Cartas que salen del cuerpo » Nro. 261 - Moral utilitarista - 15/03/17

Última actualización: 15/03/2017

Carta 261: 16/03/17

MORAL UTILITARISTA

      “Moral viene de mores, que significa costumbres”, nos dictaba con voz pausada el profesor en la Escuela Secundaria. En aquellos muy lejanos tiempos era habitual que las o los docentes dictaran sus clases para que los estudiantes escribiéramos en la respectiva carpeta, aunque también nos sugerían libros de estudio.

      Siempre me quedó eso de “Costumbres”. Conversando hace unos años con el amigo Jean Charpentier, sociólogo rural, me explicaba que en realidad se trata de las “normas” consensuadas por un grupo humano.

       

      Está claro que las costumbres responden a un valor (o anti-valor) que está arraigado en ese grupo humano. En definitiva esos valores (o anti-valores) son la esencia de una cultura.

      La costumbre de considerar todo en la vida en función de la utilidad que puede brindar a la persona o grupo de personas, lleva a situaciones que distorsiona la esencia del ser humano.

      ¿Por qué hablamos de “la esencia” del ser humano?

      Lo hacemos convencidos que lo natural es la solidaridad, el amor a la Vida, sentirse bien si los demás están bien.

      Este convencimiento es fruto de lo que la Vida nos ha regalado vivenciar interactuando con niñitas y niñitos pequeños.

      Al hacerse “costumbre” relacionarse con todas las manifestaciones de la vida como “recuso”, se naturaliza esta moral utilitaria.

      Se habla con naturalidad de “recursos naturales” y de “recursos humanos”.

      No es de extrañar. Es propio de la cultura antropocéntrica en la cual la Humanidad está mayoritariamente subsumida.

No ve suelo, aire, agua, flora, fauna como manifestaciones de la Vida, sino que considera todo con la categoría utilitarista de “recurso” a su disposición y así actúa, depredando y expoliando irracionalmente a nuestro Planeta.

Esta alienación lleva a considerar “recurso” a otros seres humanos, generando injusticias sociales, inequidad, explotación, violencias de todo tipo y guerras.

Sin embargo, hay reacciones que demuestran el anhelo de otra forma de vivir. Reacciones que se manifiestan en protestas, movilizaciones y, sobre todo, acciones concretas solidarias, amistosas entre los seres humanos y amistosas con toda forma de vida.

Preguntarse cómo está de arraigado la moral utilitarista en una misma/uno mismo, es un paso concreto hacia el cambio cultural que el Mundo necesita.

        Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                                   Julio

 

La minga es una forma de trabajo colectivo típico de los pueblos indígenas de los Andes y practicada también en nuestra región.

Este ejemplo de organización nos ha guiado para que entre todos busquemos modelos de vida digna basados en la justicia social. 

Jafeth Gómez, Popayán, Colombia

 

 

Destacados

Hemos recibido

4541488

visitas

Hay 6 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com