Cartas que salen del cuerpo » Nro. 223 - Telecomunicación y Proxi(in)comunicacion - 16/06/16

Última actualización: 15/06/2016

Carta 223: 16/06/16

 

TELECOMUNICACIÓN Y PROXI(IN)COMUNICACIÓN

 

      Son vertiginosos los cambios en los medios de comunicación.

      Mi padre contaba que en 1930 escuchó la transmisión de la final de la 1ra. Copa del Mundo, entre Uruguay-Argentina, por medio de un aparato de radio instalado en un cine de la Ciudad de Alta Gracia, Córdoba, donde vivía.

      Revivencio con alegremia tiempos, no tan lejanos, en los cuales  escribía y recibía “cartas de verdad”. Esas que el amigo cartero traía a nuestro domicilio en un sobre con estampilla y con nuestro nombre.

      Hoy somos muy pocos quienes aun escribimos cartas de verdad, aunque sea de tanto en tanto. Las cartas de verdad han sido eclipsadas por los correos electrónicos llamados “mails” (lo cual me suena como una expresión del colonialismo idiomático).

      Recuerdo los teléfonos con una manivela que al girarla una operadora atendía, preguntaba por el número deseado y lo conectaba al mismo. Este procedimiento era tanto para llamadas interurbanas como para comunicarse con un vecino de la misma Ciudad de Cosquín, donde vivía y trabajaba en los años 60.

      Luego vinieron los teléfonos con un disco con los números y más tarde los de botonera.

      El telediscado interurbano e internacional, irrumpió allá por los 80 del siglo pasado.

      Y más reciente, los celulares, que al principio eran sólo para hablar. Más tarde se agregó el envío de mensajes de texto.

      De manera explosiva se van agregando aceleradamente múltiples funciones, utilizando sofisticados equipos.

      Se trata de un medio que telecomunica. Quienes lo usan, disfrutan hablando, enviando y recibiendo mensajes, intercambiando al instante fotografías y videos, con familiares y con personas amigas que se hallan en otros sitos de la misma ciudad o en otras provincias o países.  

      Nos parece necesario tomar consciencia que al mismo tiempo que telecomunica, incomunica con quien y con quienes se hallan en el mismo ámbito.

      Es notable que sea casi una constante, observar que alguien tenga la mirada puesta en la pantalla de su celular en reuniones de trabajo y en encuentros entre familiares y amigos.

      La atención se ve atrapada por conversaciones en voz alta o por envío y recepción de textos e imágenes, por medio de lo que se llama “chat” (otra expresión símbolo del colonialismo idiomático)

      En dos oportunidades presencié que la persona que pronunciaba una conferencia, pedía disculpas al auditorio para atender una llamada que recibía en su celular. Ocurrió en dos países distintos y se trataba en un caso de un disertante y en otro de una disertante. ¿Expresiones de globalización de la proxi(in)comunicación?

      Uy! …Disculpen…Interrumpo…contesto un mensaje que ha llegado a mi celular…

      ¡Nada fácil es el cambio de actitudes en uno mismo…!

      A no desmayar, Insistamos en ser coherentes… Cada paso que podamos dar con coherencia, es un avance hacia el Mundo Saludable por el cual trabajamos con Esperanza, Alegremia y Amistosofía.

      En ese Mundo Saludable, nada se puede interponer a la proxicomunicación.

      Nada es superior a los encuentros presenciales.

                           Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                                                  Julio   

Destacados

Hemos recibido

4462235

visitas

Hay 8 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com