Cartas que salen del cuerpo » Nº 79 - Danzar la Minga de la Vida - 16/05/12

Última actualización: 16/05/2012

Carta 79: 16/05/12

 
DANZAR LA MINGA DE LA VIDA
 
Una verdadera fiesta de amor y de celebración de la vida se vive en los Andes cuando se realiza de manera colectiva y compartida un trabajo solidario para el bien de todos.
Es la Minga, antigua tradición de los Pueblos Originarios andinos.
Es admirable y esperanzador que esta práctica esté vigente en nuestros días a pesar de los continuos mensajes orales, escritos y en especial visuales, imponiendo la competitividad y el consumismo.
La Minga es una fuente de inspiración para abrazar la cultura de la Vida y también una poderosa escuela que nos da lecciones concretas para construir otra civilización.
¿Por qué en los pueblos andinos ancestrales se originó esta práctica?
La manera como actuamos, nuestras conductas personales y colectivas revelan como nos sentimos en el mundo, son expresiones de nuestros valores.
Quienes hemos tenido el regalo de la Vida de recorrer los Andes, nos sobrecogemos al palpar la armonía del ser humano con el paisaje todo.
Vemos lo que siempre nos han dicho, sin embargo, al tener la vivencia de transitar esos caminos, recorrer las terrazas con sus cultivos, tocar las construcciones con piedras ensambladas sin cemento alguno, nos sentimos que estamos ante lo sagrado de una cultura superior, respetuosa de la vida.
¿Qué vivieron esos pueblos ancestrales en sus montañas?
¿Qué percibieron de los ciclos de la vida?
La vida es cooperativa, no es competitiva como aun se suele escuchar.
Podríamos abundar en argumentos de los llamados “científicos” que nos enseñan que la vida es un tejido, un entramado en el cual cada especie, incluida la humana, es una hebra más.
Con todo el valor que tienen los conocimientos que nos comparten científicos serios, honestos, comprometidos con la vida, es elocuente la expresión de los sentires de quienes viven siendo Naturaleza.
Francisco “Tingo” Vera, campesino de San Pedro, en la Provincia de Misiones, Nordeste de Argentina, nos insta a leer “el libro del Bosque”. Escuchémoslo:
 
“Si observamos, en el bosque no hay mayores problemas. ¿Por qué es así? No existen problemas porque en el bosque no hay egoísmo, siempre están trabajando uno para el otro. Hay una ayuda mutua entre las raíces de los árboles y los microorganismos, y entre los vegetales y los animales, ya que se producen pasturas y frutos. No hay egoísmos y todos trabajan uno para el otro. Existen familias, cientos en una hectárea de selva y no se molestan unas a otras”.    
            
          Los seres humanos hemos sido los últimos en llegar a este hermoso Planeta. Cuando llegamos, todas las formas de vida danzaban la Minga, cooperando entre sí.
          Los Pueblos Andinos vieron esta danza y la llevaron a su vida cotidiana.
          Estamos invitados a participar de la Danza de la Minga de la Vida… danza de los seres humanos entre sí y danza con toda forma de vida.
           
Hasta la Victoria de la Vida siempre!!
Julio

Destacados

Hemos recibido

4912805

visitas

Hay 9 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com