La Enredadera » Nº 32 - Noviembre 2009

Última actualización: 15/11/2009

 

LA ENREDADERA
 
Boletín Informativo de la Red Jarilla de Plantas Saludables
de la Patagonia
Nº 32 – Noviembre de 2009
 
EDITORIAL
         El viento de ese fin de semana nos llevó hasta Chos Malal. Nos amontonó, nos mezcló y nos juntó en un mismo círculo. Nos hizo dar algunas vueltas completas, quizá como para cerrar, para ir completando rondas, círculos.
         Desde el 23 al 25 de octubre nos reunimos en el norte neuquino unas ciento tres personas entre niños, jóvenes, adultos y abuelos. Bajo el eje “En el río de la vida” pudimos vibrar y reafirmar el sentido de nuestras vidas hoy y acá.
         Qué simbólico! Fue en esta zona donde comenzó todo. Aquí Adriana Marcus dio los primeros talleres, invitada por autoridades sanitarias, y desde este rincón de la provincia fue creciendo este movimiento colectivo en que crecemos juntos y juntas, intercambiamos, compartimos, aprendemos, disfrutamos, danzamos y nos alegramos.
         Y desde el comienzo de nuestra red, en que nos propusimos encontrarnos todos los años para re-conocernos y seguir aprendiendo juntos, pasamos por distintas etapas: primero nos ocupamos de las plantas de remedio, luego de las alimentarias, luego de las semillas, luego de las cuestiones sociales y comunitarias que nos llaman a cuidar la “comunidad de vida” (que es como Leonardo Boff llama al “medio ambiente”), y hoy de la espiritualidad que necesitamos para defender la vida de toda nuestra gran casa, la Tierra. De eso hablamos en este boletín.
INFORME DEL ENCUENTRO, DIA A DÍA…
 
VIERNES 23 DE OCTUBRE
Por la mañana y luego de la acreditación…Ronda de bienvenida y presentación de t@d@s
-          Fermando Canu da la bienvenida a todos los presentes. Nos cuenta que organizar esto los obligó a juntarse más seguido. Desea que todo salga bien. Sabe que va a llegar más gente a lo largo del día.
-          Silvia Ruiz, de Neuquén y “todavía secretaria”. Da las gracias y la bienvenida. Ve caras nuevas y también gente antigua. Desea que se diviertan, que disfruten, que aprendan.
-          Neiva Vazquez de Chos Malal: nos cuenta que es enfermera jubilada, del grupo Mayal. Está muy contenta.
-          Marisa, De Chos Malal:  Empezó a enredarse en Mariano Moreno. Se juntaron con el grupo Mayal y organizaron el encuentro.
-          Carolina, de Chos Malal: A partir de libros y talleres de Adriana se integraron al grupo Mayal. Se han juntado mucho por lo del encuentro.
-          Dorys Tapia, de Chos Malal: Es la primera vez que participa. Quiere compartir.
-          Marcelo, de El Bolsón, antes estaba en Tricao Malal, trabajando con las plantas y la gente.
-          Eduardo, de Zapala y del grupo Malva: Listo para aprender.
-          Virginia Bravo, del Hospital de Andacollo, enredada hace tiempo.
-          Javier, del Hospital de Andacollo. Se enganchó el año pasado a partir de un taller. Quiere seguir trabajando.
-          Marcela, “la Negra”, de S. M. de los Andes y del programa de radio “Deshojando la manzanilla”.
-          Matilde Zúcaro , de Punta Lara: trabaja en un vivero que reproduce plantas nativas. Agradece a las plantas que la llevan de un lado a otro y le permiten conocer gente nueva.
-          Martín Aldasoro, de Andacollo: trabaja en el CPEMN° 11, como ayudante de laboratorio y participa de una fundación que se llama “Hermosa vida”. Quiere compartir, crecer.
-          Elisa Cisterna, del Grupo Mayal. Lleva varios años en el grupo. Ha aprendido mucho
-          Querubina, de Chos Malal y del grupo Mayal: Hace años que participa. Está muy contenta y feliz porque cada año hace más cosas con las plantas.
-          Hilda Morales, del grupo Mayal: Es compañera de Queru y Elisa. Le gusta compartir sobre plantas y sobre la tierra.
-          María Orueta, también del grupo Mayal: Hacen cremas en la salita de su barrio, para los chicos. Es la primera vez que asiste a estos encuentros.
-          Silvia, de Chos Malal: es la primera vez que asiste. Quiere conocer.
-          Elisardo del grupo Malva, de Zapala: Agradece el recibimiento y pide que el tiempo acompañe.
-          Julia del grupo Carrú Lawen, de Las Lajas: Quiere aprovechar la oportunidad de hacer cosas con las plantas. “Hay tanta medicina tirada!!”
-          Graciela Fuentes, de Las Lajas: Está contenta, quiere seguir conociendo las plantas.
-          Anabella, de San M. de los Andes y oriunda de Paraná: es su segundo encuentro. Ha venido a compartir.
-          Nico de la Red y de San M. de los Andes: Es su primer encuentro. (Atención… Nico es un niño de nueve años que aporta en el programa de radio y un gran conocedor de plantas).
-          Silvia, del Hospital de El Bolsón: se encuentra haciendo la residencia y tiene curiosidad. Vino con su jefe, Marcelo.
-          Marcelo, enfermero del Hospital de El Bolsón: también vino por curiosidad.
-          Vanesa o Vacha, de Chos: La primera vez que participó fue en Mariano Moreno. Está recansada pero contenta, y desea que podamos pasarla bien.
-          Susana, de Chos Malal: Es su primera experiencia en estas actividades. Siempre dispuesta a aprender sobre la naturaleza.
-          Rolando Barahona, de Junín de los Andes, del grupo Lahuen Che: Hace rato que está en el grupo. Día a día agradece a Dios porque va a aprender más.
-          Elisa Muñoz, de la escuela El Alamito: es la primera vez que asiste.
-          Elisa Parra, de Las Lajas: Representa a su hermana.
-          Ana Contreras: Fue invitada, asiste para conocer.
-          Susana Navarrete, del grupo Carrú Lawen: Vino con su esposo e hijos. Espera que sea una oportunidad para que se enganchen. El grupo se reúne cada quince días.
-          Leopoldo Contreras, de Las Lajas: No está en el grupo, simplemente es el “corredor de Bolsos” de su familia. Es enfermero y quiere aprender.
-          Nilda, de Las Lajas: Vino con su nena y es la primera vez que viene.
-          Rocío, hija de Nilda.
-          Moira.
-          Pablo Castillo: “A donde voy, voy con mi abuela”. (Pablo es el nieto de Querubina).
-          Gustavo, primo de Pablo y también nieto de Queru.
-          Alicia Pintos, de Las Coloradas: Está sola, sin grupo pero no piensa abandonar. Vino con su nieta.
-          Sandra Marin, de San Martín de los Andes: contenta de participar. Hace el boletín de la red.
-          Margarita Painemilla, de Zapala: es la primera vez que viene a Chos Malal,  vino a conocer el pueblo y la gente. Está feliz, ve mucha unión y compañerismo.
-          Silvia de Las Lajas: Pertenece al grupo Carrú Lawen. Viene a charlar un poco de los yuyos.
-          Alejandro Paz, de Plottier: Viene a estos encuentros para ver al resto de la red.
-          Andrea, de Plottier: Comenzó con un taller, con Marisa. Es la primera vez que viene a un encuentro regional.
-          Gisella, de Neuquén: conoció a la red a través de Andrea. Le gusta sentirse bien de salud y cree que esta es una nueva posibilidad.
-          Irma, de Plottier, de la Banda de los Yuyos: Es el segundo encuentro del que participa. Le gusta compartir saberes.
-          Silvia, de Plottier: Es “la llorona” del año pasado. Cuenta que de Plottier viene la súper banda. Son once!
-          Heraclio Espinosa, de Plottier, de la Banda de los Yuyos y de la Red Jarilla: Sigue trabajando con los chicos de las escuelas secundarias y primarias. Le encanta que haya gente nueva que se exprese.
-          Sabina, de La Banda de los Yuyos: Es su tercer encuentro con el grupo. Se alegra mucho de reencontrar gente. Es una ocasión para revivir lo que uno vivió de chica. Vino con su esposo.
-          Rodolfo, también de Plottier: es el segundo año que participa. Viene como chofer de su señora, pero parece que se va a integrar nomás.
-          Griselda, del grupo Lawen Che, de Junín de los Andes: Es el tercer encuentro. Siempre le gustaron los yuyos pero recién pudo integrarse cuando se jubiló.
-          Cecilia de Plottier: Es su primer encuentro regional. Ha aprendido mucho con el grupo local. Son personas muy generosas. Es profesora de biología y comparte con Heraclio las salidas de campo, junto a sus alumnos.
-          Luciana y María Gracia, hijas de Cecilia.
-          Angelina Verdugo, del paraje Barda Negra y del grupo Malva.
-          Elbia Espinoza, de Zapala y del grupo Malva: Está contenta de estar acá. Nos cuenta que se juntan en la salita una vez al mes, con la comunidad de ese lugar. Agradece la bienvenida.
-          Adriana Marcus, de Zapala y del grupo Malva: Es médica general. gradece a los organizadores por todo esto. Dice que sabe que organizar es difícil, laborioso pero que consolida al grupo. Por eso vamos rotando por diferentes lugares y en este encuentro todos vamos a colaborar. Aporta que todos los encuentros salen bien, son hermosos. Nadie de afuera nos banca, sólo nosotros mismos. Porque cuando uno pone la energía positiva, sólo puede salir bien.
-          Fang, de Tailandia y viviendo en Junín de los Andes junto a Griselda.
-          Hercilia Sosa, coordinadora local del Consejo de la Mujer: está colaborando, le encanta estar acá, ayudando.
-          Maria Eugenia de Plaza Huincul, hija de Liliana Rickemberg
Luego del mediodía llegaron de a poquito nuevos enredados y antes de la experiencia del Río de la Vida, les pedimos que se presenten. Son ellos:
-          Ana Gabriela Bonilla, de México, es la primera vez que participa de estos encuentros.
-          Patricia Espósito, la Pata de la Red Jarilla y desde el primer encuentro. Ahora de El Bolsón, con grupo en formación.
-          Miriam, de Plottier: es la primera vez que participa de un encuentro regional. Vino porque leyó la información en el diario. Aca se encontró con gente de Plottier.
-          Claudia, de Chos Malal. Es la primera vez que participa. Es docente.
-          Klaus, de Plottier: viene por primera vez, junto a su madre Miriam.
-          Norma de Chos Malal: es la primera vez que asiste.
-          Alejandra, de Chos Malal: ha trabajado con Vacha y con Marisa.
-          Adriana de Chos Malal: Es la primera vez que participa de encuentros como estos.
-          Gloria de Chos Malal: Es la primera vez, pero nos conoce. Siempre consulta por mail y recibe el boletín.-
-          Ana de Chos Malal
-          Eufemia de Chos Malal: asiste por tercera vez.
-          Flor, de Chos Malal, segunda vez.
-          Alicia de San Martín de los Andes, que asiste por primera vez.
-          Fernando Sellari, de San Martín de los Andes, ha participado varias veces; junto a la Negra hace el programa radial Deshojando la manzanilla.
-          Elisabeth, de San Martin de los Andes.
-          María, de Chos Malal y dispuesta a trabajar en la cocina.
-          Soledad, de San M. de los Andes, del programa “Deshojando la Manzanilla”.
-          Fernando Díaz, de Chos Malal. Es la primera vez que asiste a estos encuentros.
-          Hebe Nieri, de El Chocón, es su quinta vez.
-          Susana, de Chos Malal: es la primera vez que participa.
-          Claudia, del grupo Tomillo.
-          Sara Ortega, del grupo Tomillo de Cutral Có – Plaza Huincul.
-          Lucas, de Chos Malal. Es su primera vez.
-          Luis Mercurio, de Neuquén, también la primera vez que participa de esto
 
