Sentipensares » Enamorarse de Cuba, Jorge Daniel García S.

Última actualización: 24/06/2009

 

 

ENAMORARSE DE CUBA
Jorge Daniel García Salman (*)
 
 
Cuba es un país del que vale la pena enamorarse. Lo supe con una convicción total cuando viajé a Alemania (la democrática) en 1988. Allí mi aprendizaje fue como un alumbramiento. Yo, que vivía muy concentrado en las incógnitas a despejar por la ciencia y en la rutina de mi vida personal, empecé a ver qué era el mundo más allá de los periódicos y de los noticiarios.
Viví durante medio año con un salario semejante al que yo ganaba en Cuba sin los problemas de aquí y con un nivel económico muy superior. Me sentí tratado de maravillas.
Sin embargo, los signos evidentes de descomposición social me indujeron a preferir mi tercer mundo bullanguero y cálido que en el de aquellos alemanes que vivían comparando sus Warburgs con los Mercedes Benz del oeste y despotricando contra su gobierno sin parar.
El socialismo no ha de hacerse paralelo al capitalismo sino dentro de él. No se trata de retar al imperio en un combate frontal, sino de socavarlo poco a poco con alternativas más humanas, más ecológicas, más sustentables, pero viables.
El mundo actual es el resultado de la evolución de un modelo de civilización antropocéntrico, donde una élite de poder ha tomado decisiones por el resto de la humanidad y le ha llamado a dicho modelo "democracia".
Han formulado leyes para determinar qué puede o no hacerse, preestableciendo que todos los hombres son iguales ante la ley, cuando en la realidad la sociedad "funciona" gracias al sometimiento de unos hombres por otros.
Si es así tratándose de nuestros semejantes, ¿qué decir del resto de la naturaleza, sin voz ni escritura humanas, sin representantes con número de identidad ni abogados? Así es desde mucho antes de Alejandro Magno, cuando la palabra "Cristo" aun no existía; qué decir de "capitalismo". Sólo que entonces había mucha menos gente y sobraba espacio.
Pero el hombre no evolucionó mucho hasta el día de hoy; sólo lo hizo la tecnología. Las lanzas evolucionaron y se transformaron en cohetes; lo que más se compra-vende hoy no son bienes y servicios sino acciones, armas y drogas, en ese orden.
Se hace prioritariamente lo que da dinero de inmediato, después lo que da dinero a mediano y largo plazo, mientras que lo que nunca dará dinero se hace sólo gracias a la caridad pública.
De esa forma ha evolucionado nuestra sociedad, predominando la competencia sobre la cooperación, el macho dominante sobre la hembra sumisa, el hombre despótico pero legal sobre el entorno pródigo pero indefenso. Hombres y mujeres maravillosos han despertado y crecido en un sistema llamado capitalismo, lo mismo que la madre Teresa y Gandhi, que Rigoberta Menchú y que Fidel.
Cuando decimos "el hombre" están incluidos ustedes, ellos, nosotros. Los que estamos convencidos de que el problema no está ya en el sistema social sino en el paradigma conceptual. Los que tenemos que convencer a los demás poco a poco, uno a uno, de eso mismo. Y cada día seremos más. Nunca hubo mejores condiciones para ello
 
 
(*) Doctor en Ciencias de la Salud, Investigador Auxiliar del Instituto de Neurología y Neurocirugía y Profesor Titular de la Facultad de Medicina “Manuel Fajardo”, La Habana. Actualmente trabaja en el Centro Nacional de Medicina Natural y Tradicional, como Jefe de Gestión de Información, en la impartición de docencia de pre y post grado y en la asesoría de grados científicos.
 
 
 
 

Destacados

Hemos recibido

4409178

visitas

Hay 5 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com