Cartas que salen del cuerpo » Nro. 260 - No hacer daño, criterio para Acciones Políticas - 09/03/17

Última actualización: 10/03/2017

 Carta 260: 09/03/17

 

NO HACER DAÑO, CRITERIO PARA ACCIONES POLÍTICAS

 

Sin renunciar jamás a la Utopía de un Mundo Saludable en el que los seres humanos vivan en armonía entre sí y con toda forma de vida, conscientes que nos hallamos con un entorno dominado por la cultura antropocéntrica, tenemos que estar atentos a lo que pdemos hacer para la generación de políticas hacia el cambio cultural.

La cultura antropocéntrica, con su moral utilitarista, no prioriza el Cuidado de la Vida. Es una cultura que desconoce la Alegremia y la Amistosofía.

Afirmamos que toda acción Cuidadora de la Vida es un hacer desde otro paradigma cultural, desde la Cultura Biocéntrica.

Es un hecho político hacer visible el Biocentrismo: demuestra que está siendo posible la Cultura de la Vida.

Cualquiera sea el ámbito en donde estemos, estas acciones influyen en las políticas públicas. Se potencian si se realizan organizadas colectivamente y más aún, si son desde la comunidad.

En este hoy, con plena consciencia que éste no es el pensamiento generalizado en los estamentos de gobierno, ni en instituciones, ni en la sociedad, sugerimos un criterio: “Primum non nocere”.

“Primero no hacer daño”. La sentencia de Hipócrates, el médico griego que vivió entre el 460 y 370 a. de C.

 “Primero no hacer daño”, nos parece fundamental. Es una expresión muy sabia para el ejercicio de la Medicina, que vendría muy bien tenerla en cuenta en todos los actos de nuestra vida.

“Primero no hacer daño” es un criterio sugerido tanto al elaborar y ejecutar políticas institucionales y comunitarias en el ámbito local, como para evaluar políticas públicas.

Ejemplos:

Una acción que busca el cooperativismo entre campesinos promoviendo que cada uno de sus socios se especialice en un monocultivo determinado o en la compra comunitaria de agroquímicos, hace daño, no cuida la Vida.

Una política pública que recorta gastos sociales, que favorezca a minorías, que privatice la educación y la atención de la salud estableciendo un acceso discriminado según su capacidad económica, que intensifique el extractivismo, la deforestación, la construcción de grandes represas en ríos de llanura, es una política que hace daño, no cuida la Vida.

Ejecutar políticas Cuidadoras de la Vida en el ámbito local, hace visible otro paradigma, hace visible la Cultura Biocéntrica, y esto es transformador.

           

                  ¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                                            Julio

Destacados

Hemos recibido

4541526

visitas

Hay 8 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com