Programa Salud Comunitaria en Formosa » Guía de Masajes - Ap. por Res. Minist. Nº 1003/02

Última actualización: 20/07/2009

 

PROVINCIA DE FORMOSA

MINISTERIO DE DESARROLLO HUMANO

Programa Salud Comunitaria

(Guía aprobada por Resolución Ministerial 1003/02) 

 
MASAJE ROSTRO – CUELLO – HOMBRO – ESPALDA
 
1. Antes de masajear siempre lavarse las manos y fijarse que las uñas estén bien recortadas para no lastimar
 
2. Frotarse las manos una con otra para calentarlas
 
3. Con los dedos pulgar e índice, hacer como un anillo sobre la muñeca (en ambos lados) y frotarlas para evitar el intercambio de energías negativas
 
4. La persona que va a brindar el masaje se coloca de pie, detrás de la persona que va a recibir, la cual debe estar sentada cómodamente
 
 
5. La persona que va a recibir el masaje debe sentarse en la silla cómoda, con el cuerpo en reposo, sin cruzar las piernas, ojos cerrados, respirando suave y apoyando la cabeza en le cuerpo de la persona que va a brindar el masaje
 
6. A partir de este instante y hasta el final de los masajes, no se debe perder en ningún momento el contacto físico entre ambas personas
 
7. Se colocan las manos tibias sobre la frente, durante un minuto sin friccionar ni presionar
 
8. Se “barre” la frente con la yema de los dedos, partiendo del centro hacia las sienes, rozando suavemente sin presionar, durante 34 veces
 
9. Se colocan las yemas de los dedos índices de ambas manos en el centro de las cejas y se masajea suavemente en círculos, sin presionar ni levantar los dedos, durante 60 veces
 
 
10. Debajo de los ojos, en el borde inferior de la cuenca, en la parte media hallamos una depresión. Colocamos allí las yemas de los dedos índices y masajeamos suavemente en forma circular sin presionar ni levantar los dedos, durante 60 veces
 
 
11. Se colocan los dedos índices en las áreas lagrimales y se masajea de la misma manera: en forma circular, suavemente, sin levantar los dedos y durante 60 veces
 
 
12. Se ponen fijos los dedos pulgares sobre las sienes
 
13. Desde allí, con los pulgares como un “punto fijo”, con los dedos índices se masajean los arcos de las cejas, como dibujándolas, de dentro hacia fuera, durante 34 veces
 
     
 
14. Se hace lo mismo partiendo del área lagrimal hacia fuera como dibujando el arco inferior de la cuenca ocular, hasta las mejillas, durante 34 veces
 
 
15. Se colocan los dedos índices a ambos lados de las ventanas de la nariz, se masajea en círculos 34 veces
 
 
16. Colocar los tres dedos centrales de las manos, a ambos lados de las mandíbulas, y a la altura de las muelas. Masajear la piel hacia atrás y hacia delante, durante 60 veces
 
     
 
17. Se colocan los mismos tres dedos centrales de ambas manos en las zonas de las mejillas debajo de los ojos. Se masajea subiendo y bajando la piel, sin levantar la mano, durante 60 veces
 
 
18. Se coloca una mano debajo del mentón para sostener la cabeza hacia atrás. Con la otra mano sobre la frente, se masajea la piel hacia arriba y hacia abajo, suavemente sin soltarla, durante 60 veces
 
 
19. Colocar una mano sobre la frente pidiéndole que se apoye en ella y que incline la cabeza un poco hacia delante. Recuerde que en ningún momento se debe perder el contacto físico entre las dos personas
 
20. Buscar en la nuca, un poquito más arriba donde nacen los cabellos, dos depresiones en el hueso del cráneo, una a cada lado
 
21. Se colocan las yemas de los dedos pulgar e índice, una en cada depresión, y se masajea en forma circular, con presión mediana
 
 
22. Masajear la nuca con la yema de los dedos pulgares, en forma circular, a ambos lados de la columna cervical, (nunca masajear sobre la columna), bajando poco a poco hacia los hombros. Masajear varias veces de arriba abajo y de abajo arriba
 