EN EL RIO DE LA VIDA (Informe de A. Marcus y Fernando Canu)
El lema de nuestro encuentro fue "En el río de la vida". Pretendíamos con esta consigna indicar que somos vida en la vida, que no somos sujetos observando objetos (por ejemplo vegetales) y describiéndolos, sino que somos hermanos de todos los demás seres (plantas, ríos, montañas, piedras, animales, insectos, agua, etc.) que comparten con nosotros este viaje maravilloso en Gaia, esta tierra viviente que nos materna, nos alberga, nos da cobijo.
 
Pero además, la idea es que la vida nos viene de lejos, no sabemos de dónde ni de cuándo, de algún lugar tan grande y misterioso que ni siquiera necesitamos nombrarlo. Y va rodando, y en ese rodar nos atraviesa también a nosotros -que la recibimos y la pasamos a quienes nos siguen: hijos, nietos, bisnietos.... y así sucesivamente.
 
Esto significa que la vida no es nuestra, sino que somos de ella. Y es sagrada. Comprenderlo nos obliga a ser más responsables y conscientes.
 
Abrimos el ejercicio invitando a ingresar al círculo formado por todos los participantes a una persona que nos represente. Pasó Hersilia, y detrás ubicamos a alguien que representara a su madre y alguien a su padre. Luego a sus 4 abuelos y finalmente a sus 16 bisabuelos. Finalmente al futuro, un niño: Nico, delante de Hersilia.
 
Lo que cada representante sintió en cada momento probablemente sea compartido en estas páginas, fue dicho por algunos en la ronda de evaluación. Lo principal fue reconocer que todos venimos de una madre y un padre, del amor de ellos, que nos han pasado la vida y nos cuidan manteniéndose a nuestras espaldas, dándonos fuerza;  que les agradecemos por todo lo que nos han dado y que lo que no nos han podido dar lo iremos a buscar por nuestra cuenta sin reproches, quejas o juicios. Reconocemos de donde viene la vida, de lejos, y cómo cada persona que aportó a esa vida (que son miles hacia atrás) ha vivido penas, alegrías, sufrimientos, hambre, desconsuelo, tragedias o maravillas, para hacer posible que hoy nuestra representante esté allí parada. Nos sentimos uno y en armonía.
 
Además, ingresaron a este río representantes de ancestros que ya se fueron, y sin embargo estaban allí dando fuerza a sus descendientes, bien plantados en la tierra, mostrándonos que los muertos están siempre con nosotros, y no solamente dentro de cada uno de nosotros.
 
