Cartas que salen del cuerpo » Nro. 115 . "El Planeta siempre ha de vivir..." - 14/12/13

Última actualización: 12/12/2013

 Carta 115: 13/12/13

 

“EL PLANETA SIEMPRE HA DE VIVIR…”

 

        A mediados de los 80 vivía en la ciudad de Resistencia, capital de la Provincia del Chaco, norte de Argentina.

En un modesto local vecino, trabajaban componiendo calzados dos personas, un señor mayor y otro más joven, con quienes mantenía agradables conversaciones. Lamento no recordar sus nombres.

Era para mí un paso obligado en mi camino hacia la Escuela de Salud Pública, en donde era docente en aquel entonces, y me regalaba el placer de detenerme a conversar con ellos sobre los más variados temas.

        Recuerdo una tarde en que nos enfrascamos conversando acerca de los daños que provoca la deforestación, el uso de químicos (en aquellos años era el temible Paratión), las armas químicas y nucleares y temas similares que siempre me han apasionado.

        De repente tomo consciencia que me quedaban pocos minutos para el inicio de una clase, me pongo de pie, tomo mis carpetas y digo como para concluir la conversación:

 

           -      El hombre está haciendo tantas calamidades que está matando al Planeta…

 

        El señor mayor me mira, deja sus herramientas, se pone de pie, me mira fijo y da un paso adelante diciéndome con énfasis:

 

          -      No mi amigo, esta vez para nada de acuerdo con Ud. Eso nunca va a suceder. El Planeta siempre ha de vivir. Si es necesario,          se va a sacar al hombre de encima

 

Jamás olvido esa escena.  A menudo la recuerdo valorando su enseñanza.

La  supervivencia de la especie humana está en riesgo por acciones que el mismo ser humano insensatamente comete, tales como deforestación, fumigaciones con agrotóxicos, quema de hidrocarburos y otras que están provocando, entre otros fenómenos, el calentamiento global y la disminución de la biodiversidad.

Como si esto fuera poco, la locura suicida ha llevado a que se hayan acumulado arsenales de miles de artefactos nucleares.

De usarse sólo 100 de ellos, se provocaría un invierno nuclear incompatible con la vida, como ha sido científicamente demostrado por el profesor Alan Robock (1)

Esta realidad tiene que estimularnos a ser protagonistas de la Revolución por la Vida. No podemos permitirnos bajar los brazos ni paralizarnos.

Revolución por la Vida es la Revolución del cambio cultural.

Dejar de sentirnos el centro y dueño de todo, como es en la Cultura  Antropocéntrica dominante que nos ha llevado al borde del abismo.

Sentir que somos vida dentro de la Vida, pertenecemos a la Vida, corrernos a la Cultura Biocéntrica.

Esto es dejar la Cultura de la Muerte y abrazarnos a la Cultura de la Vida.

Desde la Cultura de la Vida construir día a día una Nueva Civilización.

 

Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

                                                                                    Julio

 

(1)  Profesor de la Universidad de Rutgers, New Jersey Estados Unidos.

Recomendamos ver  el trabajo  http://climate.envsci.rutgers.edu/pdf/RobockNatureNW.pdf,

como así también su página

 http://climate.envsci.rutgers.edu/nuclear/

 y numerosos otros enlaces que podemos leer en español gracias al Traductor Google

Destacados

Hemos recibido

4915694

visitas

Hay 8 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com