Medicinas Tradicionales, Naturales y Bioenergéticas » Experiencias en el uso de Microdosis de Medicamentos

Última actualización: 17/06/2009

EXPERIENCIAS   EN EL USO DE MICRODOSIS DE MEDICAMENTOS

Prof.Dr. Jorge Avila Guethòn y Dra. Evelym Méndez Hernández

Centro de Desarrollo Integral de Medicina Natural y Tradicional
Calle 23# 755 e/ B y C - Tel. 53 – 7 8337562
Municipio Plaza de la Revolución - Ciudad Habana – Cuba
 
 
 
INTRODUCCIÓN:
 
Después de 8 años de estar utilizando las microdosis de fármacos industriales, de fitofármacos y otros productos naturales, siguiendo los trabajos del Dr. Eugenio Martínez Bravo – a quien pertenece la paternidad de este método – y después de muchas observaciones de los resultados y de algunos intentos de investigación mas o menos logrados, los autores de este artículo hemos querido presentar nuestras experiencias con las microdosis porque consideramos que pueden ser de extraordinaria utilidad en el tratamiento de casi todas las entidades nosológicas, con un costo económico varias decenas de veces más bajo y probablemente con muchos menos efectos secundarios que con el uso de fármacos a las dosis habituales.
En el mundo actual, con el capitalismo neoliberal globalizado, la medicina, la industria farmacéutica que le resulta inseparable y las ciencias de la salud en general se han convertido en negocios multimillonarios de grandes transnacionales donde prima el interés comercial por sobre el interés de la salud de los seres humanos. Un ejemplo muy elocuente de lo anterior se pone de manifiesto con las drogas antirretrovirales para el tratamiento del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (S.I.D.A), cuyo costo anual por paciente está cercano a los 10 000 dólares y las transnacionales de medicamentos le niegan la patente a aquellos países que han pretendido producirlos para abaratar los costos.
Las ideas neofascistas del gobierno de Estados Unidos amenazan con acciones militares como la de Yugoeslavia, Afganistán e Irak a muchos pueblos, incluyendo a Cuba. Todos los hombres de bien del planeta debemos unirnos en la lucha contra estas ideas, para conjurar ese peligro.
Es en ese contexto del mundo de hoy donde apreciamos aun más la utilidad de las microdosis, en las condiciones de los países pobres y ante las perspectivas de desastres humanitarios.
Es cierto que con las microdosis aun hay muchas preguntas sin respuestas, pero por esa razón se justifica mas su presentación en el forum de ciencia y técnica, de manera que pueda interesar a otros en su investigación y aplicación.
 
OBJETIVOS:
General: Divulgar las experiencias de 8 años de trabajo con microdosis.
Específicos:
1.     Actualización sobre la temática de microdosis.
2.     Explicar la forma de preparación y utilización de las mismas.
3.     Describir las microdosis más utilizadas y sus resultados.
4.     Hacer algunas consideraciones sobre los costos y los efectos secundarios.
 
MATERIAL Y MÉTODOS:
Se narran las experiencias obtenidas con la utilización durante 8 años de microdosis de medicamentos. Son observaciones que pueden considerarse como trabajo de campo preliminar de futuras investigaciones. También se hacen referencias a resultados de 5 estudios con microdosis que fueron trabajos de terminación de residencia de otros tantos especialistas de Medicina General Integral que tuvimos la oportunidad de tutorear y asesorar en estos años.
Por otra parte, se toman datos de los registros estadísticos del Centro Integral de Desarrollo de Medicina Natural y Tradicional de Plaza (CID-MNT, Plaza), sobre el volumen y variedad de las formulaciones de microdosis durante 2 años, haciendo análisis e inferencias sobre las mismas.
 
ACTUALIZACIÓN DE LA TEMÁTICA:
 
La idea de las microdosis la desarrolla el Dr. Eugenio Martínez Bravo, profesor de la Universidad de Zacatecas en México. El Dr. Martínez Bravo llega a la utilización de las microdosis de forma fortuita hace algo mas de 25 años. Cuenta que al principio de su práctica médica tenía que atender una prisión y fue llamado de la misma porque había tres reclusos que llevaban varias noches sin dormir. Como no contaba en la prisión con hipnóticos o sedantes buscó en su maletín donde encontró un fármaco de uso infantil que era un sedante suave, pero solamente tenía unas pocas gotas del mismo por lo que resultaban insuficientes aún para un solo paciente. Parece que Martínez Bravo tenía información de la homeopatía, pues se le ocurrió añadir agua al sedante que poseía y agitarlo varias veces y entonces le administró a cada uno de los tres reclusos dos gotas del producto en el dorso de la lengua, logrando gran sedación de los mismos y que tuvieran sueño tranquilo hasta el otro día.
A partir de ese momento comenzó un extenso trabajo con las microdosis, utilizando medicinas de patentes, plantas medicinales de la región de Zacatecas donde existe una amplia tradición en su uso y otros productos naturales procedentes de glándulas o tejidos animales o humanos.
Sus ideas sobre las microdosis y sobre las técnicas   de preparación y utilización las ha expuesto en un texto titulado “Microdosis, una medicina alternativa”. En este libro se aprecia el gran alcance del trabajo que ha realizado durante gran parte de su vida, en la investigación y empleo de las microdosis.
 
