Artículos Varios » LAS PAPELERAS Y EL AGUA

Última actualización: 16/06/2009

LAS PAPELERAS y EL AGUA

 
Juan Yahdjian, Eldorado, febrero de 2006
 
EL NOMBRE:
 
No deberíamos llamarlas papeleras, ya que no producen papel, sino su pasta. Pero no crean que llamarlas así responde a un descuido. Entra dentro del hecho cultural, que pasaremos a comentar. Nos hace creer, por ejemplo, que fabricamos papel en el País.
 
EL HECHO CULTURAL:
 
Creo que es lo importante y que tratan los que escriben y hablan de las famosas papeleras. Cultural porque esta muy metido en la opinión de todos nosotros.
 
LO QUE CUENTA ES EXPORTAR, TENER DIVISAS
 
Creemos que exportando y cobrando en dólares, estamos salvados. Pero en realidad estamos cada día peor. Un dólar, o dolor, que entra, es naturaleza (tierra, agua, aire, sol) que nos roban, que ya no tendremos. Y esto se maneja muy bien, creando una cultura en contra de lo que necesitamos. Y todos nos enganchamos porque los números cierran y el país cumple con la deuda y crece económicamente. Y pocos nos preguntamos el costo de este crecimiento mentiroso.
 
EXPORTAR SIGNIFICA RESPONDER A LAS NECESIDADES DE “ELLOS”
 
Otro hecho cultural, aprovecharse de la naturaleza. Como poniéndose fuera de ella. El impulso de las políticas extractivas, sobre todo la madera en Misiones, aunque también en otras provincias, fue promocionada y aceptada por la gran mayoría. Desde la llegada de los pioneros, o quizás antes. Pero desmontar fue signo de desarrollo, al igual que reforestar. Los hermanos Guaraníes son “vagos”, porque conviven con el monte y no lo explotan, ni lo destruyen, para vivir mejor, para hacer plata. Y desde siempre defendimos dichos valores, como que pertenece a nuestra cultura: Hay que extraer, ni imitar ni respetar al monte, ni a los Guaraníes y menos a su cultura.
 
¿Y CUAL CULTURA? :
 
Tendremos que hacer un clik y proponernos un cambio de cultura, de paradigma. Volviendo a las fuentes, a los que siguen manteniendo su cultura, que les garantiza la vida, de los de ahora y de por lo menos, a siete a nueve generaciones más.
 
Nosotros necesitamos comer, tener asegurado nuestro alimento, como necesidad básica y también para el futuro. Pero a este ritmo no tendremos ni comida ni agua, ni tierra fértil donde sembrar, para los pocos que habitamos en estas regiones. Y menos la tendrán los que nos siguen, porque lo que vivimos ahora se ira agravando con el tiempo.
 
PRIMERO NOS EMPOBRECIERON Y LUEGO VIENIERON POR NUESTRA NATURALEZA, NUESTRAS VIDAS.
 
EL HECHO POLÍTICO:
 
Me refiero al tipo de vida que queremos. Si seguir respondiendo al “dios mercado”, al de la muerte o al Dios que nos propone los valores del Amor, la Solidaridad, la Justicia, la Integración con la Naturaleza etc. Vivir destruyendo o en forma sustentable, pensando en mejorar la calidad de vida, nuestra y delos que nos siguen. Creo que es el momento de decisiones.
 
LA CONTAMINACIÓN:
 
Parece que, de golpe, todos vamos tomando conciencia de que las papeleras contaminan. Y yo digo que es bueno, que debemos desarrollar nuestra capacidad crítica. Pero debemos cuidarnos, de no entrar el un juego, donde son ellos los que ganan. Porque las fábricas de celulosa contaminan, no es una novedad. También contaminan las que están funcionando y son unas diez, casi todas en el Litoral Argentino. Y nuestros Ríos, Aguas subterráneas, Esteros, Acuíferos, Suelos, Aire, Plantas y Animales están contaminados y no sólo por su presencia. Con la diferencia que los Humanos, nos valemos de todas ellas. Consumimos los vegetales, los animales y el agua contaminados a nosotros no nos come nadie, en nosotros termina, somos los más contaminados.
 
