Cartas que salen del cuerpo » N° 41 - ¿Estándar de vida o estándar de muerte?, 22/03/11

Última actualización: 03/10/2011

CARTA 41: 22/03/11

 
¿ESTÁNDAR DE VIDA ESTÁNDAR DE MUERTE?
 
Yaciretá-Apipé es una inmensa represa para generar electricidad, construida sobre el Río Paraná, entre la Provincia de Corrientes, Argentina, y el Departamento de Misiones, Paraguay.
Como toda obra de este tipo, ha ocasionado y ocasiona impactos ambientales negativos tales como el desplazamiento poblacional, las inundaciones que alteran el ecosistema, la desaparición de bosques, la mortandad de animales y otros.
Recientemente se elevó la cota a 83 metros sobre el nivel del mar, lo cual renovó las críticas. Justificando esta decisión, Oscar Dores, director de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico, expresó en un reportaje que era necesario, pues “el estándar de vida que tenemos ahora, hace gastar el doble de energía que hace diez años atrás”. Explicó también que si no se hiciera, no se podría recuperar la inversión.
En la misma línea, Lovelock sostiene que “sobre todo necesitamos electricidad para mantener en marcha nuestra civilización tecnológica”.
En la Carta anterior hacíamos referencia a James Lovelock, científico creador de la Teoría Gaia, quien se autodefine defensor “a ultranza de la energía nuclear” para que las “luces de la civilización sigan encendidas”.
         Es muy claro que ambos científicos, como tanto otros, naturalizan el modelo civilizatorio dominante.
Modelo que genera tantas inequidades en la sociedad humana, competitividad, violencias, guerras, como así también el calentamiento global y la pérdida de la biodiversidad, dos constataciones que serían más que suficientes para alertarnos sobre el riesgo de la continuidad de la vida de la especie humana.
         Sea cual fuera la forma futura que tome la sociedad, “seguirá habiendo pobres y privilegiados”, afirma Lovelock.
“Si no estuviese Yacyretá, los ecologistas le tendrían que decir a la gente cómo obtener la misma cantidad de energía para conservar ese estándar de vida”, afirma Dores en el mencionado reportaje.
Nadie debe “decir nada a la gente”. Lo esencial es decirNOS entre todas y todos cómo queremos vivir y vivir bien.
Desde esta columna sostenemos que en este instante de la historia, no es cuestión de debatir fuentes de energía para conservar este estándar de vida, ni mantener las luces de la civilización.
Se trata de preguntarnos conscientemente si deseamos mantener este estándar de vida que provoca muerte, o reinventar nuestra manera de vivir.
Es alocado haber naturalizado un crecimiento lineal sin límites. El economista Manfred Max Neef, en su libro “Desarrollo a Escala Humana”, nos hace ver que las necesidades humanas no son infinitas, por el contrario, son pocas y esencialmente son las mismas en todas las culturas y en todos los períodos de la historia.
El consumismo de este modelo civilizatorio nos ha enceguecido, confundido, nos inventan necesidades funcionales al sistema capitalista.
Es indispensable que las necesidades humanas se satisfagan de manera saludable.
Recuperar el sentir que somos Naturaleza y así serestar en nuestro ciclo planetario, apoyándonos mutuamente entre los humanos y respetando toda forma de vida.
 
Hasta la Victoria de la Vida Siempre!
                                                                                                        Julio

 

Destacados

Hemos recibido

4540146

visitas

Hay 8 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com