Cartas que salen del cuerpo » N° 33 - Civilización Alegrémica - 16/11/10

Última actualización: 16/11/2010

 

Carta Nº 33: 16/11/10
CIVILIZACIÓN ALEGRÉMICA
 
Continuamos poniendo a consideración de nuestras lectoras y lectores las características esenciales de la civilización que anhelamos y por la cual hemos emprendido la Revolución del  Cambio Cultural, del Antropocentrismo al Biocentrismo.
Estamos acostumbrados al humor negativo que predomina en el Antropocentrismo. Nada se puede, todo está mal, la culpa siempre es de otro u otros. Por otra parte quienes detentan el verdadero poder, que es el de los concentradores de la mal llamada riqueza, promueven el pesimismo y aportan a que se subvalore lo propio, fomentando pérdida de la autoestima personal y colectiva. El pesimismo y la baja autoestima alimentan el mismo sistema.
Decimos “concentradores de la mal llamada riqueza”,  porque sin bien abundan en cosas materiales o intangibles como el dinero virtual, son más que pobres, son miserables porque carecen de esas cualidades que florecen en los seres humanos solidarios, que se apoyan mutuamente y son respetuosos de la vida.
Por el contrario, los revolucionarios promovemos la Alegremia. Ese flujo de alegría circulando por nuestro torrente circulatorio generando poderosas energías para cambiar el mundo.
La  Alegremia no es risa fácil, sino una actitud optimista ante la Vida. La Alegremia es la que inunda de entusiasmos nuestros paisajes interiores.
Entusiasmo es llevar con una misma y uno mismo, la luminosidad de las diosas y de los dioses. El entusiasmo es condición indispensable para concretar grandes transformaciones en la Historia.
El Antropocentrismo pasará a la historia de la humanidad como lo emblemático de esta Era de la Modernidad que bien se debería llamar “Era Antibiótica”, por sus conductas biocidas, caracterizadas por las tres “ex”: explotación, exclusión, extinción.
El Biocentrismo nos trae la Era Alegrémica, una civilización rica en cualidades amorosas y con inteligencia para valorar lo esencial para la vida. La recuperación del sentido de pertenencia a la Vida es lo que distingue a esta Nueva Era.
La Era Alegrémica ya ha amanecido, está aquí. Siempre ha estado en los Pueblos Originarios y en las mujeres campesinas que saben que son Naturaleza y no dueñas de Ella.
Son las mujeres campesinas precisamente, las que nos enseñan cuáles son las verdaderas necesidades básicas para la vida humana: “Aire, Agua, Alimento, Abrigo, Amor, Arte, Aprendizaje, para vivir con Alegremia, con la alegría circulando en nuestra sangre”.
         Alegremia que nos lleva a la A de la Acción, en Amistad entre todas y todos y con toda forma de vida, en la construcción constante de Otro Mundo Posible.
 Y siempre, siempre con la A del Asombro, dispuestos a receptar los mensajes de las sabidurías ancestrales y regocijarnos por los signos de vida de esta Era Alegrémica.
Signos de vida que se manifiestan en cada amanecer, en la miríada de estrellitas plateadas que titilan en el mar en cada puesta de Sol, en la flor que se abre paso en la grieta del peñasco, en los cantos de triunfo de las y los que ya se sienten liberados de la esclavitud. de la explotación, del vivir para consumir hasta consumirse a sí mismos, para disfrutar la belleza de la fascinante aventura de vivir para Vivir Bien.
 
Hasta la Victoria de la Vida Siempre!!
                                                                                      Julio
 

 

Destacados

Hemos recibido

4537267

visitas

Hay 7 visitantes en línea

 





Alta Alegremia © 2005 - 2017 | alegremiasinfronteras@gmail.com