Medicinas Tradicionales, Naturales y Bioenergéticas » Ubicación de las Medicinas Alternativas en el Campo de la Salud

Última actualización: 17/06/2009

 UBICACIÓN DE LAS MEDICINAS ALTERNATIVAS EN EL CAMPO DE LA SALUD

Dr. Marcos Meeroff


La Sociedad de Medicina Antropológica ha decidido desde el momento de su constitución la incorporación de las medicinas alternativas, lo que en alguna medida implica una decisión audaz, pero basada en la firme convicción que la medicina no puede ignorar tendencias, conceptos, planes terapéuticos, por el solo hecho de no conciliar con los fundamentos de la medicina hegemónica dominante en el mundo occidental. De ahí la necesidad de explicar a los profesionales de la salud nuestra decisión. Lo hacemos con la máxima amplitud.
En la reunión científica de julio del corriente año, con la colaboración de la Dra. Massimilla, Directora de la Escuela Argentina de Homeopatía "Dr. Tomás Paschero" abordamos el tema. Transcribo mi disertación que comprende los siguientes tópicos:
1. Definición y contenido de la medicina antropológica, para después,
2. Analizar en su conjunto las medicinas alternativas.
 
I
DEFINICIÓN Y CONTENIDO DE LA MEDICINA ANTROPOLÓGICA

Los conceptos básicos de la medicina son para nosotros los siguientes:
1. El hombre social, integral e individual, necesita, más aún exige, una medicina del mismo tipo, integral y adecuada a la individualidad de cada persona.
2. El objetivo de la medicina es el de promover la salud mediante la prevención y el tratamiento de los procesos patológicos con rehabilitación de quienes lo padecen.
3. Es obligación primera de la Sociedad garantizar ese derecho primordial del ser humano.
4. La medicina juzga su eficacia por sus logros prácticos en la promoción de la salud, basando sus principios en conceptos legales y morales por los cuales el médico debe obrar.
5. Es una disciplina de base fundamentalmente científica que tiene principios específicos, objetivos independientes y métodos propios de evaluar sus resultados. Debe verse, entonces, como disciplina autónoma con leyes y métodos propios que se benefician con el mutuo intercambio de la metodología con ciencias biológicas y sociales.
6. Constituye una actividad del pensamiento cuyos métodos para estudiar los fenómenos que ocurre en los distintos niveles de la complejidad del ser humano, son necesariamente diferentes, siendo algunos científicos y otro probablemente no.
7. El médico debe
a. Pensar y actuar racionalmente
b. Reconciliar los métodos científicos con el humanismo
c. Estudiar sistemáticamente las relaciones entre los factores sociales, psicológicos y biológicos que determinan la distancia entre salud y enfermedad a la vez que explican la historia natural y variable de la mayoría de las enfermedades.
8. En la aplicación práctica de esos postulados el enfoque debe comprender:
a. Concepto positivo e integrativo de la salud.
b. Necesidad de la participación activa de la persona en el cuidado de su salud.
c. Concepto del médico como educador.
d. Concepto multifactorial de las enfermedades.
e. Empleo igualmente factible de procedimientos naturales, no invasivos, no ortodoxos para tratar las enfermedades.
9. Siendo la base científica de la medicina una amalgama de las ciencias biológicas con las sociales, lo que se denomina actualmente "ciencia única de la persona" es indispensable una relación cada vez más estrecha entre la profesión médica con otras profesiones que participan en el cuidado de la salud y la atención de la enfermedad de carácter inter y más aun transdisciplinaria.
10. Así considerada la labor del cuidado de la salud, constituye una función social, que debe brindar sus servicios a toda la población, sin ninguna clase de discriminación de sexo, edad, nacionalidad, confesión religiosa y sobre todo de naturaleza económica.
Se consagran los derechos de los enfermos, su autonomía, su dignidad y confidencialidad. De aquí surgen las normas éticas, cuyo documento ecuménico es la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1949).
La medicina antropológica satisface ese decálogo de exigencias.
Es un modelo médico que suma al modelo biomédico la concepción somatopsicosociocultural; supera el reduccionismo biomédico y ubica la tecnología en su exacto lugar, despojándola de la tecnolatría sin caer en la tecnofobia. Es el modelo que propiciamos para esta etapa de la evolución de la sociedad.
En el año 1945, E. Mira y López, en el prólogo del libro "Clínica Psicosomática" de L. Zeno y E. Pizarro Crespo, fundamentó muy bien lo que significa la medicina antropológica: "Creemos que el próximo paso de la ciencia médica será el de su ascenso al concepto de "eubiatria", o sea, de medicina integral que, además de tener el doble enfoque psicosomático y somatopsíquico, (propiamente antropológico y antropodinámico), tomará en cuenta la influencia genética (patología constitucional) y el factor ecológico. Esto último en su doble comprensión de los fenómenos morbosos y su tratamiento de acuerdo con criterios colectivos de medicina social e higiene pública y también presupone una total reorganización del aspecto "profesional", donde habrá nuevos derechos y deberes, nuevas estructuras orgánicas y nuevos medios de actuación de los futuros egresados," eubiatras". Estamos lejos todavía de llegar a esta medicina profiláctica, social y global pues para ello es preciso vencer obstáculos milenarios y cambiar la cultura tabicada de nuestros días por una cultura infinal".
Su contenido los precisamos siguiendo a Gil Yepez
· Concepción del paciente como persona.
· Concepción de la clínica con mayor selectividad e idoneidad de la singularidad del paciente.
· Ubicación del paciente en su medio ambiente.
· Atención a la condición situacional indisoluble del individuo y existencial del paciente.
· Concepción de la relación médico-paciente científica, técnica y humanística.
· Metodología del trabajo clínico y de investigación individual y multidisciplinaria.
 
