Cartas que salen del cuerpo » Nro. 117 - Gratuidad de la atención de la salud y de la educación . 07/02/14

Última actualización: 07/02/2014

Carta 117: 07/02/14

 

GRATUIDAD DE LA ATENCION DE LA SALUD Y DE LA EDUCACION

 

Salud y de Educación son conceptos amplios, que no se reducen a sistemas formales de atención.

En esta oportunidad, sin embargo, me permito compartir algunas reflexiones motivadas por charlas en torno al acceso gratuito a los servicios públicos de atención de la salud y de la educación en Argentina.

Charlas mantenidas  con amigas y amigos que nos han visitado del extranjero y también al tener oportunidad de viajar a un par de países de este Continente, en los últimos meses.

Quisiera resaltar el asombro de mis amigas y amigos cuando se enteran que el acceso a estos servicios es gratuito.

-      ¿Cómo que es gratis? ¿no se paga nada…? Dime,  ¿no pagas si concurres a un Centro de Salud o a un Hospital? ¿No pagas si te internas? ¿y si te operan? ¿y el parto? ¿y si el recién nacido tiene que ir a Neonatología?

-      ¿No pagan para ir a la escuela primaria? ¡qué! ¿tampoco para concurrir a la secundaria? ¿Tampoco en las Universidades?

-      ¡No puede ser…! Ahora me explico por qué muchas personas jóvenes van a estudiar a tu país.

-      ¡Quiere decir que se puede! En mi país hay que pagar por todo.

El asombro ha ido en aumento cuando les cuento de la distribución gratuita de netbooks a las y los estudiantes secundarios de las ecuelas públicas del país.

Y asombro mayúsculo cuando se enteran que en Formosa, mi Provincia, se distribuye a principio de cada año lectivo uniformes, calzado, cuadernos, lápices y carpetas a cada estudiante y delantales a cada docente.

Como vivo cerca del Puerto de Formosa, les narraba mi emoción al ver llegar por la mañana  la primera lancha desde Alberdi, Paraguay, de la cual desembarcan niñas, niños y jóvenes con su uniforme y dirigirse presurosamente a diversas escuelas públicas de la Ciudad. Esto llevó a comentarles que la población del país hermano se asiste también gratuitamente en los Centros de Salud y Hospitales de la Ciudad. Más asombro de mis interlocutores.

Seguramente falta mucho, quizás muchísimo… De allí protestas señalando lo que falta, lo cual está bien, diría muy bien, porque siempre se debe avanzar hacia lo que consideramos en ese instante es la excelencia. Es aun mejor cuando junto a las protestas se formulan propuestas. Jamás se las debe criminalizar.

Lo que considero no es un aporte constructivo cuando las protestas son por la protesta misma, alentadas sin asumir responsabilidades o motorizadas con intenciones no explicitadas. Por lo general este tipo de protestas se expresan con estridencia, exacerbando los ánimos, fomentando el mal humor, el pesimismo y el enojo que siempre llevan a la parálisis y a una constante frustración.

Es por ello que creo oportuno reflexionar sobre lo que tenemos, valorarlo y defenderlo.

Algunos lo llaman, con un dejo peyorativo, “populismo” propio de un  “Estado de Bienestar”.

Por mi parte, desde mi época de gremialista, defendiendo la gratuidad universal de la atención de la salud, optaba por hablar del  “Estado Solidario”. 

Los seres humanos naturalmente nos sentirnos muy bien ante los signos de solidaridad. Anhelo un pueblo feliz vivenciando la solidaridad.

 

                                      Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                                                    Julio

Destacados

Hemos recibido

4906790

visitas

Hay 9 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com