 
Esto nos dijo Martín, luego del ejercicio:“Soy Martín, de la Fundación Hermosa Vida en Andacollo.
Al compartir el ejercicio del río de la vida me sentí muy bien, muy contenido.
Habitualmente venero a mis ancestros, mediante un ritual con las fotos de todos ellos (hasta mis tatarabuelos) Pero hoy, al verlos representados en las personas presentes paradas detrás de mí comencé a reconocerlos y pude comprender nuestra historia familiar, me permitió comprender cuánto dolor y cuanto amor vivieron todos y cada uno de ellos para hacer posible hoy que todos nosotros pudiéramos estar aquí, compartiendo este encuentro.
Fue una experiencia realmente muy conmovedora que me ha permitido corroborar como el río de la vida fluye sin detenerse desde siempre.
Muchas gracias a todos y cada uno”.
Martintxo - Martín Jorge Aldasoro
 
Luego del almuerzo a la canasta, llegó el momento de los talleres en simultáneo. Los participantes pudimos elegir entre el taller de ilustración botánica a cargo de Pata, el de reciclado de bolsas de plástico a cargo de Susana Becerra o el de esencias florales (flores de Bach y también otras similares) dado por Alicia Usardi que viajó especialmente desde San M. de los Andes para darlo. ¡¡A las tres, muchas graciassss!!
Paralelamente a estas actividades hubo exhibición de herbarios y de diversa bibliografía aportada por los enredados, con la idea de que todos podamos conocer los libros que circulan entre los integrantes de la red.
Estos son algunos comentarios que hicieron los participantes de los talleres:
Eli de San Martín de los Andes, nos hace llegar un comentario sobre el taller de reciclado de bolsas de plástico: El arte de dejar  la naturaleza limpia de lo que la contamina”  Con solo una aguja y curiosidad   muchos niños y adultos estuvimos presentes en  un  espacio  creativo  propuesto por  la Profesora Susana Becerra  en el séptimo Encuentro de la Red Jarilla.
Nos fue entregando la técnica pero  siempre anticipada por la motivación de cuidar el medio ambiente. Con las bolsas de nuestras compras de cada día podemos contaminar o bien hacer una transformación de éstas en cosas útiles.
Entregados a la tarea fuimos cortando y armando el elemento para tejer. Las tijeras iban y venían al compás de las palabras de Susana que con claridad nos  concientizaba de la necesidad de cuidar el medio ambiente de estos elementos de tan larga degradación. Así la bolsa  cortada en larga tira será tejida en cadena,  en vareta y vuelta tras vuelta al finalizar tendremos una bolsa firme  que estaría tejida con cincuenta de las bolsas que vamos  adquiriendo en los supermercados.  Mientras aprendíamos compartimos las experiencias de diferentes localidades frente a la posibilidad  de sacar de circulación  a la famosa bolsa de naylon. Revisamos  nuestros usos y costumbres con estas.  Mientras  Susana  continuaba transmitiendo su sensibilidad  por el medio ambiente y estimulándonos a  innovar para empezar a cuidar .   
Con diferentes tipos de naylon se pueden  tejer  un sin fin de  cosas, bolsos, carteras, alfombras, ,  todo aquello que seamos capaces de inventar  y  que usaremos  cotidianamente para así dejar  de poner en la tierra lo que nunca germinará ni dejará fruto .
Reciclar es  un proyecto de gran impacto en la preservación del medio ambiente y es un aporte para mejorar nuestra calidad de vida y embellecer nuestra ciudad.  
¡¡¡Gracias  a Susana  y a los que  organizaron este  Taller por la contribucion cuidadosa!!!  
 
Otro comentario:Estuve el el taller de dibujo de plantas. Dibujé la planta que se llama Bolsa de Pastor. La profesora me dijo que tenía que dibujar parte por parte. Por ejemplo una hoja completa, la flor…pétalo por pétalo. Es decir una vez que tengo claro y termino una parte sigo con la otra.
Con este taller la pasé bien, me divertí y me sentí cómoda con los compañeros y la profesora”. :)
Muchas gracias. Fang
J
 
 
 Sobre el taller de Flores de Bach y otras esencias florales: (Ana Gabriela Bonilla, de México  y Alejandro Paz  de Plottier, quienes armaron este texto utilizando la técnica de cadáver exquisito). “Después de una emotiva bienvenida espiritual a la Red Jarilla, nos organizamos en grupos. Terapia floral fue una conversación sobre el lugar que se toma frente a las cosas y qué concepción del ser de manera integral, en un conjunto que expresa de diferentes maneras la preocupación de la persona: el inconsciente nos habla por actitudes arraigadas y el consciente, a través de la palabra. Y es con la palabra con lo que el terapeuta trabajará, como así también hábitos de alimentación, descanso, modo de caminar, piel, etc. para dar un diagnóstico profundo y lo más certero posible. Al nacer un vínculo, quitar nuestros prejuicios, observar y escuchar podemos determinar cuáles flores, trabajando en conjunto (bouquet floral) ayudarán a quién lo requiera en todos los niveles: físico (superficial), mental, psicológico hasta el espiritual (profundo). Por ésta y otras razones se necesita de entrevistas extensas con cada persona, a fin de una respuesta concreta a lo que pudo ocasionar la visita el terapeuta.
Las terapias que se digan alternativas a la alopatía pueden interactuar para resolver las dolencias (físicas, emocionales) desde diferentes perspectivas. Por ejemplo: la modificación de la dieta y por lo tanto, del estilo de vida dirigen al individuo a una cura permanente, mientras el uso de las flores soportan las dificultades volitivas de un cambio radical”.
 
Después vino la merienda compartida, la charla informal, el matecito en ronda con los amigos viejos y los nuevitos que se sumaron.
 
Seguidamente la proyección de videos y algunos power points que los organizadores prepararon para nosotros.
POWER POINT armado por Fang, estudiante de AFS (American Feel Service). Fang es tailandesa y se encuentra viviendo en Junín de los Andes, participando de un programa de intercambio. Asiste al CPEMN° 7 y cursa tercer año. Vive con Griselda, cuyo hijo Manuel se encuentra actualmente haciendo algo similar, pero en Japón. En su presentación mostró la geografía, la historia y las costumbres de su país. ¡¡¡GRACIAS!!!
POWER POINT presentado por la comunidad de la Escuela N° 15, ubicada en Av. Don Bosco de Chos Malal. El trabajo mostró experiencias de salidas de interpretación de flora y fabricación de preparados sencillos, como cremas, aceites y ungüentos. Hermoso trabajo llevado a cabo por los chicos de 5° “A” y “B” junto a sus docentes Miriam, Vacha y Juan.
POWER POINT INSTRUCTIVO a cargo de la escuela 345 y la escuela N° 15. Presentaron los resultados del “Taller de plantas – Elaboración de ungüentos de llantén y caléndula: Por los senderos del conocimiento”. El trabajo fue realizado por los chicos de séptimo grado, a cargo de la Seño Ale, y se hizo durante el 2008.
VIDEO del Taller de aceite de jarilla y romero. Este taller fue organizado en el CPEMN° 80, con un grupo de chicas adolescentes que por cuestiones de embarazo, lesiones en rodillas y otros inconvenientes físicos no pueden hacer Educación Física de manera convencional. Pertenecen al grupo de gimnasia del turno tarde y con la guía de Vacha conocieron sobre estas plantas y realizaron estos preparados para mejorar su salud.
VIDEO DE LA NONA. Su nombre es Celedonia del Carmen Vergara de Vazquez, pobladora del Cajón de Curí Leuvú, del Puesto de La Cruz. Enredada nuestra, ejemplo de vida dedicada a honrar la vida con cada uno de sus actos amorosos.
 