 
23. Frotar los hombros y la espalda con las manos abiertas, siguiendo el borde internos de los omóplatos. Recuerde no masajear por sobre la columna. Masajear por los costados de la columna
 
 
24. Poner las manos como “cucharitas” o “ventosas” y dejarlas caer flojas sobre la espalda, con golpecitos rápidos (no sobre la columna sino por los costados)
 
 
25. Preguntarle a la persona si le molesta que le toque la cabeza. Si no se opone, masajear el cuero cabelludo, especialmente por la parte más alta y en la línea media, como si estuviera lavando los cabellos
 
26. Apoyar las manos abiertas sobre los hombros. Invitar a la persona que recibe el masaje que respire profundo al mismo tiempo, bajando el diafragma (“hinchando la panza”). En tanto se inspira, se levantan los talones y se apoya fuertemente sobre los hombros. Al espirar el aire, aflojar. Repetir tres veces. Las señoras campesinas a este paso le llaman “el apoyo de confianza”
 
 
27. Preguntar a la persona que recibió el masaje cuál de los pasos quiere que se repita. Procedemos a repetirlo muy concentrados ya que es lo que más necesita en ese momento
 
28. Quien realiza el masaje debe salir hacia donde no haya personas, plantas o animales y sacudir varias veces las manos, para descargar las energías. También se puede dejar correr el agua de arriba a bajo por los antebrazos y manos
 
 
29. Volver con la persona que recibió el masaje y conversar juntos acerca de cómo se sintió y cómo se siente ahora. Que la persona se sienta acompañada. (“No hay que andar apurada”, dicen las señoras campesinas)
 
 
 
MASAJE CEPILLADO
 
A) CONDICIONES PARA DAR EL MASAJE
 
1. Lugar:
Cuando vamos a hacer este tipo de masaje, debemos cerrar la pieza, puertas y ventanas, para que la persona no se enfríe
 
2. La persona que recibe el masaje:
Debe sentirse cómodo, ya sea acostado o sentado. Debe tratar de estar relajado (flojo su cuerpo)
Quitarse la ropa de la cintura para arriba y despojarse de todo objeto de metal
Si quien recibe el masaje es un niño, puede estar alzado en brazos de su mamá o de su papá o de alguna persona a quien el niño conozca y con quien se sienta bien
 
3. La persona que da el masaje:
Debe tener las manos limpias, las uñas recortadas y no llevar encima ningún objeto de metal
 
4. Objeto para hacer el masaje:
Este tipo de masaje se puede hacer con un cepillo de cerda (ya usado para que no haga daño a la piel), o con una esponja vegetal. También se puede usar una toalla o con un trapo bien limpio, suave y doblado en varias partes
 
B) FORMA DE DAR EL MASAJE
 
El cepillo (o toalla o esponja) se pasa en forma suave y firme recorriendo las partes del cuerpo en la forma y en el orden que indica el dibujo
 
En los niños cepillar en forma completa, tal como indican los dibujos (número 1 al 24)
 
En los adultos NO cepillar las extremidades inferiores (muslo ni piernas). Sobre todo no hacerlo si la persona tiene várices. (Suprimir los pasos del 11 al 14 y del 23 al 26)
 
Se pasa el cepillo y a continuación la otra mano en forma de masaje
 
NUNCA dejar de estar en contacto con la persona que recibe el masaje. (Mantener la mano en contacto cuando levante el cepillo para iniciar el paso siguiente)
 
En cada recorrido se pasa el cepillo 20 veces. Lo ideal es que aparezca en la piel una reacción roja
 
Se puede repetir a la media hora si es necesario (sobre todo, si se trata de una molestia aguda como vómitos, asma, hipo, fiebre, etc.) hasta que la persona se sienta bien
 
Si no se trata de algo agudo se puede dar un masaje en la mañana y otro a la noche. Provoca bienestar, relajación, armonía
 
En la aplicación de este masaje a los adultos NO se incluyen las piernas (especialmente si hay várices)
 

Destacados

Hemos recibido

4462168

visitas

Hay 9 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com