II
NUESTRO ENFOQUE DE LAS MEDICINAS ALTERNATIVAS

Bajo este nombre incluimos una serie de tendencias y escuelas médicas, que actúan fuera del marco oficial de la labor médica, de variable antigüedad y que gozan actualmente de gran aceptación de la comunidad. Podríamos decir que se trata en conjunto de otra medicina. Algunos autores suman a ellas, terapéuticas complementarias a las que recurren tanto la medicina oficial como las alternativas. Así ha surgido la sigla MAC, que incluye las medicinas alternativas y complementarias.
Vamos a ocuparnos de las medicinas alternativas:
Las que estudian y ejercen colegas responsables y merecen ser analizadas por una entidad como la nuestra que considera que la medicina es una sola y que en ella caben todo lo que es útil para cuidar la salud y curar las enfermedades.
Algunas surgieron y desarrollaron en el mundo occidental, caso de la homeopatía. Otras proceden del mundo oriental, donde siguen vigentes y a donde concurren los médicos de este lado del orbe para aprender en la fuente misma dichas modalidades médicas. No es raro, como consecuencia, que estudiando las medicinas alternativas, nos encontremos con fundamentaciones y concepciones filosóficas distintas de las que denominan en la medicina occidental, creando un problema adicional que escapa de la práctica médica propiamente dicha.
En un intento de clasificar las más importantes, surgió el siguiente esquema:
a. Basada en una concepción etiopatogénica original por cierto, pero totalmente diferente de la que ha elaborado la medicina alopática: es la medicina homeopática.
b. Fundamentadas en las propiedades de la naturaleza, que consideran necesario respetar hasta la adoración, son las medicinas naturistas que en el pasado han elaborado procedimientos diagnósticos y terapéuticas, que en ocasiones se asociaron a mandatos religiosos. Es el caso de las medicinas indigenistas, la naturista china, etc.
c. Relacionada con ella, es la acupuntura, cuya evolución es el ejemplo de cómo muchas prácticas e indicaciones son aprovechadas plenamente por la medicina oficial actual.
d. De la misma manera, demostrando que los límites son fluidos y laxos, citamos la fitoterapia, ahora reivindicada en todos los centros científicos oficiales, lo que no podía ser de otra manera. La naturaleza nos provee de recursos terapéuticos y los sintéticos se crean a partir del descubrimiento de substancias naturales de eficacia curativa. Como siempre, el invento es consecuencia de un descubrimiento. Se descubre la electricidad y se inventa la luz artificial.
e. Los aportes más recientes se refieren a las medicinas de base energética, que nos conducen a un camino hasta ahora ignorado, aunque sospechado, implican un cambio total en el ejercicio de la medicina. La biofísica reemplazará la bioquímica. La biología molecular es reemplazada porque estamos haciendo consideraciones a nivel del átomo y subátomo; es la Nanobiología.
Es sabido que la materia se desintegra y deriva en un sistema de interrelaciones entre elementos, ondas o partículas, que escapan al intento - por ahora - de visualización. Ese es el fundamento de la bioenergética, cuya aplicación en medicina comprende recursos de la más variada índole con los que se busca regularizar la energía alterada de los pacientes.
Una variedad definida de esa medicina es la magnetoterapia, cuyo fundamento científico es el siguiente:
1. En el universo todo vibra;
2. Existe el dualismo: todo tiene su opuesto;
3. Existe un punto de equilibrio para el uso de los opuestos;
4. La salud es la neutralización armónica y el equilibrio de todos los elementos vibratorios. En consecuencia, los átomos constituyentes de cualquier substancia, mantienen una fuerza de cohesión de energía cuántica que les permite un equilibrio estable;
5. La fuerza que actúa en la generación y división celular es magnética;
6. La inducción del campo magnético actúa por resonancia en los distintos elementos que integran cada estructura a través de los átomos y su polaridad.
Pero todas estas medicinas tienen subyacente, un común denominador. Todas ellas se proclaman holistas u holísticas, vale decir que conciben al ser humano como una totalidad a la que deben cuidar. La medicina antropológica sostiene lo mismo, con algunas diferencias conceptuales que ya analizaremos. Por ahora, retengamos esta referencia conceptual esencial.
