Crónicas de Vivencias » Reflexiones ante la Nueva Ley de Comunicación Argentina-Marcelo Marcili

Última actualización: 15/10/2009

 

REFLEXIONES  ANTE LA NUEVA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL
 
 
Se desarmó uno de los entramados (como otros aún vigentes) de la última dictadura: la Ley de Radiodifusión 22.285 de setiembre de 1980.
Ella que regía las comunicaciones y llevaba la firma de Videla, Harguindeguy, Fraga, Martinez de Hoz, Pastor, Llerena Amadeo y de la Riva. 
Aquellos que igualmente la pusieron para el secuestro, la tortura, el asesinato o la desaparición de miles de compañeros y compañeras que soñaron-construyendo un mundo justo.
Para quienes, desde la estrategia de la comunicación aportamos las hebras de un mundo posible, retomada la democracia, su derogación siempre fue una lucha. Lo mismo que para otros grupos.
Llevaba tantos años, que en algunos momentos parecía olvidada. Pero no había espacio de comunicación democrática que no se topara con esta mancha, la misma que formaba parte de la "gran mancha venenosa" de esa dictadura. Entonces vuelta con la tarea.
No fue fácil, como ninguno de los derechos que a lo largo de la historia de la humanidad, varones y mujeres juraron y lograron conseguir. Fueron más de 28 años que recogieron las luchas de comunicación democrática de muchos grupos en toda Latinoamérica.
En todos estos años comprendí que luchábamos por el derecho a la comunicación de dar y recibir comunicación. Que no es el libre flujo de la información vertical y unidireccional. Esos años me clarificó que la dicotomía entre libertad de prensa y libertad de empresa era falsa e impuesta maniqueamente para no avanzar al reclamo por el derecho a la comunicación.
Ese análisis sirvió para poner el pecho y el deseo para que luego que más de cuatro presidentes constitucionales (además de las enmiendas que realizaban a la vieja, por siempre vieja, Ley de Radiodifusión en favor de la concentración económica) la presidenta Cristina Fernández se animara llevarla adelante.
Cosa que no fue fácil. Podíamos quedar entrampado en aquellos que no querían su debate pero tampoco garantizaban uno en el futuro. Aunque las noticias de hoy dicen lo contrario.
Amenizan con la judicialización de decisiones democráticas (lo mismo que con la protesta social). Ya no queda claro, por ser piadosos, si son lo políticos opositores a esta ley viendo su profecía  autocumplida o aquellos que concentran y concentraron todo en la Argentina en plena tarea para obstaculizar los derechos ciudadanos.
El dejar vacío el lugar de debate en Diputados, las sospechas de cohechos y prebendas  dichas en el Senado (no sin motivos por las propias movidas políticas del oficialismo cuando no lo era necesario) pareciera dejar un mancha en este reparador acto de justicia y derechos.
Fue la misma actitud de menospreciar la participación, el aporte, la sistematización de saberes y prácticas de actores sociales en este debate.
Ahora nos queda el desafío de luchar para que se implementen políticas públicas que permitan el acceso, el goce y disfrute de todos los derechos que consagra la Ley Democrática Nº 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual:
§ Democratización, desconcentración,  promoción y universalización de la comunicación audiovisual.
§ El interés público, el carácter escencial para el desarrollo sociocultural y como derecho humano de la comunicación.
§ Desmonopolización, participación, acceso e igualdad de oportunidades.
§ Diversidad de actores y contenidos, resguardando a los menores.
No estamos solos. En varios países, Guatemala y España como tantos otros, grupos y colectivos están en pos de una comunicación democrática.
 
 
Un abrazo
Marcelo, desde Formosa
mmarcili@yahoo.com
 

Destacados

Hemos recibido

4905403

visitas

Hay 6 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com