Artículos Varios » Epidemia de Dengue, Juan Yahdjian

Última actualización: 24/06/2009

 

 

EPIDEMIA DE DENGUE
 
Juan Yahdjian,Misiones, Argentina
abril 2009
 
 
 
Argentina es uno de los países empobrecidos por el Modelo Productivo (MP) actual. Un modelo que definimos como agroexportador, que expulsa al pequeño productor y su familia de su tierra y lo obliga a “asilarse” en los cinturones de pobreza de las ciudades. El modelo genera pobreza, con toda la violencia e inseguridad como consecuencia.
 
Si acordamos en que la enfermedad es resultado de un desequilibrio, vemos que el mismo puede tener distinto origen, desde los emocionales, físicos, de vínculos, del ambiente y muchos etcéteras.
 
En el caso del dengue, además de la pobreza se agrega el desequilibrio del ambiente, la contaminación, el agua y alimentos de baja calidad o ausentes etc. Todos son factores que disminuyen la “calidad de vida”, que disminuyen las defensas de todos los seres vivos, incluido nosotros.
 
No es casualidad que el dengue, en Salta, comienza en Tartagal, cuya población viene de sufrir una catástrofe, originado por el desmonte y otras maldades. Tampoco es casualidad que el epicentro sea el Chaco, donde también se ha desmontado y empobrecido. El mapa del dengue se superpone al de la pobreza. Las localidades que reciben agua en camiones cisterna son las más vulnerables. Localidades golpeadas por el desmonte indiscriminado, por el reemplazo del monte por soja, por ejemplo.
 
Se culpa al mosquito, para que no pensemos en las verdaderas causas, por ignorancia o malas intenciones, se fumiga para eliminarlo y se agrava nuestra situación. El mosquito, bien gracias, nadie se imagina que lo podamos eliminar.  La vida en riesgo, ya que los venenos terminan en nosotros y nuestras defensas se resienten nuevamente.
 
La figura del “consumidor final” explica muy bien lo de los venenos. Nosotros los respiramos, los ingerimos en el agua y los alimentos. Y como a nosotros no tenemos mecanismos para metabolizarlos, para expulsarlos, los depositamos en los tejidos. Y como somos el último eslabón de la cadena natural, quedan para siempre, casi todos en nuestro cerebro, donde el tejido es graso y casi todos estos venenos son liposolubles. Entonces no hay dosis tolerables, lo de hoy se junta con lo de ayer y lo de mañana. Y cuando nos morimos y nos baña la lluvia, se lleva el veneno a las napas y así a los seres vivos y termina en los humanos nuevamente.
 
El mosquito NO produce dengue, lo transmite. El que lo produce es el Modelo Productivo (MP) perverso, que fabrica pobres, que favorece las condiciones para enfermarnos. Y si eventualmente matamos a todos los mosquitos, nos enfermaremos de otra plaga, por tener bajas las defensas.
 
La GAIA, el Planeta Tierra y sus envoltorios, es un ser vivo, y además funciona como una caja casi hermética, todo queda en ella. Apenas algunas gotitas de agua o alguna que otra molécula se puede escapar, Pero lo bueno o malo que produzcamos queda dentro del sus límites. Si seguimos fabricando y usando agrotóxicos, además de envenenar nuestra generación, hipotecaremos el futuro, lo llenaremos de sustancias nocivas, que no se degradan y muchas veces se potencializan entre ellas, y nuestra descendencia sufrirá mucho más que nosotros y serán consumidores finales con peores consecuencias.
 
 
Y volviendo a la enfermedad, en este caso el dengue, podemos definir el desmonte como un desequilibrio. El monte es fuente de vida, de biodiversidad, de armonía, de agua, de aire puro. Su suelo esponjoso y las raíces de los árboles funcionan como vías de entrada y filtrado, del agua de lluvia hacia las napas y el acuífero. Con el desmonte nos llevan el agua “robo de agua”, (ver escrito de Juan Yahdjian en www.movisocialmisiones.com.ar ). Nos llevan una fuente principal de aire puro, de alimentos y medicinas, nos llevan el territorio, nos llevan la vida.
 
El monocultivo como un gran desequilibrio. Siendo el monte lo natural de nuestra región, lo que la madre naturaleza elige para el bienestar de todos los seres vivos, el monocultivo, por el contrario, es lo antinatural, lo negativo. Además son grandes consumidores de agua (agua virtual) y de venenos (como defensa de la naturaleza, por la imposición de cultivos negativos, aparecen las plagas, que tienen el mandato de transformar en tierra lo que no nos conviene). En el caso de la soja, la que se produce en la región es forrajera y genéticamente modificada, necesita dosis progresivas de herbicidas, por la resistencia que provoca cualquier cida (envenenamiento- muerte). En el caso del pino, son variedades exóticas y necesita combinaciones de varios venenos, contaminando más y más, atentando en contra de nuestra calidad de vida, disminuyendo nuestras defensas.
 
Pinos y eucaliptos consumen mucha agua para crecer rápido y ser rentables.
 
El monocultivo esteriliza los suelos (desierto verde) y precisa de fertilizantes químicos para seguir produciendo.
 
El destierro de Antiguos Pobladores, de Campesinos, es desequilibrio mayor. El apego a la Pachamama es parte principal de su espiritualidad. Condenarlos a los cinturones de pobreza de las ciudades es condenarlos a la enfermedad, a la exclusión a la pérdida de vínculos familiares, con la naturaleza y con Dios. Perderán su fuente de agua y de alimentos sanos, los  remedios caseros y la identidad, su bien más preciado. Tendrán que cambiar de vida, de cultura, de hábitos, de vecinos, de trabajo (?), si antes sobreviven a las enfermedades o al suicidio.  
 