En las últimas décadas, unas más otras menos, han conquistado grandes sectores de la población, lo que se debe a las siguientes causas:
1.- La pérdida de confianza de la población en la medicina hegemónica actual, modelo biomédico, somaticista y por consiguiente reduccionista y deshumanizada al ser tecnolátrica.
2.- Las medicinas alternativas encuentran aceptación fácil, no solamente en los sectores de menos recursos, en parte por el halo de misterio que las rodea o con el que las rodean quienes las ejecutan. Y eso atrapa con fuerza irresistible. Es el episodio, se non e vero ben trovato, del colega que, ante el fracaso económico que sufre, se instala como curandero en una pequeña villa. Le va muy bien, por lo que es denunciado por ejercicio ilegal de la medicina por colegas de la zona invadida. Cuando le allanan el consultorio, exhibe su diploma pero con un pedido al comisario; "por favor que no lo sepan los enfermos".
3.- Las medicinas alternativas tienen méritos propios. Conceptualmente holísticas condicionan una muy correcta y cordial relación médico-paciente. El paciente concurre ilusionado que va a curarse. Porque sabe de amigos que se "curaron"; porque confía más en la medicina mágica que en la medicina solamente humana. Luego se encuentra con una persona atenta, que lo escucha. Si a eso se agrega algún procedimiento semi o totalmente misterioso, tanto mejor. Más aún, "cobra poco", promete curación, receta pocos medicamentos y de menor precio que los medicamentos de laboratorio, se empeña en aconsejarle reglas de higiene alimentaria y de vida en general. Cómo no va a registrar ese profesional una buena suma de éxitos? No hay ningún secreto en ello. Qué curan siempre? Tampoco la medicina convencional lo logra.
Que abundan los médicos MAC que cometen tropelías y engaños? No son mas que las que cometen los médicos convencionales. Que la metodología de los MAC favorece esas llamémoslas "irregularidades" o faltas de ética, podría ser cierto, pero la honestidad es cualidad personal y quien lo es no se convertirá en tramposo, por más que le incita el tipo de medicina que ejerce. De la misma manera, no es explicación y justificación de actos corruptos el que la corrupción se difunde estimulada por el ejemplo que prodigan los dueños del poder.
Resulta fácil de comprender, entonces, que las medicinas alternativas tengan rotunda aceptación en el mundo occidental.
Informa el americano Golub: en USA 1 habitante de cada 3 experimenta con terapias de relajación, hierbas medicinales, acupuntura, quiropraxia, sanación espiritual y otros enfoques medicinales "alternativas", paralelas a la medicina "estándar". Se estiman en 425 millones las consultas a sanadores "alternativos", en contraste con las 388 millones de visitas al médico de la familia u otros médicos de atención primaria. En términos monetarios, se gastan 13.700 millones de dólares en estas terapias no convencionales (de las cuales 10.300 millones fueron pagados por los pacientes, es decir, no los cubría el seguro).
Schinder aporta otros datos no menos elocuentes:
1.- En Gran Bretaña sobre 461 encuestas realizadas entre médicos generalistas del Servicio Nacional de Salud, el 68% habían estado involucrados en alguna forma de medicina complementaria en la semana previa y el 15% practicaba alguna forma de MAC, siendo las más comunes la homeopatía, la acupuntura y la osteopatía.
2.- Un estudio Noruego (Risberg y colab.) señala que un 20% de enfermos oncológicos recurren a "terapias no probadas", como ser imposiciones de manos, hierbas, vitaminas, etc.
3.- En Belo Horizonte (Brasil), maestras de escuelas primarias recurrían a "curas especiales": remedios caseros, plantas, curadores tradicionales.
4.- Coper y Stoflet, en USA hacen un cálculo prospectivo según el cual entre 1988 y 2010, las medicinas alternativas serán empleadas en el 86% mientras solo el 14% recurrirán a médicos convencionales.
5.- En Australia, en un lote de 3.000 personas, el 48.5% recurría a medicinas alternativas. En México, sobre 271 pacientes con algias de tipo reumatológico, el 85.6% admitía haber recibido una media de 3 a 4 tratamientos de MAC.
Una excepción digna de destacarse: De un grupo de 2.000 israelíes, de entre 45 y 75 años de edad, solo un 6% recurría a los MAC y un tercio de estos recurría a medicinas convencionales y alternativas. No conozco datos concretos de nuestro país, pero sumando mis referencias personales a las de otros colegas, el cuadro es similar al que se señalan en otras latitudes.