Por la noche y luego de la cena, disfrutamos de la presencia de la cantora norteña, muy joven ella, Susana Valdez. Trabaja también en una escuela como profesora de música. Susana cantó fragmentos de cantos populares que ha recopilado, también otros de su autoría.
Seguidamente se presentó Atilio Alarcón, poblador de la zona, criancero y músico, el que nos atrapó con su talento y su buen humor. Marta Parada, maestra jubilada de Chos Malal nos relató un cuento tradicional del lugar. Imperdible!!!
Y algunos enredados se animaron con una cuequita!
Mientras todo esto ocurría, nuevos enredados iban llegando: Graciela Henriquez de Neuquén, autónoma ella, Flor de Catriel y un grupo recientemente creado “Las Ortigas”, todos de Neuquén capital: Julieta Ziem, Santiago Abrutsky, Luis García, Natalia Quezada, Gladys Zalazar, Carmen Vila y Sara Uribe.
SÁBADO 24 DE OCTUBRE
Tempranito y con la guía de La Negra, los madrugadores hicieron el saludo al sol.
Luego, compartimos un desayuno de mates y charlas, de reencuentro con los amigos.
A las diez de la mañana Eduardo de Zapala, del Grupo Malva, junto a Elisardo y Pata hicieron la introducción teórica a lo que sería luego el taller de armado de “nendo dango”, las bolitas de arcilla de Fukuoka.
Eduardo, Elisardo y Pata nos lo relatan así:
Había una vez un viejito japonés, llamado Masanobu Fukuoka , que se dio cuenta de que la naturaleza   necesita lo menos posible la intervención de los seres humanos .
A través de su práctica de mas de 50 años, fue formulando 5 principios básicos, que llamó AGRICULTURA NATURAL, que no es lo mismo que la agricultura orgánica. Ellos son:
a) NO ARAR: de esta forma se mantiene el suelo en condiciones óptimas de humedad y micronutrientes.
b) NO USAR ABONOS NI FERTILIZANTES: la fertilidad del terreno de cultivo se regenera como en cualquier ecosistema no domesticado.
c) NO ELIMINAR HIERBAS NI USAR HERBICIDAS: porque destruyen los nutrientes y microorganismos del suelo.
d) NO USAR PESTICIDAS: porque también matan la riqueza natural del suelo.
e) NO PODAR: dejar que las plantas sigan su curso natural. 
Si bien su idea básica es el principio del “no hacer”, facilitando las labores en la agricultura, interviniendo lo menos posible, respetando y potenciando los ciclos naturales que la naturaleza necesita para recuperar “su estado natural”, para ayudar a ello practicó y propuso varias técnicas. Una de ellas es el nendo dango.
En este taller compartimos la técnica de hacer bolitas de arcilla.
¿CÓMO LO HICIMOS Y EN QUÉ CONSISTE?:
Conseguimos arcilla lo mas pura posible y bien molida, que colocamos sobre un plástico que cubría un pozo, cuyo tamaño estaba de acuerdo a la cantidad de arcilla, pusimos en la arcilla todas las semillas que habíamos decidido sembrar, mezclamos bien y luego mojamos la mezcla, cuidando que no quedara muy blanda ni muy dura, y poniendo el plástico con la arcilla sobre el piso plano comenzamos a hacer las bolitas a mano ( es casi como una plastilina ), de tamaños diversos. Éramos alrededor de 100 personas e hicimos muchas, que dejamos al sol para que secaran y luego poder distribuirlas. Las bolitas con especies nativas del lugar fueron “tiradas” en los alrededores del lugar del encuentro. Las bolitas con especies mezcladas fueron llevadas por cada participante para mostrar en sus lugares, y ser probadas allí.
¿POR QUÉ NOS INTERESA ESTA PRÁCTICA A LA RED JARILLA?
Todos sabemos que la naturaleza nos reclama ser tratada de otra manera, que no soporta más tanta destrucción e impunidad . Que es necesario y urgente ayudar a reparar los enormes daños que le hemos causado, ya que son muchos los síntomas de que el cambio climático, las sequias, las tempestades, las hambrunas, etc . van en serio y crecen cada vez más. Así es que esas bolitas de arcillas pueden ayudar en mucho a mejorar la situación, contribuyendo en distintos ambientes y situaciones particulares a reverdecer el lugar y a mejorar en mucho la producción, por ejemplo en lugares degradados por sobrepastoreo, en sitios quemados, en lugares de poca lluvia, en suelos pedregosos, etc. .
ALGUNAS CONCLUSIONES DEL TALLER:
-Mucha sorpresa y entusiasmo, con una experiencia aún muy poco conocida.
-Quedo claro que estamos en una etapa experimental, que requiere -a través del ensayo y observación- adecuarlas a cada lugar.
-Que el ser respetuoso con la naturaleza es también ser cuidadosos de no poner en las bolitas cualquier  especie, ni arrojarlas en cualquier lugar. Surge la impresión de que nos deberíamos un debate sobre ello.
-Es interesante adaptarnos a la zona en que vivimos. Si queremos reverdecer un lugar, tratemos de que las semillas sean nativas, y que estén aclimatadas al lugar, al clima, al agua y a la calidad de la tierra, o al menos usemos semillas de árboles, arbustos o hierbas que existían antes de la erosión por sobrepastoreo, incendio o cualquier otro motivo causante de la desertificación.
 
Graciela Enriquez, de Neuquén, nos deja un comentario de la experiencia: “Y ya el domingo, con los repiques del canto de Atilio Alarcón en la noche anterior, nos dispusimos a escuchar la introducción teórica que sobre el tema hizo Eduardo, con aportes de Pata. Brevemente se nos transmitió la experiencia de Fukuoka, a través de cuarenta años de trabajo, seguida en la actualidad por su discípulo Panos Manikis, quién este año visitó diferentes lugares de Neuquén. Algunos de los presentes participaron de los encuentros por él realizados. Algunos principios son: no avasallar ni invadir la tierra, la cultura del no-hacer, etc.
Luego muy felices nos dispusimos para la parte práctica. Realizamos el preparado con arcilla, agua y semillas nativas, y por otro lado lo mismo, con semillas exóticas.
Niños, jóvenes, adultos con nuestras manos le pusimos forma a la vida, presente en las semillas. Pequeñas bolitas, del tamaño de una nuez, las dejamos secar por unas horas y luego las tiramos con amor en la estepa, parte del paisaje en el que estábamos. Nos queda la ilusión de saber que la bendición de las lluvias hará brotar la vida que hay en ellas, aunque no lo veamos, hicimos nuestro aporte a la Madre Tierra”. Graciela Henriquez
El sábado al mediodía se sumaron los últimos enredados: Lorena Colombo y Mateo Coatz (4 años) de Chos Malal y también desde S.M. de los Andes el Sepa Urretabyzcaya y Manu (marido e hijo menor de la Negra). En total, fuimos ciento tres personas que vibramos en torno a las plantas.
Agradecemos las manos amorosas de quienes nos nutrieron el cuerpo y el alma con las ricas comidas que prepararon para nosotros (guiso de lentejas, ensaladas “multiyuyos” y fideos de ortiga, diente de león y malva). Ellas fueron Querubina, Nilda, Elisa, Neiva, Silvia la bombera, y Lorena, la “colada ralladora de zanahorias”.
También un gracias grandote a Barahona, Luis Mercurio y Fernando Canu que nos hicieron los choripanes del sábado al mediodía.
Después del almuerzo nos organizamos para las salidas de reconocimiento.
El grupo de reconocimiento y “recolector” se dirigió hacia la zona del río, en compañía de Pata y La Negra. No sólo identificaron especies y aclararon dudas y confusiones, sino que recolectaron hojitas varias de rúcula o rabanillo como le dicen en Chos, llantén, diente de león, yuyo salado o atriplex, quingüilla, apio, hinojo, ruculeta, alfalfa, bardana, para la ensalada.
Otro grupo, en compañía de Matilde, Heraclio y Adriana, cruzó la ruta y se encaminó hacia la estepa pura, subiendo un poco y reconociendo molle, piquillín, efedra (llamada kamán en la zona, y solupe, cuparra, pingo-pingo en otros parajes); contrapuna, jarilla y neneo.
Al regresar, armamos unos afiches donde pegamos una hojita de cada especie recolectada, por un lado las comestibles recolectadas camino hacia el río, y por la otra, las de estepa. Con la guía de Pata, fuimos diciendo los diferentes nombres de cada una y completando el afiche.
 
