Crónicas de Vivencias » Regalo Presidencial

Última actualización: 19/07/2009

 

 
REGALO PRESIDENCIAL
 
Tengo 20 años. Me llaman de la Fábrica. Mis manos tiemblan al recibir una redondita placa metálica que dice “Control 5245”. Es mi primer trabajo “en serio”. Atrás quedaron las changas como dependiente o armando cuadritos en el taller de una librería. Soy uno más de los 5500 Operarios, como nos llaman a todos, de lo cual me siento muy orgulloso. Observo que hay muy pocas Operarias.
Hace unas semanas había presentado los papeles adjuntando mi título de Bachiller-Perito Mercantil del secundario. Me convocan para que me encargue de la contabilidad de la mano de obra de la fabricación de los automotores.
Recorro desde la entrada diez cuadras hasta llegar a la Fábrica de Automotores. Allí me muestran una tarjeta con mi nombre y donde debo marcar al entrar a las 7 de la mañana y al retirarme a las 2 de la tarde.
Paso por los inmensos hangares donde funciona la Fábrica de Aviones. Me enseñan la Fábrica de Paracaídas, más allá, la de Herramientas y por allí cerquita la Fábrica de Instrumentos.
Me dicen que cruzando la ruta se halla la Fábrica de Motocicletas y que en la otra punta de la ciudad está la Fábrica de Tractores. Me cuentan que parece que esa se cerrará pronto pues han venido “inversiones extranjeras" ¡Son siete fábricas en una!
Caminamos hacia “Sanidad”, que es un Hospital de 60 camas con atención permanente a los operarios y a sus familias. Está equipado con quirófano, cirugías de urgencia y programadas todos los martes y jueves, Laboratorio, Banco de Sangre y Atención Odontológica.
Me muestran la Escuela de Aprendices. Los chicos, parece que todos son varones, cursan la escuela primaria y al mismo tiempo se los prepara para ser futuros operarios.
Llegamos a un inmenso edificio que es la Proveeduría. Se proveen alimentos a muy bajo costo para todas las familias.
La Fábrica se llama oficialmente DiNFIA (Dirección Nacional de Fabricaciones e Industrias Aeronáuticas) y está ubicada a la vera de la ruta a Carlos Paz, en las afueras de la ciudad de Córdoba. Hasta 1955 era el famoso IAME, Industria Aeronáutica y Mecánicas del Estado, y todos aun la llaman de esta manera.
Revivencio con emoción ese miércoles 11 de marzo de 1959 cuando soy nombrado operario de la Fábrica de Automotores de esa Fábrica que era del Estado Argentino. 
Van transcurriendo las décadas durante las cuales a las jóvenes generaciones se les inculca la idea de que “lo que es del Estado no sirve, que es pésimo administrador, que lo único bueno es lo privado, que si viene del extranjero es excelente, y que tienen que venir muchas inversiones extranjeras para que haya fuentes de trabajo”
La Fábrica se va desmantelando. En los 90, lo que era ese gran complejo industrial nacional, es entregado como un taller a la empresa estadounidense Lockheed.
Este martes 17 de marzo de 2009, me entero que la Señora Presidenta aborda un avión y se traslada a ese predio para anunciar un Proyecto de Ley para que vuelva al Estado, que vuelva al Pueblo, de donde nunca debió salir.
Jamás imaginé que iba a recibir este maravilloso regalo de la Presidencia de la Nación en las “Bodas de Oro” de mi primer trabajo en serio.
 
Julio Monsalvo
Ex-operario 5245 del ex-IAME

Destacados

Hemos recibido

4784551

visitas

Hay 12 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com