Para preparar las microdosis de fármacos industriales se sugieren los siguientes pasos:
a)     Preparación de una solución madre o solución base: Del fármaco escogido se toma una cantidad equivalente a la dosis diaria. Si la presentación del producto es en ampollas o bulbos resulta mejor que cuando se trata de tabletas ya que presenta menos sustancias preservantes. Las ampollas se diluyen en 20 ml. de solvente que está compuesto por 10 ml de agua estéril y 10 ml. de alcohol de 90º. La mezcla se envasa en un recipiente de color ámbar y se les realizan de 100 a 200 sucusiones. En la etiqueta se pone el nombre del producto y se rotula como “solución madre”. Cuando se trata de tabletas se procede a su trituración y dilución con el solvente mencionado anteriormente, usando igualmente la dosis diaria promedio del medicamento. Los restantes pasos son similares.
b)     Preparación de las microdosis: Para prepararlas se utiliza un frasco gotero de color ámbar, donde se echan 7 ml. de agua estéril y 3 ml. de alcohol de 90º y se añanden 6 gotas de la solución madre. Se le realizan a esta mixtura de 100 a 200 sucusiones y se rotula “microdosis del producto”.
 
La utilización del alcohol, tanto en la solución madre como en las microdosis tiene la función principal de preservarlo y adicionalmente está el hecho de que el alcohol es un disolvente polar. Se pueden hacer soluciones sin alcohol cuando van a tener utilización a corto plazo y se debe tener en cuenta no emplearlo en aquellos medicamentos que puedan inactivarse por el alcohol.
La dosis que se administra al paciente será de 2 gotas de la microdosis en el dorso de la lengua con la misma frecuencia que se administraría el producto original, por ejemplo, 3 veces al día o cada 6 horas.
Si utilizamos un gotero que marca 30 gotas por ml, la solución madre tendrá 600 gotas en 20 ml. Para la preparación de la microdosis utilizamos 6 gotas de la solución madre en cada frasco de 10 ml, por lo que con la dosis promedio diaria de u paciente se elaboran 100 frascos de microdosis. Por su parte el frascos de microdosis contiene 300 gotas y administrando 2 gotas 3 veces al día se utilizan 6 gotas por día resultando que el frasco alcanza para 50 días de tratamiento.
Por los cálculos anteriores se llega a la conclusión de que con la dosis promedio diaria de un paciente se obtienen una cantidad de microdosis suficiente para el tratamiento durante 5000 días o lo que es lo mismo, se usa una dosis 5000 veces menor del fármaco.
Las microdosis de plantas medicinales se elaboran tomando como solución madre al extracto fluido previamente elaborado por los procesos farmacológicos habituales y se utilizan diluyendo 10 a 15 gotas del mismo en 10 ml del vehículo hidroalcohólico, realizando igualmente de 100 a 200 sucusiones. Cuando se trata de plantas frescas el proceso consiste en desmenuzarlas hasta llenar ¾ de un recipiente, al que se añaden agua-alcohol a partes iguales hasta sobrepasar ligeramente el volumen del material. Se deja en maceración de 7 a 10 días y se envasa en un frasco ámbar después de filtrado y se rotula como solución madre con el nombre de la planta. Se utilizan de 10 a 20 gotas para elaborar las microdosis, incluso pueden ser mas teniendo en cuenta el contenido acuoso de la planta utilizada.
Existen técnicas también para elaborar la solución madre a partir de tejidos animales, como tiroides, testículos, placentas y otros.
La microdosis se utiliza con un criterio alopático, del mismo modo que se utilizan los medicamentos en nuestra medicina occidental clásica. Esto resulta de gran utilidad porque los médicos no necesitan conocimientos especiales ajenos a su formación académica para dispensar las microdosis. Son los mismos medicamentos, solo cambian las dosis.
Con este procedimiento se utiliza siempre 2 gotas en el dorso de la lengua aunque también se puede utilizar en la mucosa oral, nasal o rectal. Cuando se quiere aumentar la dosis no se aumenta el número de gotas, sino que se aumenta la frecuencia de aplicación de las mismas. En casos agudos u urgencias la frecuencia puede ser cada una hora o menos y se valora la continuación del tratamiento según la respuesta que se obtiene. Así mismo, se pueden utilizar varios medicamentos en microdosis simultáneamente, tal como hacemos con los medicamentos de la farmacología clásica. Solamente se debe tener en cuanta que entre una microdosis de un tipo y otra debe pasar aproximadamente 2 minutos para favorecer la absorción del fármaco. Una recomendación que inicialmente hacía el Dr. Martínez Bravo era que las microdosis debían ser elaboradas a partir de medicamentos simples y no de formulaciones compuestas donde existieran más de un fármaco. Sin embargo, en sus últimas publicaciones hay algún ejemplo de medicamento compuesto, utilizado con éxito.
