Cartas que salen del cuerpo » Nro. 331 - El Mundo Máquina y el Mundo Vivo - 27/08/18

Última actualización: 25/08/2018

Carta 331: 27/08/18

 

EL MUNDO MÁQUINA Y EL MUNDO VIVO

 

Los físicos durante las primeras tres décadas del siglo pasado, se encuentran con los fenómenos subatómicos. En 1927 se funda la Física Cuántica y el mundo se percibe de distinta manera.

Se descubre que el mundo no es, como se creía hasta entonces, una serie de objetos independientes que conforman una máquina. Una máquina que al funcionar cumpliendo ciertas leyes, se hace previsible y por lo tanto controlable.

El mundo no es una serie de objetos aislados, sino que es un todo, indivisible e imprevisible. No existen partes, “lo que llamamos parte es simplemente una configuración en una red indivisible de relaciones”, nos dice el científico Fritjof Capra. 

Las culturas ancestrales siempre han percibido que “Todos somos Uno”. Hilario Moreira, referente de la comunidad guaraní, de la Provincia de Misiones, Argentina, nos dice “para nosotros todo tiene alma y espíritu”: ¡Esperanzador abrazo entre esta Nueva Ciencia y las Sabidurías Ancestrales!

El “sentido de pertenencia”, es el valor esencial que caracteriza las culturas de los Pueblos Originarios: pertenencia a la Tierra, pertenencia a la Naturaleza, pertenencia a la Vida.

Recuperar el sentido de pertenencia es el desafío con el que se encuentra la cultura occidental dominante. 

La cultura occidental, anclada en la concepción de un mundo mecanicista, predecible y controlable, asume sin cuestionamientos una moral utilitarista.

Con esta concepción se ha impuesto el modelo civilizatorio actual, que demuestra una capacidad creciente de agredir, destruir y enfermar nuestro hábitat que es el Planeta.

Sentir que no existe el Mundo Máquina y que pertenecemos a un Mundo Vivo es la re-evolución que la Humanidad necesita,

 

¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

Julio

Destacados

Hemos recibido

5722720

visitas

Hay 13 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2018 | alegremiasinfronteras@gmail.com