Cartas que salen del cuerpo » Nro. 175 - Estilos de vida - III - 18/06/15

Última actualización: 17/06/2015

Carta 175: 18/06 /15

ESTILOS DE VIDA –III-

        Reflexionando sobre estilos de vida, decíamos que se ven otras luces, no luces que encandilan y enceguecen, sino luces que iluminan.

Una de esas luces que iluminan, nos dan las chicas y los chicos del Grupo Ambiental “Puragua”, de Fusagasugá, Departamento Cundinamarca, Colombia, al proponer una “nueva A”,la “A de Austeridad”, para  vivir con Alegremia.

Escuchemos lo que nos dice este Grupo amigo:

 

La Austeridad  nos enseña a vivir dignamente con lo  justo y necesario que nos brinda la vida en todas sus expresiones. También hemos  encontrado que en medio de tanta bonanza en el consumo, la gente no vive necesariamente mejor ni es más feliz.

La Austeridad que proponemos, no significa miseria, sino que implicar vivir normalmente, sin atentar contra la naturaleza, teniendo cosas pero no que las cosas lo tengan a uno.

Vivir con Austeridad y con Alegremia, para que podamos utilizar el tiempo necesario para compartir con nuestros seres amados, para jugar con nuestros hermanos y amigos, para amar todas las formas de vida que nos dan vida y para darnos el tiempo de reencontrarnos y conectarnos con la naturaleza y el cosmos. En fin, una Austeridad sobria, sana y feliz.

                

Nadie puede poner en duda la austeridad de Pepe Mujica, Presidente de la República Oriental del Uruguay, hasta hace pocas semanas.

        En cierta oportunidad, el diario “ABC” de España publicó una nota titulada  “Mujica, el presidente más pobre”, haciendo mención de su modesto patrimonio y de la donación del 90% del sueldo de Presidente a distintos proyectos de ayuda,  afirmando “ya que ese dinero me alcanza, y me tiene que alcanzar porque hay otros uruguayos que viven con mucho menos”.

        Veamos la respuesta de Mujica requerida por “El Diario” de Montevideo:

Yo no soy pobre, pobres son los que creen que yo soy pobre. Tengo pocas cosas, es cierto, las mínimas, pero sólo para poder ser rico. Quiero tener tiempo para dedicarlo a las cosas que me motivan. Y si tuviera muchas cosas tendría que ocuparme de atenderlas y no podría hacer lo que realmente me gusta.

Esa es la verdadera libertad, la austeridad, el consumir poco. La casa pequeña, para poder dedicar el tiempo a lo que verdaderamente disfruto. Si no, tendría que tener una empleada y ya tendría una interventora dentro de la casa.

Y si tengo muchas cosas me tengo que dedicar a cuidarlas para que no me las lleven. No, con tres piecitas me alcanza. Les pasamos la escoba entre la vieja y yo; y ya, se acabó. Entonces sí tenemos tiempo para lo que realmente nos entusiasma. No somos pobres.

 

Tanto las chicas y los chicos del Grupo “Puragua” como Pepe Mujica, nos hablan de la libertad.

Tomar consciencia que la libertad es componente esencial de la salud y de la felicidad, nos permite estar atentas y atentos a no caer en la esclavitud de las cosas, estar atentas y atentos a no transitar el camino del afán de tener por tener.

Transitar por ese camino, anula no sólo la capacidad de detenerse a considerar el para qué y el por qué tener, sino que anestesia de tal manera que hace olvidar que hemos venido al mundo a ser felices.

El Mundo Saludable que soñamos es un mundo de seres humanos libres y alegrémicos.

                   Hasta la Victoria de la Vida Siempre!!

                                                                          Julio

 

Destacados

Hemos recibido

4540147

visitas

Hay 7 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com