FERIA DE INTERCAMBIO
Nos organizamos y salimos hacia el sitio de la feria municipal de Chos Malal, en el centro de la ciudad. Allí cada grupo expuso sus preparados, sus plantines, sus bolsitas con yuyitos, también semillas. Intercambiamos experiencias, recetas, preparados, plantas, ideas entre nosotros y con los transeúntes.
Se instaló una radio abierta, en la que Fernando, La Negra y Sole difundieron algunos principios de nuestra red, realizaron un concurso de adivinanzas, entrevistaron a algunos participantes, y pasaron música.
Al volver de la feria, y dado que al día siguiente no todos podían quedarse al cierre, Silvia, la secre, entregó los certificados de asistencia, y también los souvenirs del encuentro: bolsas de tela de algodón o de tela plástica (una para cada uno de los participantes!!!). Neiva y sus manos mágicas cosieron todas esas bolsas para nosotros. Cada una con el logo de la Red modificado especialmente para este encuentro, realizado en Zapala.
Como broche de oro, doña Nilda nos enseñó a hacer chupilca y pudimos degustarla en dos versiones: con cerveza negra y con cerveza blanca. Nos fuimos pasando la jarra y relamiéndonos. Qué delicia!!!
Aquí va la receta, tal cual la enseñó Nilda:
CHUPILCA
Ñaco (harina de trigo tostada. Por favor… no comprada en los supermercados!!)
Azúcar, a gusto
Cerveza
Hay que ir colocando los ingredientes en la jarra, en ese orden. No debe quedar como una pasta seca, sino que tiene que llevar suficiente cerveza como para que se pueda beber y a la vez servir un poco con la cuchara. No colocar el azúcar después de la cerveza, porque hace una espuma que se escapa de la jarra.
Se hace circular la jarra con la cuchara adentro, y se la disfruta compartiendo.
Salud!!!!!!!

