Paradigmas » Manifiesto Artístico Transdisciplinario, Atilio Abarca y Marcos Monsalvo

Última actualización: 20/08/2009

MANIFIESTO ARTÍSTICO TRANSDISCIPLINARIO (*)

Atilio Abarca y Marcos Monsalvo
Creemos que lo más significativo, a nivel de crecimiento personal, aprehendido de toda esta labor, no se encuentra explicitado en nuestro trabajo. Casi sin darnos cuenta, la tarea de investigación, el indagar y descubrir de manera metodológica y sistemática en una interacción profunda, con un enfoque cognitivo ajeno a nuestra especialización, nos introdujo de pleno, en un fascinante y necesario universo académico como es la “Transdisciplinariedad”. Al respecto de esto, el Licenciado Ernesto Carrizo escribe en el párrafo final del elogioso prólogo dedicado a nuestra tesina:
“Este trabajo también tiene un aporte singular. Confluyen básicamente tres áreas del conocimiento en una unión altamente positiva. La Metodología de la Investigación (Cátedra de Seminario), el saber artístico y científico de la música, y el bibliotecológico, en la asistencia técnica para resolver la problemática propia de la Bibliografía. No es habitual esta conjunción, y personalmente la celebro. Y los insto a continuar en esta integración sistémica y transdisciplinaria. El esfuerzo puesto de manifiesto, el tesón con el que han realizado las tareas bibliográficas, estudiando metodologías y procesos novedosos para su área de especialización, han dado un fruto excelente”.
Sentimos una alegría inmensa al enterarnos de esta nueva corriente intelectual, este nuevo enfoque académico, una filosofía de vida que marca toda una posición frente al conocimiento. El desarrollo de nuestra tesina nos condujo a realizar una tarea con eminentes características transdisciplinarias, sin saberlo al principio, tomando conciencia luego. Es así que festejamos el encontrar un marco que nos contenga en nuestra búsqueda del conocimiento, que hasta hoy nos era desordenada, que hasta hoy no encontrábamos un lugar donde nos convenciera situarla.
Este descubrimiento nos abre un nuevo camino de indagación que comenzó al finalizar este trabajo, el Profesor Miguel Martínez Miguélez, de la Universidad Bolivariana de Venezuela, nos cuenta que “en la última década, ha aparecido un “movimiento” intelectual y académico denominado “transdisciplinariedad”, el cual desea ir “más allá” (trans), no sólo de la uni-disciplinariedad, sino también, de la multi-disciplinariedad y de la inter-disciplinariedad.
Aunque la idea central de este movimiento no es nueva, su intención es superar la parcelación y fragmentación del conocimiento que reflejan las disciplinarias particulares y su consiguiente hiperespecialización, y, debido a esto, su incapacidad para comprender las complejas realidades del mundo actual, las cuales se distinguen, precisamente, por la multiplicidad de los nexos, de las relaciones y de las interconexiones que las constituyen.
Este movimiento que, por su gran apertura, es mucho más amplio y receptivo que una “escuela” ideológica con reglas fijas de pensamiento, ha sido impulsado, sobre todo, por la UNESCO y por el CIRET (Centro Internacional de Investigaciones y Estudios Transdisciplinarios) de Francia”.
Hasta el momento, en nuestra búsqueda transdisciplinaria, nos encontramos con un gran vacío, no pudimos dar con algún manifiesto al respecto que partiera desde el arte. Creemos que en su naturaleza más íntima el arte es transdisciplinario, conjuga en su realización al artista en su integralidad. En todo suceso artístico contribuyen el intelecto, lo vivencial, las emociones, la intuición aporta esencialmente caminos de creación y aprendizaje, esto entre otras cosas.
No obstante, y centrándonos ahora sí más en la música, creemos que la enseñanza de la misma, a niveles de planificación universitaria o de conservatorios, no alberga un espíritu transdisciplinario, este espíritu dice Martínez Miguélez “va más allá de todo lo que prácticamente se está haciendo hasta el presente: su meta o ideal no consiste sólo en la unidad del conocimiento, que es considerada como un medio, sino que camina hacia la autotransformación y hacia la creación de un nuevo arte de vivir”. Señala que este Ideal Transdisciplinario “se vuelve imperativo para la comprensión de las realidades que nos ha tocado vivir, y exige, por su propia naturaleza, un paradigma epistemológico holístico”.
 A partir del romanticismo del Siglo XIX, la enseñanza de la música apuntó a la hiperespecialización, en concordancia con el vertiginoso mundo industrializado que se avecinaba, con su enfoque lógico-positivista sustentado por la investigación científica clásica y tradicional; que, con una visión reduccionista del conocimiento, han revelado en la actualidad su insuficiencia para abordar las nuevas realidades que nos acontecen.
La música aún se enseña con un enfoque pedagógico romanticista en la mayoría de las universidades y conservatorios. Nos referimos a que no existen políticas transdisciplinarias en la educación musical a nivel institucional, y creemos que es necesario crearlas. Ya no es frecuente ver, como sí lo era antes del romanticismo musical, a músicos filósofos, músicos periodistas y políticos, o músicos médicos. Hilando aún más fino, hoy en día es raro que un músico integre en su formación diversas áreas de su disciplina; generalmente se hiperespecializa en un instrumento, en composición, en dirección, etc. Lo mismo sucede con los diversos géneros musicales.
Existe una fragmentación en la enseñanza de la música a nivel institucional, por ello insistimos, en que un enfoque transdisciplinario, que es complementario al enfoque disciplinario, “...hace emerger de la confrontación de disciplinas nuevos datos que las articulan entre sí, y nos ofrecen una nueva visión de la naturaleza y de la realidad...” (Carta de la Transdisciplinariedad, Artículo 3). Un enfoque pedagógico de estas características nos acerca a una visión más sistémica y holística de la música y del arte.
Martínez Miguélez nos dice que “las Universidades tienen, por su propia naturaleza, la misión y el deber de enfrentar este estado de cosas, de ser sensibles a los signos de los tiempos y de formar las futuras generaciones en consonancia con ellos. Algunos de los simposios internacionales sobre la transdisciplinariedad, como el de Suiza (en 1997), se han centrado expresamente en el estudio de lo que debe ser “la universidad del mañana”, enfatizando la evolución transdisciplinar de la universidad”.
Dado que pertenecemos a un ámbito universitario, creemos que urge instaurar este debate epistemológico, que como vemos se viene dando en otros países, sobre la importancia de construir un nuevo paradigma de acceso al conocimiento, tanto en las facultades de ciencias naturales, humanísticas y artísticas.
Por todo lo expuesto, sentimos la necesidad de manifestarnos como artistas, cómo músicos, como seres humanos ávidos de conocimiento, en total acuerdo con este movimiento Transdisciplinario. Queremos adherir, desde este pequeño lugar del mundo y a casi doce años de aquel evento, a la Carta de la Transdisciplinariedad, elaborada por los participantes del Primer Congreso Mundial de Transdisciplinariedad, desarrollado en el Convento de Arrábida, Portugal, del 2 al 7 de noviembre de 1994.
 
San Juan, 27 de marzo de 2006
 
(*) Anexo al trabajo de tesis de los autores en la Universidad Nacional de San Juan, Argentina

Destacados

Hemos recibido

4283338

visitas

Hay 12 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com