La concentración de la microdosis se corresponde con la primera o segunda dilución centesimal de Hahnemann o en un valor entre ambas. En esta concentración sí es mensurable el soluto, hay presencia de la sustancia original de manera medible, titulable, aunque en una cantidad que es tan pequeña que probablemente no se encuentre en la sangre y que está muy lejos de alcanzar la concentración que produzca un efecto terapéutico según los principios de la farmacocinética clásica. Aún cuando la absorción se debe producir en las mucosas evadiendo procesos de inactivación en el tractus digestivo, parece seguro que no se trata de una acción bioquímica farmacológica y que intervienen otros mecanismos.
Durante más de 25 años de trabajo el creador de este procedimiento terapéutico ha acumulado una casuística de decenas de miles de pacientes tratados y hace combinaciones de varias microdosis de plantas medicinales, de fármacos industriales o de ambos para tratar con éxito un gran número de afecciones diversas de todos los aparatos y sistemas. Reporta tratamientos para enfermedades respiratorias como el asma, la bronquitis aguda y crónica, amigdalitis, rinitis y otras. También reportan tratamientos para las infecciones de distinta localización, para la fiebre, el parasitismo intestinal, anemia y otras enfermedades hematológicas, enfermedades del corazón como la insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica e hipertensión arterial y otras entidades como las convulsiones, neurosis, afecciones diversas del sistema osteomioarticular del tipo de las artritis, artrosis, etc que señalamos como muestra porque en principio se pueden tratar prácticamente todas las patologías.
Hoy no sabemos cuál es el mecanismo de acción que desencadenan las microdosis, pero funcionan. La hipótesis del Dr. Martínez Bravo sobre el probable mecanismo de acción no está demostrada y cuando la comparamos con otros tratamientos como la homeopatía, terapia floral, acupuntura, magnetoterapia, cromoterapia, etc, nos hace pensar mas bien en un mecanismo energético de tipo biofísico.
 
EXPERIENCIAS OBTENIDAS CON LA UTILIZACIÓN DE MICRODOSIS:
Hacía mediados de 1995 comenzamos la utilización de microdosis en el Hospital “Comandante Pinares” de San Cristóbal en Pinar del Río. Unos meses antes habíamos escuchado la conferencia sobre este tema impartida por el Dr. Eugenio Martínez Bravo, aquí en Cuba.
Las condiciones del abastecimiento material del Hospital en esa fecha eran precarias, con gran déficit de medicamentos. Las primeras microdosis que elaboramos fueron de Dipirona, que utilizábamos en el Cuerpo de Guardia como antipirético y analgésico apreciándose buenos resultados. Después incorporamos la Aminofilina para pacientes asmáticos con resultados igualmente favorables.
En un momento dado había un gran desabastecimiento de Psicofármacos para el servicio de Psiquiatría y elaboramos microdosis de Meprobamato, Amitriptilina, Cloropromacina, Tioridazina, Tilo y otros y aunque no se evaluaron resultados de forma confiable, el consenso de la jefatura del servicio y de los médicos era de que resultaban de utilidad.
Por esa fecha, en el año 1996, le hicimos microdosis de Morfina a numerosos pacientes con neoplasias terminales y esto ocurría así porque los familiares se enteraban de los buenos resultados que obtenían otros con las microdosis. El primero de estos casos, de quien tomamos un ámpula para elaborar las microdosis, era un paciente con una neoplacia de pulmón que consumía 6 ámpulas de morfina de 20 mg diarias. Se le comenzó a administrar 2 gotas de microdosis en la lengua cada cuatro horas y se mantenía asintomático. Después, con el empeoramiento de los síntomas se llegó a administrar la microdosis cada 2 horas durante el día y se inyectaba 20 mg a las 11 PM.
También por esa fecha comenzamos a tutorear una tesis sobre el tratamiento de la Úlcera Péptica con microdosis de Cimetidina, que se terminó en 1998, con un grupo de estudio de 70 pacientes con microdosis y 70 pacientes con placebo. Los pacientes del estudio, según los parámetros establecidos a priori, obtuvieron resultados satisfactorios en el 87% de los casos y el grupo con placebo solamente en el 35%, recordándonos que con las microdosis también se presenta el efecto placebo al igual que con cualquier otro medicamento o proceder médico. Ya fuera del estudio eran muy numerosos los que iban a solicitar microdosis de Cimetidina por padecer úlcera o gastroduodenitis.
En el C.I.D de M.N.T. de Plaza de la Revolución hemos estado utilizando microdosis desde algo mas de 6 años y a continuación les mostramos algunos datos y comentamos sus resultados:
 
