Sentipensares » Lo Exclusivo - Aldo Etechegoyen, Obispo Emérito de la Iglesia Evangélica Metodista

Última actualización: 10/09/2013

LO EXCLUSIVO

 

Lo privado es mío. Lo público es de todos. Dos principios, entre otros, que rigen nuestra relación. Hay cosas y espacios privados sobre los cuales tengo mi total derecho.  Hay cosas y espacios públicos donde la sociedad se mueve diariamente.

Pero también hay espacios y cosas privadas que al mismo tiempo son de uso público.    Una sala de exposiciones, un teatro  o un colectivo.

En este juego  de  público y privado puede sumarse otro elemento más fuerte y terminante, lo exclusivo. Esto último  tiene características muy especiales que podría  llamar “duras”.

Lo exclusivo va mucho más lejos de lo privado o público, es algo que sólo yo poseo y nadie más.   Tengo derecho a tenerlo por mi condición social, mis conocimientos, mi capacidad o respetabilidad.

Lo exclusivo puede ser una cosa, un espacio o un valor.  La verdad puede también ser un valor exclusivo. Esto es peligroso porque  nos lleva al fundamentalismo. Quien no piensa como yo, que tengo la verdad, está absolutamente equivocado, de esta forma la razón se hace también posesión exclusiva.        

Cuando lo privado llega a lo exclusivo y esto se asocia al poder, cosas muy graves suceden, como la actual amenaza sobre Siria.  Ya paso eso en Irak.

La sospecha de poseer armas químicas es motivo suficiente para una invasión militar con todo el poder posible. No importan las leyes internacionales, tampoco  la destrucción y  las vidas que esto pueda costar, esos  son “daños colaterales”, lo importante es justificar nuestra verdad. 

Nadie puede tener lo que es exclusivamente nuestro además tenemos la verdad de la democracia y eso nadie lo puede tocar porque como si esto fuera poco tenemos también el absoluto poder mundial que garantiza nuestra razón, inclusive armas químicas. 

A tal extremo ha llegado esta forma de pensar  y por tanto de proceder que el imperio ha sembrado cientos de bases militares por todo el mundo, su flota con poder nuclear se mueve libremente, sus sistemas de control satelital penetran teléfonos y redes de comunicación, sus pequeños aviones teledirigidos matan líderes mundiales, allí donde haya petróleo, agua y riquezas mineras tenemos que estar,  todo el mundo es nuestra propiedad privada y exclusiva. 

Peligroso camino sembrado de destrucción dolor y muerte como ya se ha visto.

Peligroso camino que les llevará a poseer la exclusividad del desprecio mundial por más argumentos que utilicen para justificar el uso de ese poder inhumano.

Hoy millones de voces claman, oran, gritan a viva voz por la paz, por la muerte de la guerra, por la destrucción de las armas a fin de invertir recursos en salud, educación, dignidad humana, igualdad, respeto a la creación, desarrollo integral, en resumen vida plena!  

Pienso que ese exclusivo camino es la voluntad de Dios

 

Aldo M. Etchegoyen

Obispo Emérito de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina

Buenos Aires, septiembre 6 - 2013  

Destacados

Hemos recibido

4658897

visitas

Hay 7 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com