Encontrándonos con nuestro femenino » Humilde Homenaje a una Humilde Mujer

Última actualización: 16/06/2009
Mi humilde homenaje...
 
            Hoy  es el Día Internacional de la Mujer y en fechas como estas siempre el neoliberalismo arremete con su lógica consumista.
            Por ello nunca está de más recordar que este Día fue instituido por las Naciones Unidas en 1975, inspirados en dos hechos históricos que habrían ocurrido alrededor del 8 de marzo.
            Uno de ellos es la gran marcha de las trabajadoras textiles por las calles de Nueva York en 1857,  protestando por las miserables condiciones de trabajo.
            El otro ocurrió en 1908: 40.000 costureras,  también en Nueva York se declararon en huelga. Reclamaban el derecho de unirse a los sindicatos, reducción de la jornada laboral, mejora salarial y también se oponían al trabajo infantil. Los dueños de la Fábrica Cotton Textile Factory encerraron a las mujeres para impedir que se unieran a la huelga. Se declaró un incendio y murieron 129 trabajadoras.
            Se trata de un Día para rendir homenaje a la valerosa lucha de las mujeres en defensa de su dignidad y de la vida misma.
 
            Me permito compartir un humilde homenaje a una Mujer muy modesta:
 
            En su edición del 31 de Julio de 1922, “El Heraldo, Revista Quincenal de Cultura Popular”, de la ciudad de Córdoba, Argentina, publica un artículo que lleva como título “Niños Pobres”
 
            He aquí algunos fragmentos del mismo:
 
                        Los niños pobres... no encuentran esas clases de comodidades; son los hijos del trabajador que con un gran  esfuerzo gana mezquinamente para su sostén
                        (Los niños) tienen que trabajar. Ya sea en el campo, soportando los fuertes calores del estío, los rigurosos fríos del invierno y los maltratos del patrón....si es en la ciudad se ocupará de vendedor de diarios o como peón de algún corralón de limpieza     municipal.  Y en estos trabajos y en otros, quédales grabadas las huellas de un desgaste de energías superior a la fuerza de su temprana edad.
                        Si es mujer, correrá el mismo peligro, porque lo más seguro es que tenga que ocuparse de sirvienta, en que más de lo mucho del trabajo, tendrá que estar a la           disposición de los caprichos del “señor” o del “niño”, y en caso contrario que quiera             salvar su honor, único tesoro de los pobres, será despedida inicuamente a merced de otras tantas miserias... porque a la falta de energías para superarse a sí misma y a la      presión que ejerce la educación religiosa de que tiene que resignarse al “destino” porque ese será el de ella, sin ver que el destino tiene muchos caminos y la elección corresponde al hombre, correrá un triste riesgo.
                        ¡...qué poco se ponen en práctica en los presentes tiempos, las enseñanzas de amor e igualdad que predicó Jesús!
 
            A la fecha de la publicación la autora tenía 17 años. Se llamaba Julia Ayuso y era mi Mamá.
                       
Un fraterno abrazo en la militancia de la vida...
Julio

Destacados

Hemos recibido

4351870

visitas

Hay 7 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com