Luego de la cena, consistente en fideos de llantén, malva y ortiga, llegó el momento de diversión con la elección del rey y de la reina. De cada lugar se eligió una pareja que debía disfrazarse y preparar la pasadita. Fue muy divertido. Ganaron por aclamación y aplausos Don Barahona y la Queru. También nos deleitaron músicos invitados, hubo lectura de escritos de Eduardo Galeano, baile… muchas risas y diversión.
DOMINGO 25 DE OCTUBRE
Temprano, un grupo se reunió en el patio a hacer el saludo al sol, guiado por la Negra, inundados por la luz de la mañana.
Como los colectivos hacia Neuquén salían 10.30 hs. y muchos compañeros tenían que irse en ese transporte, comenzamos a cerrar el encuentro, haciendo una evaluación personal, una reflexión, una despedida.
Gladys, de Mariano Moreno: le gustó mucho.
Natalia, de Neuquén: Agradece a todos. Se va sorprendida de la forma en que nos relacionamos, de todo lo que vivió. Todo fue muy lindo y muy interesante.
Carmen Vila: Está empezando con el tema de las plantitas, es de Neuquén. Armaron un grupo y le pusieron el nombre “Las ortigas”. Este grupo está formado por personas con diferentes patologías y problemáticas: gente que se dializa, personas con libertad asistida, abuelos del PAMI. Le encantó el compartir, se va súper contenta. No pensó que iba a ser tan, tan lindo. ¡gracias!
Luis, de Neuquén: Se encuentra haciendo hemodiálisis y por eso le cuesta trasladarse, lograr esa independencia. Para vivir, depende de una máquina a la que tiene que conectarse varias veces por semana. Es la primera vez que comparte cosas tan lindas como las hierbas medicinales. Fue una experiencia única. Pide un aplauso para los organizadores y para todos.
Graciela, de Neuquén: se hizo diálisis, pero hace cuatro años recibió un trasplante. Andaba en la búsqueda de algo más natural y más espiritual y no cree en las coincidencias. Se sintió muy bien. Somos un grupo hermoso. Espera la próxima reunión.
Julieta, de Neuquén: Andaba buscando algo. Viene siguiendo a la red desde hace tiempo. Recibe los boletines, hace consultas a la secre, por mail. Dice que se sintió re-cómoda. Agradece a todos, también a la organización.
Santiago de Córdoba pero viviendo en Neuquén: Hasta el viernes, no tenía idea de lo que era. Esta experiencia le resultó muy interesante. Se lleva mucho de reflexión: “la gente que sabe mucho debería transmitirlo”.
Rosa, de Neuquén: se sintió muy en familia, en un espacio muy cálido. Dice que debemos compartir los saberes y no ser egoístas. “A veces no somos buenos para escuchar”. Nos cuenta que tiene un grupo de jóvenes a cargo, y los está invitando a participar de actividades de agroecología. ¡¡¡Muchas gracias!!!
Luis, de Neuquén: se va con las pilas muy cargadas por todo lo compartido. ¡¡¡Gracias!!!
Flor de Catriel: Ha participado de unos cuantos encuentros. Está participando de la red haciendo en su comunidad lo que la red espera que haga. Se va muy satisfecha, llevando mucho nuevo para compartir. Agradece a todos.
Graciela, de Neuquén: Se alegra mucho de ver que el espíritu de la red se mantiene: el compartir, la alegría, la “cintura” para adaptarse a los cambios, la alegría de ver las caras antiguas y también las nuevas que van llegando. Le gustó particularmente la parte práctica de Fukuoka.
Hebe, de El Chocón: Le cuesta irse, le emociona mucho el encuentro. Le gustó la integración de los chicos, así…espontánea, perfecta. Le pasó que se reencontró con Matilde, con quién se inició en esto de las plantas. Le gustaría que en el próximo encuentro haya un taller de amasado de pan.
Silvia, de Neuquén: Sil, “la secre”… se va otra vez renovada. Agradece mucho a todos por haber venido. Con respecto a la feria de intercambio, cree que debió hacerse tipo U, para no perder la integración “hacia adentro”. Con respecto a los niños, ella piensa que deben estar integrados espontáneamente, pero también tener sus propias actividades organizadas por los adultos para ellos, producir algo y luego mostrarlo a todos, como en encuentros anteriores.
Margarita: Le pareció hermoso, como en Chachín. No pensaba que iba a haber tanta gente. Vio mucha unión, mucha amistad. Se sintió como una flor dentro de una canasta de flores.
Gisella, de Neuquén: Le encantó. Dice que fue un esfuerzo enorme desde la organización. Superó su imaginación. Le sirve para darse ella misma una entrada a nuevas experiencias saludables. Le resultó positivo conocer a un grupo que ideológicamente está posicionado de otra manera frente al conocimiento.
Pochi, de Plottier: “Las palabras están de más”. Dice que somos un grupo maravilloso y que salió todo divinamente perfecto. Está agradecida a la señoras, por todo lo brindado. Pide que todo se siga multiplicando.
Matilde, de Punta Lara: Con respecto al “Río de la vida” le quedó la sensación de que tenemos mucha historia detrás y porque estamos vivos tenemos una gran responsabilidad. Dice que cada uno tiene que encontrar una cosa en particular para hacer en este mundo. Siempre agradece al reino vegetal que es tan generoso y le permite conocer a tanta gente. Agradece también a los organizadores.
Alejandro de Plottier: Agradece al que organizó, al que pudo venir, al que armó la carpa. ¡¡¡Gracias!!! Lo pasó muy bien.
Liliana, de Las Lajas: Fue muy lindo, muy divertido, muy entretenido.
Adriana, de Chos: Es la primera vez que viene. Tuvo muchas experiencias lindas. Le gustó mucho “El río de la vida”. Le gustó la energía que lleva a hacer un ejercicio tan fuerte. Es profe de biología, le parece muy bueno recuperar estas sabidurías.
Sole, de San M: Es su primera vez. Dice que estuvo muy bueno. Le parece una buena oportunidad para insertarse. Hubo cosas muy copadas, como el reconocimiento de plantas. Le parece lo más “A1” de la red. Muy buena la organización. Todos son como apasionados. ¡¡¡Gracias!!!
Sandra, de San Martín: Está emocionada. Feliz por el reconocimiento de plantas de estepa, las que conocía poco. Está muy feliz por colaborar con el próximo boletín, el que saldrá con mucha participación de la gente.
Pata, de El Bolsón, ex Deshojadora: Agradece a la organización. Le pareció hermosa la sabiduría del lugar, la integración de la gente, el trabajo de los chicos en las escuelas. “Todo se va entreverando cada vez más. A este trabajo de a poquito… de a poquito no hay con qué darle! Le maravilla mucho lo bien que se portan los chicos.
Leopoldo Contreras, de Las Lajas: Le ha gustado mucho. Nos deja un deseo: “Ojalá que muchos jóvenes se integren a esto que es tan sano, tan natural”.
Susana, de Las Lajas: Nos cuenta que este año el Carrú Lawen se ha consolidado más como grupo. Agradece a la gente de la organización. Le gustó mucho el trabajo con los chicos de las escuelas. A ella le gustaría llevar una propuesta así a los establecimientos de su localidad. Pide ayuda con esto, ya que ella no es docente, pero sabe de maestras que están interesadas. El andar este camino, cada vez la hace sentirse más segura.
Fernando Sellari, de S.M. de los Andes, nos deja esta reflexión: “frente a tanta violencia, tanta destrucción (sobre todo a través de la tele) valoro este espacio que cuida la vida, que honra la vida. Poder pensar que existen estos espacios que vamos construyendo de a poquito personas comunes…para el futuro que son los chicos”.
Martín, un maestro ignorante de Andacollo pero con muchas ganas de aprender: “Los hermanos mapuches dicen que la vida viene del este. Adriana nos mostró que viene de los ancestros. Yo creo que viene de las estrellas”. Dice que “somos seres del Cosmos. En cualquier caso, todos juntos estamos arriba de esta nave que pasea por el Cosmos y no hay manera de bajarse. Siempre hemos estado unidos y no como este mundo moderno que nos quiere hacer ver otra cosa”. Dice que entre todos circuló el amor. “Todos comimos todo, nadie se fijó de quién era la galletita. Y cuando todo se comparte, nada falta. Es importante que nos llevemos esta radiación de amor, para seguir irradiando.”
Eli, de San M. de los Andes: Está muy movilizada por estar en el norte. Vivió en este lugar hace muchos años. Nos cuenta que el norte siempre le aportó mucho. Le llegó el trabajo de los docentes. Dice que tenemos que poder contener a los niños y cuidar a las nuevas generaciones. Los niños tienen mucha energía, mucha vitalidad y eso contagia. Agradece mucho al grupo de jóvenes organizadores.
Susana, de Chos Malal: Es la primera vez que participa de un encuentro así. Se va enriquecida de conocimiento, de compartir con gente especial. Agradece a cada uno haber brindado su propio saber. Imperdible desde el primer momento. El tiempo se hizo poco.
Julia, de Las Lajas: Es compañera de Susana. Le impactó mucho lo que hizo la Dra. con el Río de la Vida y se acordó de su familia. Le emocionó mucho el trabajo de los chicos en la escuela. Le gustó volver a lo más sencillo que es la planta. Se lleva muy lindos recuerdos, encontró mucha fortaleza.
Klaus, de Plottier: le gustó mucho la experiencia por la calidez. Le gustaría que se vuelva a repetir hasta que la humanidad aprenda.
Elisardo de Zapala, del grupo Malva: Dice que esto es como una canasta llena de flores, pero que son flores rizomáticas, porque lento pero sin pausa estos rizomas van atravesando la canasta y expandiéndose. La prueba es la gente nueva. Es su séptimo encuentro y espera participar de muchos más.
Silvia, de Las Lajas: Es su segundo encuentro. No va a olvidar a Chela que la invitó una primera vez. Agradece a la gente de la cocina. Ha compartido lo que sabe sobre plantas.
Caro, de Chos Malal: Dice que estuvo re-bueno haber organizado, fue re-fortalecedor. Fue muy bueno haber hecho esto en el pueblo donde vive. “Hacer el encuentro en el lugar de uno tiene un efecto multiplicador. Dan ganas de hacer más, de juntarse”. Dice que fue un gran aprendizaje, que funcionó todo como un reloj. Uno se respalda en el otro. Están todos cansados, pero contentos.
Fernando, de Chos: Está bastante contento. Agradecido a la gente. Dice que esto se puso lindo por la cantidad de gente que vino y por las caras nuevas. Tenía el prejuicio de que había que tener grupo para organizar un encuentro y que acá sucedió al revés. Este encuentro armó grupo. Tiene una incógnita a nivel personal y laboral y es cómo incorporar esto al día siguiente. Es un desafío personal.