CONSUMIDOR FINAL:
 
Es una figura que nos ayuda a entender. Porque el Planeta Tierra, la GAIA, es como una cajita cerrada y en ella:
 
NADA SE PIERDE, TODO SE TRANSFORMA
 
O sea NO contaminan solo las pasteleras, contamina todo veneno que producimos y liberamos dentro de la cajita. Dentro del Planeta, de la Gaia. Y todo ese veneno, aquí, en Finlandia, en España, en el Mundo entero, termina en nosotros, en los Consumidores Finales. Las fábricas de celulosa se instalan acá para robarnos el aguay no para contaminarnos. A ellos les da lo mismo, contaminar acá o allá. Es más, creo que les convendría más tener las pasteleras, cerca de dónde fabrican los venenos y donde fabrican el papel.. 
 
“NOS EXTRAÑARÍA COMPROBAR LA CANTIDAD DE MÍREX, RAUNDUP Y OTROS VENENOS, QUE TIENE EL AGUA QUE CONSUMIMOS, NOSOTROS, EN EL NORTE Y EN EL RESTO DEL PAÍS”
 
Los que insisten con el tema contaminación, corren el riesgo de ser cómplices. El agua esta recontaminada, y no solamente por las papeleras. Por ese camino nos ganan el pleito. Todos los tribunales estarán a favor de la producción de papel, ellos lo necesitan, no nosotros. A los técnicos los forman ellos, y sus conclusiones estarán a favor de las nuevas tecnologías”. Y es muy fácil probar que las nuevas papeleras contaminan menos que las viejas. La guerra no es por la contaminación, es por el agua.
 
LA GUERRA DEL AGUA, ROBO DEL AGUA:
 
Es aceptado por todos, que “ellos”, ya tienen el petróleo, y vienen (mejor dicho ya vinieron) por el agua (figura como agua virtual). Claro que no vienen con las mismas armas, no necesitan invadir. Se llevan el agua cuando se llevan la pasta de papel. Pero ya nos robaron mucha agua, cuando desmontaron, cuando poblaron de pinos y eucaliptos, en el Litoral y más allá. Y de soja, transgénica y forrajera, en la Pampa Húmeda y más allá, etc. etc.
 
Lo vemos claramente en Misiones, donde los cursos y reservas de agua han disminuido a menos de la mitad y muchas veces desaparecido, en los últimos años, y en la misma medida del crecimiento de las plantaciones de eucaliptos y pinos.
 
EL AUMENTO DE LA POBREZA, EN MISIONES, ES LA MISMA QUE EL AUMENTO DE LAS PLANTACIONES DE PINOS: MÁS PINOS: MÁS POBRES
 
LOS CAMBIOS DE CLIMA, DE RÉGIMEN DE LLUVIAS, TIENE QUE VER CON ÉSTAS POLÍTICAS.
 
La instalación de las papeleras, en Frai Bentos o donde sea, quiere decir que seguirán desmontando, destruyendo, implantando pinos y eucaliptos (que se encargan de secar las napas, ya que, para ser rentables y crecer rápido, deben absorber mucho agua en poco tiempo.), acá y allá. Ellos no cuentan ni con agua, ni con territorios, donde plantar los pinos y eucaliptos, que alimenten sus papeleras. Usarán muy mucha agua, para la fabricación de la pasta. Por eso el emplazamiento en la ribera del Río y no tierra adentro.
 
PAPELERAS Y CONFLICTO POR LA TIERRA:
 
A los argentinos se nos agravó la situación cuando el dólar saltó a tres pesos. Desde ahí se intensificaron las exportaciones, en la misma medida en que aumentó la degradación de suelos y del agua, de toda la naturaleza, incluidos nosotros, porque formamos parte. En Misiones lo estamos viviendo fuertemente y conscientes de que se agravará cada día más. Todos los días nos enteramos de demandas de desalojos, de muchos campesinos, la mayoría de ellos nacieron y siempre vivieron en dichas tierras, que son suyas, aunque les falte el papelito. El derecho a la tierra es la misma que el derecho a la VIDA.
 