En nuestro país la posición doctrinaria ante las medicinas alternativas ha sido muy bien definida por F. Escardó:
"Las grandes renovaciones de la medicina, o mejor dicho del pensamiento médico, han provenido típicamente de los heterodoxos, es decir de aquellos capaces de ver más allá o distinto de las normas escolares; yo quisiera que mis corresponsables se interesen lo mejor posible en las biografías de Vesalio, Semmelweiss, Ferrán, Reuch o Freud. El rechazo que los innovadores experimentan es inútil, si bien los hace sufrir mucho en el orden personal y las nuevas ideas siguen dos caminos: o bien se incorporan tardíamente y a regañadientes a la enseñanza oficial o bien, ignoradas o desconocidas por ella, ingresan a la cultura comunitaria que las adoptan según sus necesidades haciendo caso omiso de la ortodoxia académica. La historia de las múltiples psicoterapias derivadas del psicoanálisis es bien representativa de este proceso. Si la heterodoxia es auténtica y creadora acaba por impregnar a la cultura, deja atrás los marcos escolásticos que, procesos de un sistema socio-económico que no perciben, parecen complacerse en su resistencia".
Golub (U.S.A.), recientemente sostiene:
"Una cosa está clara, si la gente que paga por la ciencia no toma decisiones respecto a su uso, otros lo harán. De la misma manera en que concluimos que no podíamos confiar las metas de la defensa nacional al complejo militar-industrial, estamos empezando a entender la inconveniencia de encomendar los objetivos de la medicina científica al complejo médico-industrial. No quiero decir que éste sea un ente maligno; en su mayoría está compuesto por personas convencidas de estar haciendo lo correcto para la sociedad y, por supuesto, muchos de sus logros sí se traducen en un mayor bienestar real. Pero deja poco espacio a otras perspectivas (descubro que debo enfatizar continuamente a mis amigos y colegas de la industria biotecnológica que no soy su enemigo), y la fuerza ejercida por este conjunto del electorado es enorme".
Nuestra Sociedad les abrió las puertas, por la sencilla y fundamental razón que las medicinas alternativas son propuestas variadas cuyo objetivo es cuidar la salud y atender las enfermedades. No tiene sentido, excluirlas y hasta perseguirlas por la otra razón, ya menos convincente, que se funda en concepciones no científicas, cuando, como lo destacamos al comienzo "la medicina constituye una actividad del pensamiento cuyos métodos para estudiar los fenómenos que ocurren en los distintos niveles de la complejidad del ser humano, son necesariamente diferentes, siendo algunos científicos y otros probablemente no". Subrayamos lo de probablemente, ya que hay medicinas alternativas que se encuadran en una concepción científica. Por otra parte la ciencia proporciona conocimientos relativos, en permanente renovación. De lo contrario se absolutiza, se dogmatiza y deja de ser ciencia. Ya lo dijeron los griegos: "la ciencia mas que descubrir verdades corrige errores". Suelo sostener que las heterodoxias de hoy a menudo son las ortodoxias del futuro. El orgullo del científico no reside en declararse el único dueño de la verdad, sino mantener la mente abierta a todas las ideas y teorías que contrarían sus formulaciones. De unos y otros solo se pide racionalidad y responsabilidad, las hermanas de la libertad y eso vale para la filosofía, la ciencia y, por consiguiente la medicina, que tiene mucho de amabas.
Apelando al mismo derecho que le reconocemos a las medicinas alternativas, en cuanto médico antropológico señalo aspectos polémicos que no hago más que enunciar; deben ser temas a debatir en los centros científicos y los menciono para temario de nuestras sesiones:
1.- La medicina antropológica es holística y se precia de ser la más amplia en este terreno, pero también averigua en el contenido del todo, lo que ayuda y mucho en el diagnóstico y orienta en el tratamiento. Gracias a esa modalidad de estudio, se cuentan los grandes adelantos de la medicina de Occidente en los siglos XIX y XX. En general, las medicinas alternativas se cierran a ese agregado.
Un juego de palabras sintetiza las diferencias.
En ingles HOLE (agujero) y WHOLE (todo) suenan casi igual. La medicina alópatica solo estudia el HOLE, las alternativas el WHOLE, o sea la enfermedad y el enfermo respectivamente. La medicina antropológica estudia ambos, el HOLE y el WHOLE, el todo y una de sus partes.
 
