Cartas que salen del cuerpo » Nro. 231 - Antropoceno - 11/08/16

Última actualización: 10/08/2016

Carta 231: 11/08/16          

 

ANTROPOCENO

.       La historia geológica de nuestro Planeta nos dice que estamos en la Era Cenozoica, Período Cuaternario, Época del Holoceno.

Sin embargo, en ámbitos académicos se habla que estamos en el Antropoceno, era geológica provocada por las modificaciones que algunos seres humanos están ocasionando en el Planeta.

Modificaciones para nada positivas. Calentamiento global y pérdida de la biodiversidad, son algunas constataciones

A esta situación se ha llegado por las conductas que genera la Cultura Antopocéntrica, en la cual, como su nombre lo dice, el ser humano cree ser el centro de todo.

En cinco ocasiones se produjeron, en un breve período de tiempo, geológicamente hablando, desapariciones masivas de especies vivas. Es lo que se conoce como las “Cinco Grandes Extinciones”. En la quinta, hace 63 millones de años, desaparecieron los dinosaurios.

La acelerada desaparición de especies vivas nos habla de que algunos humanos han puesto en marcha la 6ta. Gran Extinción. La supervivencia de la propia especie humana, se halla en riesgo.

La vida exige el cambio de paradigma cultural para sacudirnos el  Androcentrismo y abrazar el Biocentrismo.

        Las suaves silenciosas brisas de la Vida, custodiadas por mujeres campesinas, por naciones de Pueblos Originarios, nos dicen que aun hay tiempo de darnos cuenta que la Vida es el centro.

        Científicos que no son mercenarios blandos de multinacionales ni de universidades que sólo tienen el pensamiento lineal del paradigma utilitarista, nos están diciendo lo mismo.

        Son los científicos que aman el saber y que nos van mostrando una ciencia que se abraza con la sabiduría.

        Hace ya varios años alguien me hizo llegar estos esperanzadores sentipensamientos de Ricardo Alancay, desde la hermosa Quebrada de Humahuaca:

        “Aquí nosotros, cuando nos fallan los seres humanos... miramos a nuestro alrededor y el Sol, y el río, los cerros y toda... toda la Pachamama está en nosotros.

         Y entonces decimos que la influencia de unos cuantos seres humanos no puede vencer a la gran influencia positiva de todo el Universo”

        De los Andes recibimos esas lecciones de Armonía, la Armonía con la que el ser humano andino vive consubstanciado con su paisaje.  Armonía que se genera cuando se concibe a la Naturaleza no como un objeto a dominar sino como un sujeto con quien dialogar. 

Más aun, el ser andino vive sintiendo que pertenece al Paisaje, a la Pachamama, a la Tierra. 

 

                            ¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                                                            Julio

Destacados

Hemos recibido

4658676

visitas

Hay 6 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com