Cartas que salen del cuerpo » Nro. 267 - Juego y Asombro - 08/05/17

Última actualización: 10/05/2017

 

Carta 267: 08/05/17

JUEGO Y ASOMBRO

 

Jugamos y nos asombramos en el 6° Congreso de Medicina General de la Provincia de Buenos Aires, Argentina, en la bella Mar de Ajó.

Fue una hermosa vivencia que nos movilizó y nos hizo reflexionar sobre la trascendencia del Asombro.

Vanesa y Martín, jóvenes Residentes de Medicina General, fueron los facilitadores del Taller “Haciendo Camino hacia La Internacional de la Esperanza”. El subtítulo: “Reflexiones y Propuestas Metodológicas para el Equipo de Salud”.

Con genial creatividad idearon dos momentos.

Primeramente Marcelita y Ernesto, dos simpáticos títeres, conversaban sobre la vida.  La charla culminó con estos personajes realizando una entrevista a un tal Julio Monsalvo, preguntándole sobre la Alegremia, la Amistosofía y la Internacional de La Esperanza.

 

Luego invitaron a los 38 participantes a formar una ronda tomándose de los hombros. Tras unos instantes de girar al son de una música, se indicó que cada persona mirara, tocara, oliera a quien tenía delante.

Inmediatamente la consigna que nos sorprendió: deshacer la ronda, caminar por el salón con los ojos cerrados y… encontrar a quien tenía delante…

¡Imposible!, pensamos…, sino todos, muchos.

 

Y vino el Asombro… Tras unos minutos, la ronda se armó de nuevo!!

El Asombro es muy saludable para cada persona que lo vivencia y sumamente necesario para la Humanidad.

¿Por qué?

Nos dice Luis Weinstein:

El  Asombro, la vivencia de donde surge la filosofía, la ciencia, la espiritualidad, lo poético, la base del arte, la emoción que nos lleva al compañerismo existencial, al terreno en que aparece la tendencia a la ayuda mutua, a la promoción del otro, a la amistad, al amor, a la creatividad, a confiar, a tener coraje de ser, a la esperanza. (*)

El Asombro es natural, se manifiesta en bebés y en niñas y niños de corta edad.

Y para sobrevivir, y vivir en plenitud, la Humanidad necesita volver a lo natural.

Los sentimientos de Amor y Solidaridad son naturales, nacemos con ellos. El odio y el egoísmo son adquiridos.

De la misma manera nacemos con el sentimiento de ser Naturaleza, de pertenencia a la Vida. Luego se adquiere el creernos el centro del universo, el separarnos de la Naturaleza, de considerarla como “recurso” y no vida.

Jugamos y nos asombramos. Hicimos un viaje al encuentro de la niña/del niño que somos.

¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

Julio

(*)

El Asombro y la Esperanza, Luis Weinstein. Cuadernos de La   Internacional de la Esperanza- XI –

http://www.altaalegremia.com.ar/contenidos/cuaderno_11_asombro_y_esperanza.html

 

 

Destacados

Hemos recibido

4787840

visitas

Hay 11 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com