 
 
 
 
En los datos anteriores se puede apreciar un promedio superior a los 20 renglones de productos patentados y de 7 de plantas medicinales, en tanto hubo mayor volumen en el consumo de microdosis de plantas medicinales.
 
 
 
 
 
CALÉNDULA: La utilizamos como analgésico y antinflamatorio con muy buenos resultados. Se añade microdosis al agua hervida y es de gran utilidad en instilaciones vaginales y en embrocaciones con magníficos resultados en vulvovaginitis. En fomentos la hemos utilizado para piodermitis.
 
NICOTINA:       No está en el mercado nacional, salvo la producción homeopática de “Tabacum” a distintas diluciones. Algunos pacientes por donaciones o envíos del exterior usan parches o chicles de nicotina.
                            Con el uso de la Nicotina en microdosis se ha logrado que muchos pacientes dejen de fumar, aunque se combinan con otros métodos de MNT (auriculoterapía, acupuntura, etc). Los pacientes refieren que les quita los deseos de fumar en valores entre 60 y 70 %. Lo demás depende de voluntad individual y otros factores.
 
PIROXICAM:    Muy útil como analgésico y antinflamatorio, tanto como la caléndula. En microdosis presenta menos efectos gastrointestinales que en tabletas, de manera que los pacientes que no las toleran pueden tomar la microdosis. También hemos vistos un pequeño número de casos que han presentado efectos gastrointestinales con las microdosis.
 
CAISIMÓN DE ANÍS: Buenos resultados como analgésico y antinflamatorio. Mejora la digestión y elimina gases.
 
CAPTROPIL:    Hemos tutoreado 3 tesis de M.G.I: con uso de Captopril como hipotensor. Controla las cifras de TA en un 70% aproximadamente de los casos tratados, sin diferencias entre sexos, color de la piel y edad. Resultados similares o mejores que con la dosis habitual. En los estudios encontramos mas efectos secundarios que con las tabletas, sobre todo cefalea de localización occipital y astenia, que ocurre cuando el paciente tiene cifras bajas de TA (100/60) o con cifras normales (110/70) pero inhabituales en algunos sujetos. Este efecto se resolvió disminuyendo una toma de microdosis al día, es decir, en lugar de administrar 2 gotas en el dorso de la lengua 3 veces al día, solamente se aplicaron 2 veces.
 
                            Llama la atención que muchos pacientes “ahorran” el Captropil y no toman la dosis indicada por el médico. Algunos tomaban 1 tableta al día y otros ½ tableta. Esto ocurre entre otras cosas porque no siempre está disponible el medicamento y porque el producto es relativamente caro para los recursos de algunas personas.
 
PENTOXIFILINA:   Muy efectivo su uso. Equivalente a las tabletas en las dosis recomendadas. Este medicamento favorece la circulación sanguínea central y periférica. En Cuba se reciben algunas donaciones. Muchos pacientes lo solicitan a familiares en el exterior, siendo el costo de 100 tabletas $ 90.00 USD. En microdosis lo estamos dando (igual que las restantes) gratis y la materia prima son donaciones de unas pocas tabletas por algunos pacientes.
 
Los restantes productos presentan igualmente buenos resultados.
 