 
Medicina Alopática - Medicinas Alternativas - Medicina Antropológica
 
2.- De ahí la diferencia entre técnica humanizada de la medicina antropológica y el rechazo de la técnica de las mayorías de las medicinas alternativas.
3.- A partir de una concepción dualista, en la que militan medicinas de la persona, caso de Jores, no pocas medicinas alternativas desembocan en la metafísica con dos derivaciones: una modelo Teilhard de Chardin y Abate Guitton y otra, ya menos aceptable con empleo con fines terapéuticos de recursos que terminan en el charlatanismo más desenfrenado por un lado y en el incontrolado irracionalismo en el que todo vale como es el "new age", la "onda Reiki", etc.
Todo ello tiene repercusión en el cuidado de la salud según propuestas del posmodernismo, que alcanzó su máximo desarrollo en la década anterior, la del 80, con su pretensión negativa de un inmovilismo e individualismo que termina propiciando en el bendito pasado y la concepción creacionista.
Aclaro: no invito al consenso. El disenso es la generadora del progreso.
En conclusión propiciamos:
1.- Incorporación de las medicinas alternativas en el programa de estudio de nuestras Facultades de Medicina.
2.- Legalización de las mismas por los Ministerios de Salud de la Nación y provincias.
A su vez, al ocurrir esto, deberán las medicinas alternativas adaptarse a las características actuales del ejercicio profesional, por ejemplo, ingresar en las estructuras asistenciales tanto estatales como privadas.
3.- Invitamos a las organizaciones de las medicinas alternativas a un forum permanente de estudio compartido de lo que podría llamarse "filosofía de la medicina", del que surgirán a buen seguro directivas para un mejor cuidado de la salud de la población, en última instancia objetivo permanente de nuestro noble si que difícil oficio, la medicina.
 

Destacados

Hemos recibido

4358785

visitas

Hay 8 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com