LA GENTE SE TIENE QUE IR DEL CAMPO, YA NO TENDRÁN COMIDA, NI AGUA, NI TIERRA FÉRTIL, NI AIRE LIMPIO.
 
LA GENTE SERÁ REEEMPLAZADA POR NUEVOS PINOS Y EUCALIPOS, NECESARIOS PARA PRODUCIR LA PASTA DE PAPEL.
 
Ellos usan muchas formas para echarnos, y la actual tiene también que ver con el robo del agua, hasta que nos quedemos sin y tengamos que irnos todos.
 
ELLOS:
 
¿Y a quiénes nos referimos? La lista es larga, porque son muchos y poderosos. Ellos son los que se benefician:
  • Las grandes empresas de papel. A nivel mundial. Las que se llevan la pasta, a precio casi gratis y nos venden el papel a precio dólar.
  • Los exportadores e importadores, el Comercio Mundial. Antes practicaban la piratería y ahora la legalizaron (piratería moderna).
  • Lo medios, nacionales e internacionales, que cobran para mentirnos, para centrar la cosa en la contaminación y no en el “robo del agua”.
  • Las empresas que siguen plantando pinos, que compran o se adueñan de las chacras y echan a la gente. Los mismos que cobran el subsidio (suicidio, como yo lo llamo).
  • Los gobiernos, de aquí y de allá, que financian sus campañas con las retenciones a la exportación y las prebendas que reparten las empresas papeleras, las reforestadoras y exportadoras, entre tantas otras. Que les preocupan más los números que la gente. Dicen que no pagarán la deuda con el hambre del pueblo y hambrean además, con sus políticas de exportación. Que, en cambio de promocionar una buena alimentación, el agua sana, la soberanía alimentaria, el mejoramiento de la calidad de vida para todos. O sea, en cambio de preocuparse por nuestra salud, nuestras VIDAS, prioriza la exportación, que los ricos sean cada día más ricos y los pobres más pobres.
  • Las madereras, que siguen desmontando, robando el agua, cambiando el clima, incentivando la merma de lluvias y de aguas subterráneas etc.
  • Los bancos e intermediarios, que en su gran mayoría, operan desde las capitales y sentados frente a las computadoras. Llenándose de billetes, con sólo apretar una tecla, mientras empobrecen la vida, con la misma maniobra.
  • Los que no cobran o poco, sirviendo de capangas, o convencidos servidores del poder.
  • Los que no denuncian, porque no les parece, necesitan más evidencias etc. No alcanza con el drama de agua del Chaco, Norte santafecino y resto del País y de la Región.
  • Los que hablan de sequía y no de robo de agua, de guerra de agua. Como si el fenómeno escapara de nosotros, fuera divino o natural y no consecuencia de los humanos y de sus malas políticas. De la avidez del dinero y el desmedro de la Vida de todos.
  • Los que acumulan y explotan la tierra, siendo un derecho natural, que todos tenemos de vivirla y trabajarla. La Tierra es un bien de Dios, y no un recurso a transformar en dinero, a destruir.
 
SI NO FRENAMOS LA PRODUCCIÓN DE VENENOS, TENDREMOS CORTA VIDA
 
SI NO FRENAMOS EL ROBO DE AGUA, NO CONTINUAREMOS LA VIDA.
 
YA NUNCA TENDREMOS EL AGUA QUE UN DÍA TUVIMOS, LLUEVA LO QUE QUIERA LLOVER.
 
* Médico, miembro de la Pastoral, de la Diócesis de Iguazú, de JUPIC (Justicia y Paz e Integración de la Creación y de la RAOM (Red de Agricultura Orgánica de Misiones).
Palo Rosa 3677, Km 12, (3380) Eldorado, Misiones, Argentina. Tel. 03751-420541. cachan@ceel.com.ar
 

Destacados

Hemos recibido

4865330

visitas

Hay 6 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com