegría contagiosa volviera a reinar en su espíritu…y esperaba……
Porque sabía bien adonde estaba escondida la Alegría, y a eso iría, a buscarla y recuperarla para siempre…
Solo se había escondido en un lugar no muy fácil de encontrar, pero allí estaba, esperando que Cristóbal, el duende de la algarabía la encontrara y la mostrara como siempre….
Porque Doña Alegría, señora de los duendes, no debe permanecer escondida…
Porque en los duendes, esos pequeños geniecillos que alborotan el mundo, viven encerradas  la Esperanza, la Sorpresa, la Emoción, todos sentimientos que no deben faltar….
Son los duendes los verdaderos dueños de las buenas cosas, y cada uno, debe recuperar a su duende de la Tristeza……
 
                                             Juliano
                                             7 años
 
Villa Angela, Chaco, Abril de 2011
 
 
 
       Nota:
       Me permito transcribir párrafos de la carta de Julianito comentando este cuento
                                                                                                                                                        Julio
               

Ahora saqué del horno dos cuentos más.

El de La Paloma Cándida, y el del Duende de la Algarabia que perdio la Sonrisa...

Los escribí en un momento en que mi corazoncito estaba triste, muy triste, por haber perdido una esperanza grande.-

Se me fue una Abu, una que yo quería mucho, y que me amaba mucho.-

Y yo creía en que sería posible su cura abuelos, pero no fue así.

Se me fue, allá donde solo algunos pueden verla.-

Y escribí eso.- Son medio tristones, pero si querés Abuelo, te los mando igual.-

A veces se escribe desde la tristeza tambien, no???

 

 

Destacados

Hemos recibido

4287119

visitas

Hay 13 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com