Cartas que salen del cuerpo » Nro. 345 - Cuidar la Salud - 03/12/18

Última actualización: 03/12/2018

Carta 345: 03/12/18

CUIDAR LA SALUD

 

        Hoy, 3 de Diciembre, es una fecha que invita a la reflexión. Se celebra el “Día del Médico” en varios países, en homenaje al doctor Carlos Finlay, nacido el 3 de diciembre de 1833, en Puerto Príncipe, Cuba.  Finlay descubrió que el mosquito Aedes Aegypti es el trasmisor de la fiebre amarilla.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recuerda hoy el “Día de la Medicina en las Américas”, también en homenaje a Finlay. El día 3 de diciembre fue propuesto por la Federación Médica Argentina, a través del prestigioso médico cordobés Profesor Remo Bergoglio, en el Congreso Panamericano que se celebró en 1953 en Dallas, Texas.

En Cuba, desde el 3 de diciembre de 1933, en homenaje al centenario del natalicio de Finlay, se dedicaba esta fecha como “Día de la Medicina Americana”. Desde el triunfo de la Revolución, se lo celebra como “Día de la Medicina Latinoamericana y del Trabajador de la Salud”.

Cuando nos graduamos, hicimos un juramento, el Juramento Hipocrático. El original expresa, entre otras cosas: “En cualquier casa donde entre, no llevaré otro objetivo que el bien de los enfermos”.

La fórmula de Ginebra lo dice de esta manera: “Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones”.

A más de medio siglo en que hice este juramento, siento que para cumplirlo es necesario tener constantemente claridad que el propósito del trabajo en salud es cuidar.

Para llevar adelante este cuidado, la función principal, sino la única, es acompañar. Acompañar con Amor, de una manera integral. Cuando decimos “integral”, es comprendiendo que el ser humano está relacionado con todos y con el todo.  Relacionado consigo mismo, con otros seres humanos y relacionado con toda forma de vida: suelo, aire, agua, microorganismos, flora, fauna…

Acompañar dialogando, receptando y aportando saberes y haceres para cuidar esas relaciones para la salud integral en todas sus dimensiones. Acompañar reconociendo las propias capacidades de cada persona y de cada comunidad, para vivir en salud-

Reparar la salud es lo que más se demanda. Cuando la salud se afecta es cuando más se necesita el acompañamiento.

Sostenemos que el Estado debe implementar un Sistema de Cuidado de la Salud financiado por rentas generales, de acceso gratuito a toda la población. El cuidado de la salud no debe ser mercantilizado.

Por otra parte este Sistema de Cuidado de la Salud, debe incluir todas las Medicinas y los saberes y haceres locales que hacen al cuidado integral de la salud.

El cuidado de la salud es tarea de todo un Equipo de Trabajadoras y Trabajadores y de la misma comunidad. Sin embargo este acompañamiento debe ser personalizado, como nos han enseñado las comunidades campesinas de múltiples maneras: pedir permiso a la planta para sacarle una partecita para hacer un té para mi ahijadita; rezar mientras hago el masaje a mi vecina; amasar el barro para una cataplasma pensando en quien la ha de recibir para cargarla con energías afectivas…

Esto implica conocer su nombre, su familia, su trabajo, sus sentipensares, sus sueños…  

En otras palabras, involucrarse afectivamente. Siento que esto es trabajar en Salud.

          

                                                                                                                                          

¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

Julio

 

 

Destacados

Hemos recibido

5780337

visitas

Hay 9 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2018 | alegremiasinfronteras@gmail.com