La concentración de tierra y de riqueza es un desequilibrio y este MP lo acentúa. En cambio de producir nuestros alimentos, de respetar nuestras fuentes de agua, de aire, estamos respondiendo a necesidades de otros países. Exportamos cereales para engordar cerdos de la China, por ejemplo. O pasta de papel, para que otros países produzcan papel y nos lo vendan a precios dólar o euro.
 
Las Represas e hidrovías producen grandes desequilibrios ambientales. Los ríos circulan en el Planeta Tierra como la sangre en nuestras venas y arterias, si los represamos, si los reprimimos, sobrevendrá la enfermedad y la muerte, de peces y de otros seres vivos, que conforman sus cuencas. El dengue, la leishmaniasis, la fiebre amarilla y tantas otras, son llamadas enfermedades de la pobreza, de las represas, del agua.
 
La ruptura de la armonía del ecosistema produce cambios climáticos, desde sequía a inundaciones, pasando por tormentas inusuales y otros desastres. Los calores que se prolongan en el Norte desorientan a todos.
 
El Modelo Productivo (MP) no funciona sin desmontes, sin monocultivos, sin expulsión de los pequeños agricultores y de antiguos pobladores, sin concentrar la tierra y las riquezas, sin “robo de agua”, de aire, de territorio, sin megarrepresas e hidrovías, sin contaminar con venenos, sin cambios climáticos, sin atentar nuestra calidad de vida, sin ponernos a merced de enfermedades varias.
 
El dengue es una enfermedad infecciosa, que como muchas otras necesita el germen patógeno y el terreno propicio. Se presenta con fiebre alta, decaimiento, fuerte y persistente dolor de cabeza, sobre todo detrás de los ojos y dolor en el cuerpo. Semeja mucho a una fuerte gripe. Según nuestras defensas, tarda entre cinco y siete días, y si andamos bajoneados, puede derivar en la variedad hemorrágica o sobrevenir complicaciones.
 
El dengue, como otras enfermedades sociales, es un aviso, una alerta, que nos dice que estamos equivocados, que hacemos mal las cosas, que provocamos enfermedades, que mejor si cambiamos, si elegimos la vida, la salud, para todos nosotros. La enfermedad como una propuesta de cambio, como una oportunidad para revisar lo que hacemos.
 
Y a quiénes favorece el Modelo Productivo? :
- Al Gobierno, con los impuestos- retenciones. Los números cierran, las elecciones se pueden ganar, el clientelismo y el doble discurso es cultura. Ahora se consiguió un crédito chino, por si cae el dólar. Ellos se aseguran la soja y nosotros las enfermedades. Pero además:
- A las grandes multinacionales como Cargil, Monsanto, Aceitera Deheza, pools de siembra, los dueños de la tierra, las pasteras etc. Quienes hace dinero de la naturaleza, no respetan el agua, el aire y el ambiente.
- A los exportadores- importadores.
- A los bancos y financiaras internacionales.
- A la clase dominante en general.
 
El resto somos todos perjudicados, comenzando con los pobres, expulsados y excluídos, los niños y jóvenes y generaciones futuras.
 
Entonces no debemos atacar al mosquito, provocando mayor contaminación, debemos cambiar el MP que genera desarraigo, pobreza y enfermedad a tantos muchos y favorece muy mucho a unos pocos. Difícil si no nos organizamos, si no participamos. Proponemos, en Misiones, el Movimiento Social Misiones y a nivel Nacional el Foro de Pensamiento y Construcción Social: forodepensamientoyconstruccion@gmail.com  Debemos hacer lo necesario para mejorar nuestras defensas: -Erradicar la pobreza, la inequidad, las injusticias, la inseguridad, las enormes brechas que separan a ricos y pobres. – Procurar el cultivo de nuestros alimentos sanos, -Una agricultura con agricultores, quienes saben respetar la tierra, el agua, el ambiente. –No permitir la producción de venenos, que terminarán en nosotros. –Es importante que nos sintamos naturaleza, que formemos parte, que la respetemos, que armonicemos- Debemos pensar en el futuro, en las generaciones venideras. Tenemos que cambiar lo de desarrollo sustentable por provincia o región sustentable. Y dejar la naturaleza como la encontramos. Y muchas otras cosa que ustedes mismos aportarán, para que, entre todos, proyectemos una vida mejor, sin dengue ni otras enfermedades de la pobreza, porque entre todos la vamos a erradicar.
 
Ojala que nuestros gobernantes hayan entendido el mensaje de los que despidieron a Alfonsín y democraticen su accionar. Y los radicales entiendan que no fue un apoyo partidario ni de candidatos, aunque sean familiares. Y que ética y política no se nieguen.
 
Y ya que estamos en Semana Santa y que escuchamos que Jesús murió para “salvarnos”, busquemos la verdad, diciendo que lo mataron por su coherencia en denunciar las injusticias. Y que hoy se sigue crucificando, enfermando a pobres y excluidos.
  
Ojala se animen y me envíen propuestas, inquietudes, opiniones. L@s abrazo a todos.
 
 
Juan Yahdjian es médico, miembro del www.movisocialmisiones.com.ar , del Espacio Ecuménico y del Foro de Pensamiento y Construcción Social


Destacados

Hemos recibido

4356975

visitas

Hay 16 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com