Rolando Barahona, de Junín de los Andes: Se va contento por las atenciones recibidas. Nos cuenta que a la edad que tiene va aprendiendo mucho y agradece a Dios por este grupo y otros que integra. Se va con el corazón lleno. Encuentra que la red es su familia.
Fernando Díaz: Dice que es la primera vez que participa. Vino a conocer las plantitas que le gustan, pero se va habiendo conocido plantas, gente, estilos. ¡¡¡Muchas gracias!!
Marcelo, de El Bolsón: Se lleva una sensación de energía de la zona norte, desde donde no ha podido cortar el cordón. El desafío es acompañar los procesos de aprendizaje en estructuras porosas y con gente que aún no se haya endurecido.
Ana Gabi, de México: Está agradecida. Ve que nosotros no lucramos, que aquí se troca. Y que lo que se troca no es el producto, sino el amor, la energía y la intención.
Silvia, de El Bolsón: Se va con la idea de conocer más. Le gustó mucho lo de respetar a los ancestros. Lo más lindo que se lleva es el grupo. Valora ver que hay gente diferente. Se lleva su corazón lleno. Espera poder seguir participando.
Neiva, de Chos: Está muy contenta de habernos atendido. Tenía mucha confianza de que todo iba a salir bien. Dice que trabajaron un montón, pero valió la pena. Sintió la ausencia de Adriana el primer día y la extrañó pero se dio cuenta de que podemos funcionar “sin la mamá”.
Elisa Cisterna, de Chos Malal y del grupo Mayal: Está agradecida, contenta. Espera que todos regresen bien. Nos regala unos versos del Martín Fierro:
“Los hermanos sean unidos
Porque esa es la ley primera
Tengan unión verdadera
En cualquier tiempo que fuera,
Porque si entre ellos pelean
Los devoran los de afuera”
Marisa, de Chos: Dice que va a seguir enredándose, que el habernos recibido estuvo muy bueno.
Vacha, de Chos: Quiere agradecer más que nada al grupo, a sus amigas. Le encanta estar con la gente mayor. Agradece a Adriana por la fuerza que les dio. “Uno se queja por boludeces mientras otros hacen sacrificios impensados”. Quiere participar de otros encuentros. Se quedó con las ganas de hacer cosas. ¡¡¡Gracias a todos!!!
Ingrid, de Chos M.: Vino a ver a su mamá porque la extrañaba y se encontró con esta ronda de cierre. Nos dice que somos un grupo muy lindo. (Ingrid es la hija de Nilda)
Nilda, de Chos: Hace cuatro años que está en este grupo, con Alicia y Queru. No pensaba que todo iba a salir tan lindo, que iba a conocer tantos amigos nuevos. Agradece a la gente que vino de otros lados, que colaboró con ella. Le queda un hermoso recuerdo.
María, de Chos: Nos dice que todos ellos no son un grupo para trabajar con plantas, pero sí para este encuentro. Todo salió muy bien. Gracias!!!!! Agrega que la gente fue muy respetuosa.
Silvia Contreras, de Chos: Llegó a la red buscando información sobre la jarilla para un proyecto de reforestación con estas plantas, en zonas incendiadas. Así llegó, dando con Vacha. ¡¡¡Gracias!!!
Queru, de Chos: No tiene palabras para agradecer. Nos dice que para ella somos su familia, una familia que sigue creciendo. Somos sus hermanos, sus sobrinos, sus padres. Esta red crece… crece. ¡¡¡Gracias!!!
Alicia, de Las Coloradas: Dice que a esta altura de la ronda uno está muy emocionado. Le gusta lo que se habla acá, porque se habla de la vida. Ella siempre viene, viene como puede, pero siempre llega. ¡¡¡Gracias!!!
Miriam, de Plottier: Es la mamá de Klaus. Dice que encontraron un río donde querían ir. Se van muy contentos. Hubo mucha naturalidad, mucha espontaneidad. Piensan participar del grupo local.
Lucas, de Chos: Venía con prejuicios mal fundados. Del intercambio sacó muchas cosas buenas. Agradece haber conocido mucha gente nueva.
Marta, de Chos: Agradece a la vida por haberle dado tantas cosas. Ni pensaba estar acá. Se encontró hablando y viviendo de nuevo lo mismo que vivió de niña junto a su padre, las plantas, los yuyos. Nos cuenta que su hermano, que tiene sesenta años, no tiene historia clínica en ningún hospital. Tampoco algunos de sus hijos. Le gusta mucho la naturaleza, es parta de la vida. Todos los seres vivientes tienen un sentido. Observa que se destruye mucho la naturaleza. Quisiera encontrar la forma de transmitir que esto no suceda.
Sara, de Plaza Huincul: Agradece a quienes organizaron todo, por su dedicación y su amor. Y por sobre todo, lo que enseñan a los niños.
Elbia, de Zapala: Es el séptimo encuentro del cual participa. Dice que hemos crecido mucho como red. Felicita a los organizadores porque el programa resultó muy lindo. Lo del río de la vida la emocionó mucho. Es muy importante valorar a los ancestros. Le encantó la participación de tantos jóvenes. Le gustó que los chicos estuvieran entre nosotros, no apartados haciendo otra cosa.
Claudia, de Plaza Huincul: Contenta de estar, de conocer gente nueva, de conocer el lugar. Da las gracias a todos. Pide que nos sigamos enredando.
Angelina, de Barda Negra: agradece a todos, a los organizadores especialmente. Se lleva un lindo recuerdo de todo lo vivido.
Sabina, de Plottier: Agradece a Tata Dios que da la posibilidad de reunirse. Gracias especiales a Betty Sarli que así como para ella Adriana es “la mamá” de la red, “La Coca” es la que la metió en esto. También agradece a su marido, que la lleva a estos encuentros.
Rodolfo, de Plottier: Cómo ya se ha dicho todo, reitera los agradecimientos a cada uno de los que están presentes, y también a los que no estando, colaboraron para que esto salga, como Marisa, Betty, etc.
Silvia, de Plottier y de La Vanda de los Yuyos: Este año más banda que nunca porque vinieron once personas. No se puede ir sin llorar. Nos cuenta que conoció dos yuyitos más. Agradece a los organizadores. Dice que le gustó volver a ver gente del año pasado y conocer a otros nuevos.
Eduardo, de Zapala: Dice que éste fue un encuentro contra el aburrimiento y que mientras seamos alegres, seremos invencibles. Es su cuarto encuentro, y en todos ha encontrado gente nueva, experiencias nuevas. Toma la idea de los rizomas porque aunque a veces parece que no estamos, aparecemos por todos lados. Cree que algo nuevo se avecina. Todos estamos hartos de este mundo que hace lo que hace. Encuentros como los nuestros demuestran que otro mundo es posible y que es urgente cambiar.
Heraclio, de Plottier: Agradece a todos los que han venido. Él es oriundo de aquí, y durante el año 64, una época difícil para llevar el saber, Heraclio se fue a vivir a Neuquén. Nos cuenta que llevó hacia allá todo lo que había aprendido de niño y que más de una vez anduvo repartiendo un tecito. Durante los años noventa se conectó con una señora que hablaba por Radio Nacional, que resultó ser Adriana. Nos dice que la experiencia del rio de la vida le sirvió un montón para perdonar a muchos de sus ancestros. Reflexiona que la red se corte, se une, vamos, venimos. Cuenta que en Plottier va a las escuelas, lleva a los chicos a la barda para que reconozcan plantas y luego las maestras en el aula continúan con el tema. Agradece a todos, especialmente a las cocineras por darnos tanto diente de león, que nos conecta con la tierra. “No olvidemos que somos un puñado de tierra”.
Nico, de San M. de los Andes: Fue su primera vez. Le gustó mucho. Aprendió un poco más de plantas.
Anabella, de San M. de los Andes: Vino a acompañar, pero también es parte de todo esto. Le gustan los yuyos, le encanta comerlos y aprender de ellos. Está contenta por seguir conociendo personas nuevas.
Negra, Deshojadora de San M: Le gustó mucho, se va con mucha alegría. Dice que todo sale del corazón. Le gusta que la familia se vaya agrandando. Le gustaría que para el próximo encuentro se agreguen talleres de panes y también de cuecas y otros bailes. Agradece al grupo organizador.
Sepa, de San M. de los Andes: Nos dice que el mayor mérito que tiene es ser el compañero de La Negra. Es su segundo encuentro y es un momento muy lindo. “La gente acá no comercia, esto no tiene que ver con el poder”. Nos felicita a todos.
Adriana, del Grupo Malva de Zapala: Da un enorme agradecimiento a todos los organizadores. Dice que el grupo organizador regala su trabajo y su amor a todos y en otro momento le toca recibir. Por eso es bueno ir rotando. Quiere tomar esto de ser percibida como “la madre” y reflexiona sobre los roles que le van adjudicando y que no quiere seguir asumiendo. Ahora en todo caso, más que madre, es como una abuela que poco a poco se va alejando y corriéndose de ese lugar de referente, para dar lugar a otros. Comenta que da la casualidad de que fue en Chos Malal que empezó esto de la red, y por eso este encuentro es muy simbólico. Agradece los mimos y los cuidados del primer día que estuvo averiada. Nos cuenta sobre la experiencia del río de la vida y dice que hizo este ejercicio en una escuela donde hubieron suicidios e intentos de suicidio de jóvenes, con el objeto de conectar a todos con la vida, y que en ningún momento se habló de los suicidios en sí, sino de la vida, de aquellos que nos la van pasando, de la vida que va rodando. Le parece fascinante la cantidad de gente nueva. Y le parece muy bueno poder transitar del “yo al nosotros”. Dice que somos un gran cuerpo con muchas células, y que vamos superando el momento en el que éramos uno al frente bajando línea y enseñando, para convertirnos en este círculo de construcción colectiva. Propuso dedicar la danza circular del final a Osvaldo Curone, de Plottier y Carlos Fuentealba, el docente asesinado, así como a Miguelina Sambueza de Las Lajas.
Griselda, de Junín de los Andes tuvo que irse el domingo tempranito, por otros compromisos. Nos dejó esta reflexión a modo de cierre: “Me sentí muy cómoda en todo momento. Aprendí muchas cosas nuevas. Agradezco infinitamente todos los saberes compartidos y la dedicación y servicio puestos de manifiesto en todo momento, principalmente por los organizadores”.
Opinan los chicos: “Nos gustó bastante el lugar, fue muy ingenioso que nos enseñaran a hacer con bolsas plásticas carteras, bolsos, etc. Es muy importante saber dibujar una planta con todos sus detalles y en eso nos ayudó Pata. Las caminatas fueron muy lindas porque recolectamos diversas plantas. Y para las cocineras…MUCHAS GRACIASSSSSS!!!María Eugenia Mendez Rikemberg – Mailen Rocio Aravena
 
