Cartas que salen del cuerpo » Nro. 152 - Alerta con el Etiquetar III - 13/11/14

Última actualización: 12/11/2014

Carta 152: 13/11/14

 

ALERTA CON EL ETIQUETAR-III-

 

Siento el impulso de compartir una etiqueta a los seres humanos que por bastante tiempo la empleé en mi trabajo médico hasta que un día recibí el regalo de la Vida de reflexionar sobre la misma y me liberé.

Se trata de la etiqueta “paciente”. Junto con “receta” fueron las dos primeras palabras que borré de mi léxico.

“Paciente” se asocia con “paciencia”  Coloca a la persona en una situación de dependencia, en el mejor de los casos de una “amable dependencia”.

La asimetría se hace sentir. No existe el Diálogo sino una serie de recomendaciones en una sola dirección.

En los lejanos tiempos en que era estudiante de medicina, escuchaba otras etiquetas que felizmente nunca adopté, como por ejemplo “vean ‘el caso´ de la cama…”.

Otra etiqueta a la cual no sucumbí fue cuando me inicié en la atención del Consultorio Externo de la Fábrica donde trabajaba. La costumbre instalada era llamar con un grito: “Pase el Control Nro. tal”, y se hacían pasar a varias personas al mismo tiempo.

Causaba sorpresa y cierto malestar que ese recién llegado jovencito llamaba por su nombre y de a uno por vez.

Y en los tiempos actuales mi capacidad de asombro se superó al escuchar con toda naturalidad a un médico en un reportaje radial, que anunciaba que atiende a sus “clientes” en tal lugar…

Mujeres campesinas del norte argentino, me enseñaron otras modalidades de haceres, compartiendo sus saberes terapéuticos de manera solidaria.

“Tengo que estar bien”, “no tengo que estar apurada”, “siempre ofrecer con cariño”, “siempre tengo que preguntar si quiere recibir la práctica”, “debo estar dispuesta a enseñar”, son algunas de las tantas expresiones que he escuchado al comentar cómo ofrecen un masaje, un té de alguna hierba o alguna otra práctica.

Hoy, desde mi platea, a más de medio siglo de aquel día en que recibí el diploma de médico, sentipienso que la misión del trabajador de la salud, es acompañar.

Acompañar sólo es posible si se establece el Diálogo.

Diálogo amable, respetuoso, acompañando a un ser humano que no debe ser considerado como “paciente”, sino que tiene la capacidad y la sabiduría de su ser, para ser un “haciente” del cuidado de su salud.

 

    Hasta la Victoria  de la Vida Siempre!

                                                                       Julio

 

 

Destacados

Hemos recibido

4420695

visitas

Hay 8 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com