Cartas que salen del cuerpo » Nro. 392 Recuerdos de la niñez - 17/10/19

Última actualización: 17/10/2019

Recuerdos de la niñez - Carta que sale del Cuerpo N° 392

Cartas que salen del Cuerpo                                  

La columna editorial del sitio www.altaalegremia.com.ar  

Carta 392: 17/10/19

 

RECUERDOS DE LA NIÑEZ

 

Decíamos que un camino para volver a lo natural es encontrarnos con la niña y el niño interior. Sentípensamos que una manera práctica para lograrlo es recordando dulces momentos de la infancia.

Quien escribe se encuentra con su niño interior recordando algunos de esos momentos.

     Comparto algunos recuerdos:

-      Los paseos matutinos con mi Mamá, a los 4 o 5 años de edad, que realizamos por las quintas de mi barrio, de mi Córdoba natal, indicados pot iel “doctor", por padecer de tos convulsa. Recuerdo la dulzura de la mano de mi Mamá que me llevaba por esos campos y mi asombro al descubrir los fascinantes colores de las flores de las verbenas.

-      En las crudas noches de invierno, la agradable sensación cuando mi Papá me traía un ladrillo caliente envuelto en diarios para calentar mis piecitos.

-      Los conejitos que correteaban conmigo.

-      Mi relación con la morera del patio de mi casa.

-      La visita a los abuelos, domingo de por medio, a Alta Gracia.

-      La imagen de la querida abuelita materna, que estando muy enfermita se despide de mí con un beso, un día antes de partir a otra dimensión, siendo yo muy niño.

-      El cariño que me prodigaban las queridas tías y tíos.

-      La ardillita de peluche que Mamá y Papá me regalaron cuando cumplí un añito y que por varios años más compartió mi almohada por las noches.

Plenamente consciente que hay multitud de niñas y niños que no gozan una infancia digna, amargo fruto de este injusto sistema político social y económico que predomina, intuyo que todas y todos han recibido en algún momento un gesto o una palabra de ternura de un ser humano allegado.

Recordar es volver a pasar por el corazón, vivencias que se revivencian y que me hacen tomar consciencia que con esas pequeñas grandes cosas, el niño de entonces se sentía muy feliz.

 

     ¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                Julio

 

  .

.

 

Destacados

Hemos recibido

6437592

visitas

Hay 9 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2019 | alegremiasinfronteras@gmail.com