 
VENTAJAS DE LAS MICRODOSIS;
 
1.     Es el mismo producto que el médico conoce. No necesita nuevos medicamentos para indicarlo.
 
2.     Son productos ya conocidos, con estudios farmacológicos aprobados
 
3.     Con muy poca cantidad del producto industrial se puede elaborar una gran cantidad de microdosis. Por ejemplo:
·       Con 30 tabs de un medicamento cuya dosis diarias son 3 al día, se pueden elaborar entre 900 y 1000 frascos de 10 ml de microdosis, que le duran al paciente entre 45 y 50 días.
·       Con 120 mls de extracto fluído de una planta se pueden elaborar 150 frascos de microdosis que cada uno le dura al paciente entre 45 y 50 días.
·       La cantidad de alcohol de 90 grados para cada frasco de 10 ml de microdosis es de 3 ml, por tanto, con 1 litro de alcohol se elaboran 333 frascos y 100 ml adicionales para elaborar la solución madre correspondiente, es decir, con 1100 ml de alcohol se elaboran 333 frascos de producto.
·       El agua estéril necesaria (puede ser agua hervida) será en total algo menor de 2 ½ litros
 
4.     El costo del producto puede resultar unas 30 veces mas barato que con el medicamento en dosis normales.
 
5.     Permite disponibilidad de productos escasos
 
6.     En nuestra experiencia hemos encontrado una disminución de los efectos secundarios, aunque no están exentos de los mismos.
 
DIFICULTADES EN LA COMPRENSIÓN DE LAS MICRODOSIS, PARA SU PRODUCCIÓN EN LA ACTUALIDAD Y PARA LA INVESTIGACIÓN.
 
Dificultades con los pacientes.
No se han presentado. Las aceptan perfectamente. En algunos casos no hay buenos resultados terapéuticos, igual que ocurre con los medicamentos, entonces se realizan cambios y esto es comprensible por el paciente.
Si, hay serias dificultades para que el paciente consiga un gotero lo que hace difícil el cumplimiento de la dosis indicada y en general de un producto en gotas.
También hay dificultad con los frascos de cristal color ámbar que en ocasiones provoca que no pueda adquirir el producto.
 
Dificultades con médicos y farmacólogos (con excepciones)
Este procedimiento se sale de la farmacología clásica. Con una dosis de 4000 a 5000 menor que la habitual el nivel de la sustancia en sangre no es suficiente para tener un efecto terapéutico. Entonces debe haber otro mecanismo, pero no se conoce, por lo que algunos piensan que no es efectivo. Debían comprobar. Son sustancias estudiadas y en muy pequeña concentración.
 
Dificultades con los Homeópatas (también con excepciones)
Se escandalizan con el método. No por la concentración de la sustancia ya que en homeopatía se utilizan diluciones aún mayores, ni por la falta de un mecanismo de acción demostrado porque la homeopatía con más de 200 años de existencia tampoco lo ha logrado demostrar. El problema es que las microdosis siguen principios muy distintos, por ejemplo, el principio de contrarios y no el de similitud y tampoco hay individualidad medicamentosa.
 
Dificultad para producir las microdosis
Solo se puede producir en la medida que recuperamos frascos de medicamentos de uso oral, de color ámbar, con los pacientes, escuelas y con los CDR. No hemos podido contar nunca con una asignación.
La dificultad con los goteros se explicó en un párrafo anterior.
Las materias primas fundamentales: Tabletas, ámpulas y extractos fluídos tienen distinto comportamiento. Hemos recibido algunos medicamentos industriales por donaciones exporádicas a través del Municipio de Salud y el resto es por donación de los pacientes cuando le solicitamos 3 tabletas de un producto. Por el momento estas vías son casi suficientes.
Con los fitofármacos el problemas es distinto: La existencia de extractos fluídos es muy inestable en su producción en la Ciudad de la Habana. Casi todos los de la lista que mostramos tienen grandes períodos en falta cada año. Cuando los hay entonces ocurre otro problema: No hay mecanismos para comprarlos, o son tan complicados que casi siempre optamos por comprarlos nosotros mismos y donarlos. Por suerte son baratos.
 
Dificultades con la investigación de microdosis
Obviamente, cada tipo de microdosis debe ser investigada. No basta con que los productos utilizados tengan estudios farmacológicos, ni tampoco se puede suponer a priori que si se administra una dosis tan pequeña no puedan aparecer reacciones adversas.
Para investigar seriamente las microdosis se necesitan instituciones con recursos y voluntad de hacerlo sin prejuicios.
 
RECOMENDACIONES
Dadas las ventajas que hemos encontrados en el uso de las microdosis y las potencialidades que pueden ofrecer adicionalmente en condiciones de guerra y de desastres naturales, recomendamos enviar el presente documento a: Dirección Nacional del Forum de Ciencia y Técnica, MINFAR, MINSAP y Consejo de Estado, proponiendo a estas instituciones crear las condiciones para el estudio y aplicación del método antes explicado.
 
BIBLIOGRAFIA
Microdosis, una medicina alternativa, Dr. Eugenio Martínez Bravo, Universidad de
Zacatecas, México
 

Destacados

Hemos recibido

4347790

visitas

Hay 9 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com