Cartas que salen del cuerpo » Nro. 252 - Re-Formarnos - 12/01/17

Última actualización: 11/01/2017

Carta 252: 12/01/17

 

RE - FORMARNOS

La inmensa mayoría de personas que hoy somos adultos. hemos transitado la niñez y la adolescencia en un entorno antropocéntrico, es decir, creyendo que el Ser Humano es el centro de Todo.

Las características inherentes al Antropocentrismo, han influido en nuestra formación como personas.

En este momento histórico, nos parece necesario detenernos a reflexionar sobre cómo estamos “formados” en esta cultura antropocéntrica.

Para ello, quizás nos ayudaría preguntar cuáles son las conductas que hemos naturalizado tanto en lo personal como en lo social.

Procuremos identificar algunas.

En lo personal se han naturalizado ciertos modos de vida tales como el individualismo y entender desarrollo como crecimiento económico.

En tanto en lo social se han naturalizado inequidades, violencias de todo tipo, guerras, contaminación, deforestación, extractivismo, manipulación genética.

¿Tiene algo de particular este instante que vive la humanidad?

Sin duda alguna.

Estas conductas que se han naturalizado a nivel global, tanto personales como colectivas, nos han llevado a una situación de no-salud.

Más aun, la especie humana se halla en peligro de extinción.

El calentamiento global, por todos percibido, y la constatación de la desaparición de especies vivas, advierten que nos hallamos en riesgo de no sobrevivir.

¡Vivimos gracias a que existen otros seres vivos!

Calentamiento global y disminución de especies vivas son antropogénicas, es decir producidos por la acción del ser humano.

Lo más profundo, a nuestro entender, es que desde muy pequeños se nos ha inculcado que el Ser Humano es dueño de la Naturaleza.

En el Antropocentrismo nos hemos formado perdiendo el sentir que somos Naturaleza. Esta formación ha adormecido la consciencia de que somos vida dentro de la Vida y el sentido de pertenencia.

¡Tenemos que re-formarnos! ¿Cómo?

No se trata de que Alguien nos re-forme.

No es sólo un trabajo personal sino fundamentalmente colectivo entre quienes estamos sintiendo la necesidad de dejar el Antropocentrismo.

La Esperanza es que hay una multitud de personas, grupos e instituciones que se plantean un cambio saludable de vida. En lo cotidiano, esto se traduce en otras pautas de producción y consumo.

La propuesta del Buen Vivir que nos llega de la Sabiduría Andina Ancestral, señala lo que a nuestro juicio es esencial; armonía entre los seres humanos y de los seres humanos con toda forma de vida: suelo, aire, agua, flora, fauna…

 Sentipensamos que lo fundamental es recuperar el sentir que pertenecemos a la Madre Tierra, a la Naturaleza, a la Vida.

Re-Formarnos en la Cultura de la Vida. Surgirán así conductas de cuidado de la Vida, de apoyo mutuo de los seres humanos entre sí y de los seres humanos con toda forma de vida.

¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!!

                                                                                   Julio

 

 

Destacados

Hemos recibido

4290884

visitas

Hay 24 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com