Cartas que salen del cuerpo » Nro.373 - Inclución - 15/06/19

Última actualización: 15/06/2019

Carta 373: 15/06/19

INCLUSIÓN

La Carta anterior, “Normapatía”; trajo a mi memoria dos recuerdos.

Uno de ellos, leyendo a un médico ayurvédico que le comenta a un afamado oncólogo, sobre personas con cáncer que han curado espontáneamente.

El especialista responde que ha escuchado de esas curaciones, que está muy ocupado en los millones de personas que necesitan tratamiento y no tiene tiempo de ocuparse de esos casos.

Respuesta típica de quien trabaja individualmente con sus propios criterios de prioridad. Aspiramos que se constituyan científicos trabajando en equipos, incluyendo a todas las personas. Científicos siempre dispuestos a recibir enseñanzas que tanto pueden aportar sobre la salud, la curación y la sanación.

        El otro recuerdo es vivencial.  Ocurrió estando en un curso, justamente de Estadística, en que se mostraba el programa SPSS: Con una compañera consultamos acerca de datos que estaban alejados de la línea media. La respuesta fue que son datos “out side”, que no hay que considerarlos porque “no existen”.

Una elocuente metáfora de exclusión de minorías y de diferentes.

Es muy característico que la exclusión se dé acompañada de actitudes y de discursos que trasuntan odio, una verdadera odiopatía.

Sin embargo, el odio es adquirido, no es natural. Lo natural es el amor, afirmaba Mandela al observar que en sus carceleros siempre aparecía en algún momento un chispazo de ternura.

Justamente, de Mandela es esta cita: Nadie nace odiando al otro por el color de su piel, su procedencia o religión. La gente aprende a odiar, y si pueden aprender a odiar, también pueden aprender a amar. El amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.

“Volver a ser humanos”, nos ha dicho en más de una ocasión nuestro querido amigo Donato Camey, Maya Kaqchikel, médico graduado en la Universidad de San Carlos de Guatemala y médico maya… Volver a lo natural es el camino hacia una Humanidad incluyente.

La invitación es a reconocer y potenciar signos de Vida…Cobran fuerzas las palabras del querido amigo y compañero de viditancia Roberto Zaldúa: Estimo que no se trata de combatir a estos monstruos sino de reconocer más y más la Vida en cada lugar, en cada persona, en cada grupo. La Vida, como el hilito del collar uniendo casi imperceptiblemente para que todos sean uno. Ese será nuestro poder…

 

       

        ¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

        Julio

 

 

 

Destacados

Hemos recibido

6299987

visitas

Hay 10 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2019 | alegremiasinfronteras@gmail.com