 

AVISO IMPORTANTE:  La próxima reunión de delegados probablemente sea en Plottier, en febrero de 2010. Esto no está confirmado. Se avisará a todos a través de los mensajes de Silvia, nuestra secre.
El 8° Encuentro Regional de la Red Jarilla será en El Bolsón, aproximadamente dentro de un año. Se irá informando sobre esto, poco a poco y a medida que se avance en la organización.
La última actividad programada fue la revisión de los principios de la red, para lo cual armamos grupos y mientras almorzábamos unas pizzas fuimos revisando cada punto, haciendo los nuevos aportes. Una vez más, no pudimos concluir esta tarea. El debate se hace tan rico, tan profundo, que cuesta avanzar. Y justamente, como es un tema fundamental para la Red, decidimos darnos un año más y continuar con esto en el próximo encuentro regional, colocándolo al principio de todo.
Lucas, maestro de prácticas agroecológicas de la Escuela N° … que colaboró con nosotros ayudándonos con las computadoras, los cañones, los CDs, etc.etc. se ofreció a diseñar la página web de la Red. Discutimos este punto, recordamos que tenemos un blog creado pero con pocas “entradas” y quedamos en que aceptamos su ofrecimiento. La idea es, en una primera instancia, reflotar dicho blog e incorporar en él la información que circula entre nosotros. Y en una segunda etapa, armar la página web. Lucas estará en contacto con Silvia y Sandra, quienes le facilitarán documentos, fotos, etc.
Este encuentro está dedicado a Osvaldo Curone, enredado jarillense y danzarín circular de la vida que nos dejó el 9-9-9 y que compartió con nosotros desde el grupo de Plottier. A Carlos Fuentealba maestro de la vida un recuerdo permanente. También a Miguelina Sambueza de Las Lajas y a Arcilia Sguazini de Plaza Huincul, compañeras de la red, fallecidas recientemente.
Cerramos el encuentro con una danza circular y también con la voz de Sabina, de Plottier, cantando “Gracias a la vida”, de Violeta Parra, también como homenaje a quien cantara este tema, la Negra Sosa.
 
Cuentan los organizadores:
“Esto nació en Mariano Moreno, cuando Querubina, Neiva, La Nona y Elisa dijeron que les gustaría hacer el encuentro en ‘su pueblo’. Del otro lado de la ronda ‘las arrastradas’ (Flaca, Caro, Vacha) dijeron: Y bue…
Y con ese bue… nos empezamos a enredar. De a poco arrancamos con reuniones, proyectos, pensamientos, idas y vueltas, contravueltas y vamos pa’delante.
Por ahí se engancharon Hersilia, Fernando, Mari, Silvia, María, Lorena, Nilda, Gladys y todos y todas los que se acercaron desde su lugar.
Una reunión con Adriana contuvo nuestra desesperación y nos dio aliento para salir a manguear y retomar más ánimo para el encuentro.
¿Por aquí y por allá alguien algo nos dará!
Y así nos juntamos semana a semana para pasarnos los partes y siempre las cosas aparecían , hasta una y otra discusión propia de mujeres y un solo hombre: Fer, el doc… ¡pobre!
Y en un encuentro de mates nos hicimos unos fideos de llantén, diente de león y otras yerbas. Fueron pasando los días y acertando las tareas. Cada una/o con sus cosas y con el encuentro al hombro llegamos hasta el CEMOE.
Y así está pasando, la gente aporte, ayuda, la energía del Río de la Vida te va llevando, las arrastradas tomamos la punta y le metemos pa’delante, con todos los de acá y allá, en definitiva esta RED que te atrapa y te enreda.
Entre videos, muestras, talleres, caminatas, ferias, tocatas, todo fue saliendo y para hacerle honor a este pueblo, va esta rima:
EL ENCUENTRO EN CHOS MALAL
Y allí estaban todos juntos
No se sabe bien qué hacían
Parece que se movían, veían,
Juntaban plantas.
Una señora bien blanca
Les hablaba y asentían.
Parece que era la Adriana,
No la pasó muy bien esa piba.
Así como investigando
Me di cuenta que esta gente
No sólo piensa en el presente
sino que ve delante e’la vida
que va escasear el agua, la comida
y que lo mejor que a guante
es comer y cuidar plantas
que éstas nos dan energía
y este encuentro medio raro
que a mi me quedó gustando
le pongo un nombre gritando
y lo digo con alegría:
Si, señor! Aquí en mi pueblo
Se hizo el encuentro e’Jarilla!
Matilde Zúccaro, nos envía estas palabras:
“Nuevamente las hermanas plantas me llevan a reencontrarme con una parte de mi familia, mi familia conocida y por conocer. Abrazos, sonrisas, un gesto amable, mates compartidos, hospitalidades diversas, no fueron la excepción en este encuentro de la Red Jarilla, realizado en Chos Malal.
Con la emoción a flor de piel compartimos “En el Río de la Vida” un ejercicio en el que pudimos visualizar, como cuantos de luz, a nuestros ancestros, todo lo que han dado, resistido y finalmente entregado al Todo, a Gaia, a nosotro@s mism@s. Es una trama que nos emparenta a tod@s y en la podemos sumergirnos para revitalizarn@s cada vez que nos sintam@s sol@s, tristes, derrotad@s. Nuevamente gracias.
Con la necesidad manifiesta de nuestro compromiso con la vida elaboramos las “nendo dango” ó bolitas de arcilla aprendidas con Manikis en capacitaciones previas. Luego fueron arrojadas para reverdecer un sector entre rutas, en la entrada de Chos Malal.
Realizamos varias caminatas de reconocimiento de especies vegetales saludables, logramos identificar muchas especies comestibles que fueron parte de nuestro alimento cotidiano. Verdaderas riquezas!!! También se realizó un aporte al herbario de la Red recolectando nativas de la estepa patagónica. No deja de sorprenderme la variedad de formas y colores que aparecen cuando detenemos nuestros ojos en alguna de ellas. También ejercitamos el tacto y el olfato para acercarnos a un conocimiento mas integral-integrado… conocemos con todo nuestro cuerpo!
 En la feria de Intercambio, Radio incluida, continuamos intercambio de saberes, yuyos y diferentes preparados, en la plaza del pueblo. Ahora en mi casa lamento no tener todo con su correspondiente etiqueta y ya no recuerdo algunas cosas qué son. En este punto creo que debemos asumir mayor responsabilidad en cuanto producto elaborado, envase utilizado, correcta identificación y sugerencia de usos.
Disfrutamos a pleno de las canciones populares de la región con la presencia de Susana Valdez y Atilio Alarcón. Vive aún en esta tradición la inolvidable Violeta Para y se hace evidente que los límites entre los países son sólo intentos de separarn@s.
Ahora nuevamente en mis pagos, humedad y mosquitos, colores y aromas me reciben. L@s saludo con un abrazo enorme” Matilde.
Punta Lara, 30 de octubre de 2009.
PD: no quiero olvidar la profunda admiración por todos l@s docentes que entienden su trabajo más allá del aula y el “encierro” que esto conlleva.
Para comunicarse con nosotros, pueden escribir a Silvia Ruiz, secretaria de la red, a la siguiente dirección electrónica: red.jarilla@gmail.com o llamarla al teléfono 0299-4439805
 
Para hacer un aporte al programa de radio: Teléfonos : 428733 - 410669 - cel 02944-15307792  -
Para escuchar on-line ingresar a Cotemax (www.cotemax.com.ar) y en la solapa “entretenimientos” apretar donde dice “Radios”, clickear FM Pocahullo. También pueden enviar un correo electrónico a la siguiente dirección: losdeshojadores@hotmail.com
 

Destacados

Hemos recibido

4915721

visitas

Hay 8 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com