Cartas que salen del cuerpo » N° 130 - Estoy en contra del "Progreso" - 29/05/14

Última actualización: 21/05/2014

Carta 130: 29/05/14

 

ESTOY EN CONTRA DEL “PROGRESO”

.       Plenamente consciente que esta afirmación puede resultar extraña, lo digo enfáticamente: estoy en contra del “progreso”.

Parece una contradicción ya que en nuestro idioma castellano “progreso” significa adelanto, perfeccionamiento, mejora.

Estoy en contra del “progreso” como es entendido en la actualidad, puesto que implica la destrucción de la vida, lo cual para mí no es adelantar, ni perfeccionar, ni mejorar,

        Un ejemplo lo tenemos en la búsqueda de fuentes de energía. El “progreso” como se entiende actualmente, demanda más y más energía sin preguntarnos para qué, para quiénes y con qué costo para la vida.

        Las fuentes de energía hoy dominantes proceden del carbón, del gas, del petróleo, de los agrocombustibles y de las grandes represas de agua.

Todas ellas emplean tecnologías y actividades tales como perforación de pozos de petróleo, fracking, deforestación y otras con un fuerte impacto negativo para el Planeta. En nuestra cotidianeidad ya evidenciamos este impacto, por ejemplo, con el calentamiento global.

        En cuanto a la energía nuclear, se argumenta que no contribuye al calentamiento global. Sin embargo, conlleva riesgos en sí misma como ha ocurrido por fallas en los reactores en diversos países en numerosas oportunidades, implica actividades mineras contaminantes para la extracción del combustible y los residuos radiactivos perduran por siglos.

        El afamado científico James Lovelock, coautor de la Teoría Gaia, defiende la energía nuclear como el “medicamento que causa menos daño” para que “las luces de la civilización sigan encendidas”.

Aduce que las fuentes de energía renovables como la eólica, la solar, la del flujo de las mareas y las microusinas  en pequeños cursos de agua, no generan actualmente suficiente energía para “mantener las luces de la civilización”.

        Alguna vez nos hicimos estas preguntas que reiteramos:

¿Por qué tienen que seguir encendidas las luces de esta civilización?

¿Por qué no cambiar ya de estilo de vida?

¿Por qué no adoptar ya otros patrones de consumo?

         ¿Por qué en lugar de pensar en fuentes de energía al servicio de un modelo de Vida que destruyen el Planeta y acaban con nuestra propia vida, no pensamos en una reinvención de nuestra manera de vivir que nos permita seguir formando parte de la Vida?

        Sostengo que debemos ir al fondo de la cuestión, a las causas estructurales que nos han llevado a este sistema caracterizado por las  desigualdades e inequidades sociales y por la agresión a toda forma de vida.

        Entendemos que se impone, y de manera urgente, un cambio de cultura. Una manera diferente de entender la vida.

        En otras palabras, dejar el antropocentrismo en tanto tengamos tiempo y abrazar el biocentrismo, recuperando el sentir que somos Naturaleza, que somos vida dentro de la Vida.

hasta la Victoria de la Vida Siempre!!

                                                                           Julio

       

       

 

Destacados

Hemos recibido

4462166

visitas

Hay 10 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com