Encontrándonos con nuestro femenino » Ella - AlbertoValente

Última actualización: 08/03/2010

En el mundo de la posesión y del consumo, pareciera que hay que recordar  días para distintas circunstancias, porque nos hemos constituido en centro de nosotros mismos.

Todo al servicio del hombre que crece mirándose el ombligo, poseyendo y dominando... así nos va, basta mirar lo que pasa con la madre Tierra. 

Quizás la mujer, porque lleva en sí el milagro de engendrar, puede darnos una nueva visión.

Al sentirse parte y no centro, permite una visión que se reconcilia en el Nosotros. La vida como dación...

Quizás por estar más cerca del punto de partida, siento la vida como acontecimiento, y también mi asombro hacia lo femenino.

Por eso quería compartir con ustedes en este día que son todos los días, lo que escribí hace un tiempo pensando en lo femenino.

Vaya como ejemplo La  Vida y La Muerte, ambas femeninas que marcan el paréntesis, (paréntesis que significa muchas cosas...) que denotan el origen del nacimiento y el origen del interrogante final...

De allí lo que sigue unido a un abrazo cósmico:

 

      ELLA                                

Por qué extraño

Designio

Me acompañan?

Porqué me habitan?

Porqué soy siendo?

La nada,

De ella vengo.

Me convirtió

En La vida,

La aurora

Y La mañana

Me dieron nacimiento.

La tarde

Comenzó mi crecimiento.

La noche

Apagó las sombras

Acogió mis sueños.

La lágrima en compañía

De La tristeza

 rodó

Por La mejilla

Y se metió en

La boca a través

Del surco

De los años.

La soledad

Y La incertidumbre

fueron convencidas

por La utopía

a continuar

La búsqueda

del horizonte inalcanzable.

Al tocar mis labios

Encontró La sonrisa

no de mi gesto

sino de mi alma.

Y fue La alegría.

Se hizo

Alegremia.

 La vejez vino

Inexorable,

A marcar

Las grietas

De mi piel ajada.

Me trajo también

La experiencia

que bailó alegre

con La timidez y

La vergüenza

de mi infancia.

Y de las cuatro estaciones

me perdí en

La primavera.

Y apareció

La muerte.

Hice una ronda,

nos tomamos de

La mano con

La ternura,

La pasión

La melodía

La emoción

La desnudez y

La paciencia.

Y nació

La palabra

Que me llevó

Hasta tí,

En pareja

La esperanza y

La creación

me empujaron

al éxtasis infinito.

Por fin siento quien sos,

Eres

LA POESÍA.

8 de marzo de 2010

Alberto Valente

valentealberto@fibertel.com.ar

 

 

Destacados

Hemos recibido

4353056

visitas

Hay 6 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com